Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La casa de la Fundación Leandra Barros está más cerca de convertirse en realidad

La casa de la Fundación Leandra Barros está siendo acondicionada para recibir a pacientes oncológicos. (LA OPINION) La casa de la Fundación Leandra Barros está siendo acondicionada para recibir a pacientes oncológicos. (LA OPINION)

La primera etapa de la remodelación del inmueble ubicado en avenida Presidente Arturo Illia 1972, que albergará a pacientes que vengan a Pergamino a realizarse tratamientos oncológicos, presenta un avance superior al 80%. Gabriela Barros, tesorera de la entidad, brindó detalles de la obra y expresó que planifican finalizarla antes de fin de año.


Luego del parate obligado por la pandemia, la Fundación Leandra Barros retomó hace unos meses las obras en el inmueble que adquirió para generar un espacio en el que puedan albergarse pacientes sin recursos que vengan a Pergamino a realizarse tratamientos oncológicos. La casa está ubicada en avenida Presidente Arturo Illia 1972 -ruta nacional Nº 8- (perteneció a la congregación de las Hermanas Adoratrices) y quienes pasan por el lugar pueden apreciar los significativos avances en su fachada. “La primera etapa incluye 12 habitaciones y tiene un avance del 80 u 85 por ciento”, afirmó Gabriela Barros, tesorera de la Fundación, en diálogo con LA OPINION al tiempo que expresó que el anhelo es poder finalizar los trabajos antes de fin de año.

“Solo quedan detalles mínimos”

“La obra estuvo parada varios meses por la cuarentena y desde hace un tiempo se retomó; en el interior solo quedan detalles mínimos. Ya se colocaron los aires acondicionados, la iluminación, además ya están compradas las camas, acolchados y almohadas”, detalló. “Estamos contentos porque realmente quedó hermoso tanto el interior como el parque, donde se hizo un parrillero, un lugar ameno para los pacientes”, agregó sobre la primera etapa de remodelación de la casa de la Fundación.

El proyecto incluye una segunda etapa. “Luego quedará la parte de atrás de la casa, donde hay un salón, una cocina más amplia y seis o siete habitaciones más. Eso será el siguiente paso”, manifestó Gabriela Barros.

La joven manifestó y lamentó que el avance podría ser aun mayor a esta altura, pero debido a varios intentos de robo, prefirieron no instalar de momento una serie de elementos: “Faltan muy pocos detalles, pero dos o más veces barretearon la puerta lo cual llevó a que un montón de elementos que ya se podrían dejar e ir colocando dentro de la casa no los podamos tener por miedo a que los roben o rompan, entonces jugamos al filo con el tiempo para preservar todo lo que ya tenemos”. A propósito de ello, recordó que los fondos para concretar esta obra provienen de la recaudación del maratón anual nocturno, que este año no se pudo realizar. Ser víctimas de la inseguridad y perder parte de lo invertido, “nos llevaría a estar bastante más complicados”, expresó Barros.

Articulación y derivación

El 8 de junio de este año comenzó a funcionar el Centro Oncológico Pergamino (COP), cuya gestión está a cargo de la Fundación Centro de Medicina Nuclear, tras un acuerdo entre Nación, el Municipio de Pergamino y la Fundación Leandra Barros, impulsora y gestora de este espacio que fue pensado inicialmente para proveer al Hospital San José de un acelerador lineal para la realización de tratamientos de radioterapia y que devino en un centro terapéutico integral de alta complejidad. Esta transformación transformó al espacio contiguo al Hospital (que es provincial) en un ámbito de carácter nacional, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación y la Comisión Nacional de Energía Atómica.

“El Centro Oncológico está trabajando en un 100 por ciento con pacientes de Nación, o sea que Nación los deriva a Pergamino y la idea es empezar a trabajar en conjunto con el COP para que puedan alojarse en la casa el tiempo que necesiten. Por eso lo próximo que queremos hacer es inaugurar la primera etapa de la casa y ver cómo funciona”, explicó.

Consultada sobre si tanto el COP como la casa de la Fundación recibirán también a pacientes de la ciudad y la región, respondió afirmativamente diciendo que “pueden venir de todo el país, pero a través de Nación”.

