Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La Asamblea por la Vida y su papel de informantes para generar conciencia

La Asamblea por la Vida, la Salud y el Ambiente posee una fan page de Facebook. (FACEBOOK) La Asamblea por la Vida, la Salud y el Ambiente posee una fan page de Facebook. (FACEBOOK)

Desde hace más de seis años que este espacio se constituye como símbolo de lucha contra la contaminación ambiental y su impacto en la salud de los ciudadanos. Los miembros de este ámbito celebraron la resolución del Juez Villafuerte Ruzo, sobre la aplicación de agroquímicos, que consideran “el primer paso hacia una solución”.


La Asamblea por la Vida, la Salud y el Ambiente es un espacio que se conformó hace poco más de seis años en nuestra ciudad. Fue a través de una reunión de vecinos autoconvocados para tratar algunos temas puntuales sobre diferentes problemáticas que veían que se registraban en nuestra ciudad y que atentaban contra la salubridad del ambiente.
Los años y el trabajo creciente por advertirse cada vez mayores amenazas a su causa, consolidaron este espacio que fue ganando adeptos en la sociedad mediante charlas y encuentros de concientización e información, al punto que el grupo logró instaurar una Cátedra Libre sobre la temática que se dicta en la Unnoba.

Primer paso
Leonardo Arizmendi es integrante de la Asamblea por la Vida. El joven confió a LA OPINION que ser parte de este grupo le “abrió la cabeza para tener otra mirada de las cosas, un enfoque más holístico”.
La medida cautelar del Juzgado Federal sobre la aplicación de agroquímicos fue celebrada por este espacio e interpretada como el comienzo de una era: “Consideramos que es el primer paso hacia una solución porque abre el camino para que los productores empiecen a experimentar y transitar otra forma de producción, amigable con el ambiente, lo que llamamos agroecología”. El planteo de quienes se identifican con esta mirada es tomar un modelo de producción distinto al que está generalizado pero posible: “Existen dos modelos: el tradicional con base de insumos y agroquímicos y otro que es orgánico. Para el traspaso de uno a otro hay que hacer un aprendizaje, un cambio de paradigma ya que hay modificar el uso de la tierra”.

Hacia la agroecología
Sobre el modelo agroecológico que desde la Asamblea pregonan, el entrevistado indicó que es un sistema de producción agraria que requiere de grandes cambios respecto del tradicional. “Por ejemplo, el uso del barbecho químico sería cambiado por el uso de cultivos de cobertura que ocupa el suelo y consecuentemente bajan las probabilidades de que crezca la maleza, con lo que se evitaría el uso de plaguicidas en un período determinado. Los cultivos de cobertura son, por ejemplo la avena, la arveja, el centeno. Muchos de estos cultivos aportan nutrientes al suelo, como nitrógeno; incluso hay cultivos de cobertura que se aplican para rotular el suelo como el nabo forrajero. También sería importante el uso de animales en el suelo, las viejas rotaciones que se hacían en esta zona en la década del 70 indicaban que cada cinco años se ubicaba un plantel ganadero que con su materia fecal regeneraban el suelo aportando fósforo y potasio”.
En el mismo sentido, Arizmendi explicó que en el sistema agroecológico se podría seguir cultivando lo tradicional como la soja o el trigo “pero con una rotación del suelo y cambios para evitar la llegada de las plagas, porque la rotación hace que el ambiente se nivele naturalmente”.
En cuanto a la utilización de productos para aniquilar las plagas, Arizmendi afirmó que en el esquema agroecológico se podrían utilizar productos que son amigables con el ambiente, productos que son formulados de manera artesanal y que tienen muy buenos efectos sobre huertas y que también funcionarían en grandes dimensiones. “Lamentablemente hay muy pocas biofábricas desarrolladas en el país”, agregó.

Cambio de paradigma
El cambio de un modelo productivo tradicional al agroecológico, como toda transformación debería ser progresivo y Arizmendi considera que “el primer gran paso a ese cambio debe ser filosófico” y que el segundo sería “analizar de qué manera se podría producir sin dañar a un tercero como estuvo pasando en todos estos años en que se registró un desmadre en que el modelo agrícola tradicional impactó en todas las demás actividades de la zona. Todo cambio asusta pero se está generando conciencia sobre todo en las nuevas generaciones”.

“Voz de apoyo”
Respecto de la resolución que emitió el Juzgado Federal de San Nicolás, sobre las distancias para la aplicación de productos químicos de toda índole, Arizmendi opina que “las pruebas reunidas por el juez Villafuerte Ruzo constituyen una ajustada aplicación de los principios del derecho ambiental, imponiendo las medidas protectoras, preventivas y precautorias para evitar el daño de la salud y la contaminación mayor en el ambiente tanto sea del agua como de la tierra. No nos olvidemos que cuidar el ambiente es un derecho básico de las personas.
“Desde la Asamblea hace tiempo que venimos tratando este tema, teniendo en cuenta lo que está pasando, advirtiendo a la sociedad sobre estos problemáticos y nos enorgullece que el juez haya dictaminado de esta manera, que nos haya dado una voz de apoyo”.

Decisión política
Y en el marco de esta resolución, aclaró el entrevistado “los gobiernos, nacional, provincial y municipal deben colaborar con el productor, no lo puede dejar a la deriva. Ahora no se puede aplicar pero ¿cuál es la solución que proponen? Tenemos un Inta que tiene herramientas para solucionar esos problemas pero debería haber un apoyo económico de parte del Municipio, para que esa transición hacia un modelo agroecológico se pueda hacer sin tener traspié en lo económico”.
Haciendo un análisis sobre la posición asumida por los Ejecutivos pergaminenses, los de antes y el de ahora, Arizmendi evalúa que “en anteriores administraciones, tanto de Gutiérrez como de Pacini y sobre todo la de Martínez el actual intendente, se fue negando y minimizando la problemática, no generaron un ámbito de diálogo con los vecinos más afectados y con los productores y ello ha contribuido a que este problema se agrave con el paso del tiempo. Si en su momento los jefes comunales hubieran considerado la situación todo sería distinto”.
A esto se suma la planificación urbana: “Sin planificación del desarrollo urbano se avanzó con construcciones en espacios en que no se podría haber avanzado. Se han instalado countries en el medio de zonas rurales, se planificaron barrios en zonas linderas a las dedicadas a la producción”.

Información para discernir
Cumpliendo con el objetivo para el que fue creada, la Asamblea por la Vida, la Salud y el Ambiente continuará ofreciendo charlas a fin que los ciudadanos cuenten con herramientas para discernir. “Continuaremos en la senda de la información y concientización para que la población entienda los alcances de la contaminación que impacta directamente sobre la salud de las personas. Es realmente preocupante la situación del agua por ejemplo y es necesario que todos entiendan de qué estamos hablando porque si no tomamos conciencia el problema ambiental tenderá a agravarse”.

Viaggio Espresso