Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Julián Domínguez: “La referente más importante de la oposición es Cristina”

Julián Domínguez flanqueado por Héctor Chaparro y Héctor Cattaneo de Smata y Manuel Elías, presidente del PJ local. (LA OPINION) Julián Domínguez flanqueado por Héctor Chaparro y Héctor Cattaneo de Smata y Manuel Elías, presidente del PJ local. (LA OPINION)

El expresidente de la Cámara de Diputados y exministro de Agricultura brindó una capacitación en el gremio Smata. El militante peronista sostuvo de cara a los comicios de 2019: “Es necesario armar un frente patriótico”. Y vertió críticas sobre el modelo político y económico implementado por el actual Gobierno.


Ayer el expresidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, estuvo en Pergamino brindando una capacitación en el gremio Smata de avenida Rocha y Catamarca.
El Smata, a través de su secretario general Ricardo Pignanelli, ha iniciado un ciclo de capacitaciones de corte político y ha elegido a Julián Domínguez para que sea uno de los referentes de estos encuentros.

Industria automotriz
En rueda de prensa, Julián Domínguez, acompañado de Héctor Chaparro, secretario del Interior del Smata; Héctor Cattaneo, secretario general del Smata Pergamino y Manuel Elías, presidente del PJ local, brindó una serie de consideraciones sobre la realidad de la industria automotriz de Argentina. “La industria automotriz en Argentina es como un sismógrafo. Si a la industria le va bien al país le va bien en cambio si le va mal al país le va mal”.
En números, Domínguez sostuvo que “Argentina viene de producir 850.000 autos en 2012 y se vendieron un millón de autos en un año, esto ha sido auspicioso en la generación de empleo”. No obstante hoy el pronóstico es “probabilidad de chaparrones” ya que “disminuyó la cantidad de fabricación de autos nacionales a 450.000 y también disminuyó la venta. A esto se suma que aumentó la importación de automóviles. Con lo cual el gremio debe prepararse para hacer frente a este escenario pero con una visión constructiva para que en Argentina las terminales puedan seguir invirtiendo”. En este marco es que se realiza este ciclo de capacitaciones que “son para promover y defender la industria nacional”.

