Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La Cosopper preocupada por la demora “inexplicable” de las obras hídricas

Las últimas lluvias provocaron anegamientos en muchas zonas, incluido el barrio Jorge Newbery. (LA OPINION) Las últimas lluvias provocaron anegamientos en muchas zonas, incluido el barrio Jorge Newbery. (LA OPINION)

Los integrantes de la Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales en Pergamino, dieron a conocer un comunicado en el que sostienen que “el riesgo de inundación sigue latente; no debemos generarnos falsas expectativas con que lo ejecutado hasta el momento representa una solución”, e invitan a los ciudadanos a “seguir con la lucha”.


En la mañana del viernes, en una conferencia de prensa, dos integrantes de la Cosopper (Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales de Pergamino), Jorge Dauach y Walter Servidía brindaron una conferencia de prensa en la que dieron lectura de un documento en el que transmiten a la población la preocupación “por la situación que atraviesa la ciudad ante lluvias como las ocurridas el 30 de enero, que generaron inundaciones y anegamientos en distintos sectores”.

Preocupación

En dicho escrito se indica que “una vez más la población de Pergamino sufre las consecuencias por el alto grado de vulnerabilidad de la ciudad ante las intensas lluvias. En esta oportunidad la mayor carga de precipitaciones se desencadenó en las cuencas laterales de la ciudad, haciendo colapsar el arroyo Chu-chú (zona norte) y las vías de escurrimiento de la zona sur”. Atentos a esta situación es que se indica que “la falta de un sistema de desagües apropiado para garantizar el escurrimiento provocó que el aporte de las cuencas rurales norte y sur, combinado con la lluvia caída en el casco urbano, generara importantes desbordes, con el consiguiente anegamiento de calles e ingreso de agua en muchos domicilios”, y agregan que “es de resaltar que estas situaciones de zozobra para buena parte de la población, ocurrieron aun con el arroyo Pergamino en su cauce, lo que le permitió recibir el agua aportada por los distintos desagües de la ciudad sin inconvenientes. Este nivel normal del arroyo Pergamino se debió fundamentalmente a que el aporte de las cuencas rurales aguas arriba de la ciudad (que son las que provocan su crecida y desborde), no fueran gravitantes en esta ocasión. Como ejemplo vale comparar los 260 milímetros llovidos en Mariano H. Alfonzo en diciembre de 2016 con los 70 caídos en la misma localidad en esta oportunidad”.

Demoras en obras

Ante la pregunta “¿Por qué decimos que nuestra ciudad sigue siendo altamente vulnerable ante eventos de lluvias importantes?”, la Cosopper responde que “fundamentalmente porque las tareas contempladas en el Proyecto Oficial de Obras de Defensa y Desagües Pluviales de la Ciudad de Pergamino, que debe ejecutar el Ministerio de Infraestructura bonaerense, se encuentran inexplicablemente demoradas. No se cuenta con los fondos necesarios para su avance a pesar de los múltiples anuncios de inversión en obras hídricas escasamente concretadas. Este hecho evidencia un retroceso en materia de ejecución de la actual gestión de gobierno”.

Presa de Regulación

En otro momento de la conferencia se da cuenta que el Proyecto antes mencionado contempla, en primer lugar la ejecución de una Presa de Regulación del arroyo Pergamino diseñada para evitar la crecida y desbordes del mismo en el tramo urbano. De acuerdo con lo explicado por la Cosopper “se halla en proceso licitatorio sin que se conozca a la fecha la empresa adjudicataria para comenzar con su construcción. Esta obra será financiada por el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y no representa una erogación importante de dinero que el Presupuesto Provincial debe aportar en forma inmediata”.

En segundo lugar se hace mención a “la construcción de la Red de Desagües Pluviales de la Ciudad con el fin de dotar a los barrios afectados de la infraestructura necesaria para conducir el agua hacia el Arroyo y evitar inundaciones”. Luego de un exhaustivo análisis, desde la Comisión se da cuenta que “esta obra fue ejecutada hasta el momento en un muy pequeño porcentaje: comenzó a construirse en 2011; hasta 2015 se ejecutaron 1.150 metros correspondientes al colector norte y 2.300 metros al ramal Florencio Sánchez (esto representa aproximadamente entre un 10 y un 12% del total de la obra). Desde 2016 a la fecha se están desarrollando 350 metros del colector norte y se ejecutaron 1.000 metros del ramal Florencio Sánchez (lo que agregaría un 5% a la obra ejecutada)”. Con relación a los desagües de la zona sur, “aún no se ha comenzado”, mientras que respecto de la continuidad de los trabajos, “no se encuentra ninguna nueva licitación en curso”.

“Inexplicable demora”

Poniendo énfasis sobre la proyección de las obras, desde la Comisión “insistimos en la inexplicable demora en el avance de las obras y en el ínfimo porcentaje ejecutado. Todo esto a pesar de contar la administración municipal en estos últimos años con fondos provenientes del Gobierno provincial cercanos a los 1.000 millones de pesos, de los cuales solo 60 millones fueron invertidos en desagües pluviales”.

Riesgo latente

Más allá de la realización de diversas tareas paliativas (mantenimiento en los cauces de los arroyos Chu-chú y Pergamino, ejecución de terraplenes emplazados en los barrios Belgrano, Güemes, John Kennedy y José Hernández) y de la construcción de las cuatro estaciones de bombeo como herramientas para operar en la emergencia, “sentimos la obligación de transmitir a la comunidad de Pergamino que el riesgo de inundación sigue latente; que no debemos generarnos falsas expectativas con que lo ejecutado hasta el momento representa una solución al problema de las inundaciones, y que lo verdaderamente eficaz para tal propósito es la concreción de las obras integrales de desagüe proyectadas”, aclaran en el documento.

No abandonar la lucha

Por último, sostienen que “la desatención por parte del Municipio en el mantenimiento general de desagües es evidente en muchos sectores de la ciudad”, y enumeran: entubamientos totalmente obstruidos, bocas de tormenta rotas, canales inutilizados por la maleza y otra serie de inconvenientes, son temas a los cuales el Municipio no está dando ningún tipo de solución, a pesar del insistente reclamo de vecinos de distintos barrios. Es vital el óptimo funcionamiento de los desagües actuales, de por sí insuficientes, hasta que se concretan las obras integrales ya mencionadas”. Por todo ello “invitamos a la población a no abandonar la lucha, a continuar con el reclamo de las obras prometidas y mantener el compromiso de participación”.