Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Jóvenes viajeros gracias al Programa de Intercambio de Rotary Club Cruce

Mateo, Lola y David, los tres comparten la experiencia de ser intercambistas gracias a Rotary. (LA OPINION) Mateo, Lola y David, los tres comparten la experiencia de ser intercambistas gracias a Rotary. (LA OPINION)

La experiencia de Mateo Taborda, Lola Hecquet y David Sisek. La propuesta, que desarrollan los clubes rotarios del mundo, permite que estudiantes de nuestra ciudad conozcan otros países y se inserten en distintas culturas del globo terráqueo. Numerosos jóvenes atraviesan esta vivencia en Pergamino.


El Programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary, también conocido como RYE, intercambia alumnos de Rotary Internationalde educación secundaria. Desde 1929, Rotary International ha enviado jóvenes de todas partes del mundo para conocer otras culturas. Actualmente, más de nueve mil estudiantes son patrocinados por clubes Rotarios cada año.
El Club Rotario de Copenhague, Dinamarca realizó el primer intercambio en 1929. El programa de Intercambio de Jóvenes comenzó en Europa y se ha expandido en todo el mundo. Comúnmente, intercambistas son enviados a otros países por un año, permitiéndoles experimentar con otras culturas y lenguajes (regularmente) diferentes a los de su país de origen. Los estudiantes por lo general conviven con varias familias anfitrionas durante su estancia y se espera que ayuden con las labores del hogar y también deben asistir a una escuela en su país anfitrión. El número de familias con las que conviven puede variar de 1 a 4, pero por lo regular son 3.

Experiencia única
Rotary Club Pergamino Cruce implementa este tipo de encuentros entre dos culturas, es por ello que este año, varios jóvenes pergaminenses han vivido y vivirán esta experiencia mientras que algunos estudiantes de otros países llegaron al nuestro para disfrutar la estadía.
LA OPINION dialogó con algunos jóvenes que participaron del programa rotario: Mateo Taborda, Lola Hecquet y David Sisek.
“El Programa de Intercambio de Jóvenes de Rotary es una de las tantas propuestas que ofrece Rotary y tiene como objetivo eliminar las barreras y mitos que tenemos para con otras culturas y fomentar el compañerismo, el liderazgo entre chicos de diferentes países”, contaron los chicos.
De acuerdo con la dinámica implementada por Rotary para la selección de quienes participan del intercambio, los jóvenes aclararon que “el Programa está abierto a cualquier joven que quiera vivir una experiencia de este tipo. El estudiante, que oscile entre los 15 y los 18 años, debe atravesar un proceso de selección, pero por sobre todas las cosas debe tener perfil intercambista, es decir, estar dispuesto a conocer el lugar al que se va a dirigir, tener facilidad para expresarse, ciertas actitudes de liderazgo y ganas de conocer otras culturas. Se dice que el Programa está hecho para los jóvenes pero son los jóvenes los que hacen el Programa”.
El no saber el idioma del país al que asistirán no constituye un problema ya que, los entrevistados afirmaron que “se aprende muchísimo durante el intercambio”.
En el distrito rotario al que está incluido Pergamino, el 4895, hay 17 jóvenes que este año viven la experiencia intercambista en diferentes ciudades del norte de la provincia de Buenos Aires.

De Pergamino a Francia
Mateo Taborda es un joven pergaminense que estuvo dos meses en un pequeño pueblo del norte de Francia. Recordando su experiencia relata que “me fui el 2 de diciembre de 2017 en un vuelo directo a París y de allí la familia que me hospedó me trasladó a Landas, un pueblito de 2.000 habitantes, cercano a Lille (una de las cinco ciudades más grandes de Francia)”.
En cuanto a la experiencia, Mateo expresó que “fue muy linda” y añadió que “hay muchos mitos que tenemos con los europeos ya que pensamos que son distantes cuando en realidad son muy cálidos, por lo menos en el norte de Francia que es donde residí”. Allí asistió a un colegio público que lo sorprendió “porque era similar a un castillo. El sistema educativo es diferente al nuestro. Tuve la posibilidad de aprender muchísimo, sobre todo afianzar el idioma francés”.
No solo fue al Colegio en Francia sino que vivió el período de vacaciones y disfrutó las fiestas con la familia que lo recibió “a la que siento como propia, conformada por un matrimonio y tres hijos de 12, 15 y 16 años”.
A principios de febrero retornó a Argentina y retomó sus estudios en la Agrotécnica, donde cursa su último año, para luego estudiar profesorado y traductor de francés.
“El intercambio es una experiencia única ya que estar solo a miles de kilómetros de distancia de tu lugar de origen te abre la cabeza”, afirmó el joven.

De Francia a Pergamino
Lola Hecquet es de Francia, precisamente de Lille, y estuvo en nuestro país por espacio de 10 meses. Llegó el 23 de agosto de 2017 y convivió con dos familias, seis meses con una y el tiempo restante con otra.
En diálogo con LA OPINION, Lola contó que “desde que llegué fui al Colegio Maristas donde cursé quinto y sexto año. También viví las vacaciones aquí, tuve la oportunidad de pasear por diferentes lugares: Ushuaia, Calafate, Bariloche, Pinamar, Ciudad de Buenos Aires y las provincias del norte argentino. Rotary nos lleva dos veces al mes a participar de distintos campamentos y capacitaciones con otros intercambistas”.
A pesar de que en Lille “tengo a mis padres y una hermana de 10 años”, Lola quiere “volver cuanto antes” porque “me encanta Argentina e hice muchos amigos aquí. La gente es muy buena y cálida, eso es muy importante”.
En Francia, ya terminó sus estudios secundarios por lo que, cuando regrese estará un mes con sus padres y luego se dirigirá a las Islas Canarias ya que es instructora de buceo y en septiembre comenzará la facultad, precisamente la carrera de Comercio Internacional.

Hacia Estados Unidos
David Sisek viajará a Bedfort, Estados Unidos, en los próximos meses, y permanecerá allí un año.
Sobre sus expectativas, el joven afirmó: “Nunca viajé a Estados Unidos pero mantuve contacto con la familia que me va a hospedar. Prefiero que todo me sorprenda, por eso ni siquiera busqué información sobre el pueblo en el que voy a estar. Sí es seguro que voy a continuar con mi estudios allí, también iré a un club y puedo participar del equipo de basquetbol que es el deporte que practico”.
En cuanto al idioma, asegura que “estudio Inglés desde los seis años, tanto en la escuela como en institutos”.
A mediados del año próximo, David volverá a Argentina y aquí culminará sus estudios. Luego planea continuar una carrera universitaria que no tiene definida, “puede ser Ingeniería Mecánica o Electrónica”, sostuvo.
Por último expresó que “mi familia está muy contenta, ellos fueron los que me propusieron hacer esta experiencia”.