Mano a mano
- De cara a las elecciones de 2019, a principios de año se le escuchó decir que “hay que construir un nuevo espacio del peronismo y que estaba dispuesto a ser uno de los arquitectos de esa construcción”. ¿Esta afirmación sigue siendo válida?
- El peronismo me dio todo, fui ministro de Agricultura, fui presidente de la Cámara de Diputados, y en los momentos de dificultad entiendo que debo aportar algo, no necesariamente desde un cargo electivo sino desde el lugar que sea. Creo necesario construir una agenda que defienda la industria nacional, el trabajo. Todos los hombres y mujeres que tengan la voluntad de ser parte de esa Argentina que recupere el camino en la defensa de los intereses de la Patria pueden ser parte de un frente político patriótico. Siento que puedo aportar con mi experiencia. Mi contribución es esta, lo estoy haciendo desde un gremio industrial en esta visión de convocar a la unidad de los argentinos para defender los intereses de la nación. Voy a hacer lo que tengo que hacer, pero no me moviliza ninguna expectativa personal sino el poder aportar a la arquitectura de un nuevo espacio político que sea moderno, nacional y patriota.
- ¿Ha comenzado a conformarse esta plataforma política?
- El peronismo como tal necesita dirigentes que en la próxima elección defiendan los valores del peronismo: la independencia económica, un país con justicia social, un país que pueda elegir soberanamente su destino político. Estos tres principios son los ordenadores de un frente político. Todos los que defiendan esto y quieran plantear una alternativa opositora al gobierno de Macri seguramente van a ser parte de esta visión. Lo que tenemos en claro es que no queremos que el presidente que elijamos los argentinos sea el virrey del FMI.
- ¿Por qué en tan poco tiempo se advierte una crisis política y económica?
- Hay un tema que es clave. En mi pueblo existen los usureros y sabemos que el cae en un usurero es boleta. A nivel nacional, Argentina no debía caer en manos de la usura internacional, no podía endeudarse en dólares. El general Perón bien lo dijo: ‘Antes de endeudarme me corto la mano’. Por eso Néstor Kirchner cuando asumió la presidencia, salió del FMI. Volvimos a estrechar lazos con el FMI, y esto le hace muy mal al país, no se trata de una cuestión ideológica u opositora al gobierno de turno sino que debemos defender la Patria porque si no al país le va a ir mal. Hay dos cuestiones a tener en cuenta: el problema estructural del desarrollo en Argentina fue la necesidad de tener dólares para incorporar tecnología y seguir creciendo, ¿Cómo ingresan dólares a un país? Si se exporta más de lo que se importa. El primer problema que estamos teniendo es que importamos más de lo que exportamos. El segundo gran problema es que las inversiones no llegaron sino que los inversores adquirieron Lebac y así sacan dólares de la Argentina. Esta orientación de la Argentina nos lleva al precipicio y quienes lo pagan son quienes integran la clase obrera. Por eso es necesario, más allá de los sentimientos particulares, armar un frente patriótico que defienda la celeste y blanca. Es simple: si no se defiende el trabajo y la industria nacional no se puede crecer.
- Las organizaciones sindicales ¿Están a la altura de esta circunstancia?
- Te puedo hablar de Smata que en este panorama tiene una capacidad ilimitada de diálogo pero siempre en defensa del trabajo. Smata se fue de la CGT por una sola razón: porque una conducción tripartita es para que no se pueda tomar ninguna decisión cuando en realidad los gremios deben defender el trabajo y la industria nacional.
- El tamaño de la crisis ¿pone en riesgo la gobernabilidad?
- Jamás te respondería que sí porque cada vez que se interrumpió la gobernabilidad la pagó el pueblo. Si hay algo que nosotros hacemos es militar para garantizar la institucionalidad del país.
- ¿Cómo se le hará frente a la reforma laboral que pretende implementar el Gobierno?
- Tratamos de transmitirles a los diputados y senadores que el sistema financiero global viene por dos cosas: el Estado, y ahora van por los sindicatos que son la última barrera de contención.
- Por los medios apareció lanzado a la presidencia Felipe Sola ¿Qué opinión le merece?
- Felipe está muy bien, necesitamos dirigentes que tengan ganas, voluntad, inteligencia de cara a las elecciones, pero creo que debemos bregar por el armado de un frente patriótico, y que de ese frente salga elegido quien pueda ser candidato a presidente. Hoy, en mi criterio, la referente más importante que tiene la oposición argentina es Cristina Fernández de Kirchner. Y así se cumple la profecía del general Perón que decía ‘los que vendrán, grandes nos harán’, no porque hayamos sido demasiados buenos sino porque ellos son muy malos. La figura de Cristina empieza a hacerse fuerte nuevamente porque la comunidad se acuerda que en 2010 la Argentina estaba desendeudada y funcionaba. Cristina es, en mi opinión, quien permite reordenar la representación política en Argentina. Será decisión de ella ser candidata o no. Las encuestas están demostrando un crecimiento de la figura de Cristina. Los ciudadanos están valorando qué es lo que se hizo en su presidencia.
- Sabemos de su participación comprometida con la instalación del Centro de Medicina Nuclear. A pesar de que están las obras terminadas ¿Sabe por qué aún no funciona?
- Cuando conocí a Roberto Barros hablamos en ese momento con el ministro De Vido que nos allanó el camino para poder concretar esta obra en Pergamino. Anoche fui a recorrer las instalaciones, me alegré por semejante estructura pero me da mucha pena que no esté funcionando. Esperemos que los funcionarios tengan la sensibilidad de entender que hay muchas personas que necesitan este tipo de tratamientos para enfermedades oncológicas. Ojala que la gobernadora Vidal se dé cuenta que tiene en la provincia de Buenos Aires un centro cuyas características hace que sea uno de los poquísimos que existen en el país. Ojalá que las autoridades de Salud puedan poner en marcha pronto este Centro y no se especule políticamente con este tipo de obras que son patrimonio de un grupo de personas solidarias que han podido transformar el dolor, como la familia Barros, en una acción propositiva.