Sobre la idea que tiene la Fundación Leandra Barros con relación a la articulación con el COP para albergar a pacientes en la casa próxima a finalizarse, expresó: “Queremos articular directamente con el COP, que deriven los pacientes a la casa a través del Centro, igualmente irá también gente que no llegue a través de Nación, pero eso lo iremos analizando para ver qué marco le damos. La forma más transparente hoy es que sea a través del COP, que el Centro Oncológico se lo facture a Nación y ellos nos darían el dinero a nosotros, actuaríamos a través de ellos”.

Reunión con el COP

La Fundación Leandra Barros mantuvo la semana pasada una reunión con autoridades del COP, donde la entidad conoció importantes novedades para el Centro ubicado dentro del predio del Hospital San José, en Monteagudo 2440. “Estuve reunida con Amílcar Osorio (gerente del COP) y ya se está en tratativas de poner en marcha el segundo acelerador lineal”, contó Gabriela Barros, quien destacó que “el equipamiento que tiene hoy el Centro es de primera línea”.

Además, anticipó que cuando comience a funcionar este segundo equipo se llevaría a cabo la inauguración oficial del Centro Oncológico Pergamino, que forma parte de la Red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia conformados por la Cnea (Comisión Nacional de Energía Atómica).

¿Qué ocurrirá con el Maratón 2021?

La décima edición del Maratón Nocturno Leandra Barros debió ser cancelada por el coronavirus a pocos días de su realización, prevista para el 14 de marzo. No sería una competencia más sino que se anunciaba como un evento de cognotaciones inéditas para la ciudad y una magnitud superior a la de las anteriores carreras. Es que este evento atlético que se convirtió en uno de los de mayor número de inscriptos no solo de nuestra ciudad sino de la provincia cumplía 10 años. Para celebrarlos, la Fundación había preparado varios atractivos, además del maratón en sí, sin embargo no se pudo llevar a cabo. Este maratón representa el principal ingreso de dinero que tiene la Fundación para poder llevar adelante sus metas.

“Tenemos que pensar que el año próximo los que se inscribieron para la edición 2020 van a correr con la misma remera de este año, si bien se van a agregar más inscripciones en dos años vamos a tener el ingreso de un solo maratón”, explicó. “Va a estar un poco más complicado, ya hemos hecho cenas y desfiles pero también sabemos que hoy está muy difícil la situación del país para hacer una cena y pagar el monto de la tarjeta”, añadió sobre las consecuencias que, sumado al Covid-19, dejó la cancelación de la edición 2020 del Maratón Leandra Barros.

Vaticinar cuál puede ser la situación epidemiológica en marzo, el mes en el que tradicionalmente se realiza este evento deportivo, es demasiado aventurado. “Veo muy lejano que se pueda hacer de manera presencial”, opinó ante la consulta de LA OPINION sobre la edición 2021 del Maratón que organiza la Fundación.

En Pergamino ya se disputaron dos eventos atléticos virtuales y ya se lanzó el tercero. Sobre la posibilidad de que el Maratón Nocturno se pueda desarrollar con esta modalidad, en su análisis Gabriela Barros diferenció la competencia de 10 kilómetros de la Integración de 3K. “La carrera de 10 kilómetros si se puede hacer de manera virtual, pero la mayor cantidad de participantes son los de la Integración de 3 kilómetros y es más difícil que se sumen virtualmente porque va la familia, la madre, el padre con un cochecito, los hijos”, graficó.

Donar medicamentos

En el cierre del diálogo con el Diario, Gabriela Barros recalcó la importancia de donar medicamentos oncológicos: “Pedimos que la gente que termina un tratamiento oncológico, que se lo cambian por otro o que fallece un familiar, que donen los medicamentos que no van a utilizar, no solamente a la Fundación Leandra Barros sino a cualquier entidad que los reciba para poder reutilizados. También están OncoSalud, Lalcec en Rojas, la farmacia del Hospital o directamente al COP; esto puede ayudar a muchísimas personas. A veces no se consiguen y si se consiguen salen 400.000 pesos y la gente no tiene posibilidades económicas de afrontarlos, entonces estaría bueno que la comunidad empiece a tomar conciencia y done los medicamentos que ya no va a usar”.