Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La demanda de atención en salud mental creció con la irrupción de los casos de Covid

Además del comité funciona una mesa regional de Salud Mental para delinear estrategias. (LA OPINION) Además del comité funciona una mesa regional de Salud Mental para delinear estrategias. (LA OPINION)

El psicólogo Eduardo Ibarra se refirió al funcionamiento del Comité de Crisis de Salud Mental conformado a nivel local en el que confluyen profesionales de distintas instituciones y desde el cual se delinean estrategias de intervención.


Desde el mes de abril, por convocatoria de la coordinación de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencias de la Región Sanitaria IV, se constituyó en Pergamino el Comité de Crisis de Salud Mental, un espacio en el que confluyen profesionales de distintas instituciones públicas que trabajan en este campo. El objetivo era aunar criterios de intervención en el contexto de la pandemia y anticipar escenarios que requirieran de la asistencia y acompañamiento, no solo a la comunidad sino a los agentes del sistema sanitario que están en la primera línea de trabajo en la atención de personas con cuadros sospechosos o diagnóstico positivo de Covid-19.
Cuando se conformó el comité en Pergamino los casos aún no habían aparecido y la tarea quedaba desdibujada. Con una frecuencia quincenal el comité siguió reuniéndose y delineando estrategias de intervención concreta que fueron poniéndose al servicio de la comunidad, y señalamientos concretos en relación a la actitud comunitaria frente al virus. Hoy, con una casuística marcada, la demanda de las consultas de salud mental creció en todos los espacios que integran el comité y esto motivó que lo que había sido delineado como planificación en el comienzo de la pandemia comenzara a activarse y ponerse en marcha. Para conocer cuál es el alcance de la tarea de este comité y cómo está funcionando, LA OPINION dialogó con el licenciado Eduardo Ibarra, coordinador de Salud Mental, Consumos Problemáticos y Violencias de la Región Sanitaria IV, quien recordó las instancias de creación de este espacio y valoró la pluralidad de actores vinculados al sistema sanitario que sumaron su aporte institucionalmente. Asimismo reflexionó sobre aspectos relacionados con la evolución de la pandemia que tienen implicancias en la salud mental y abundó en lineamientos que expresados en la conformación del comité y otros espacios de trabajo en red forman parte de los lineamientos de la gestión provincial en materia de salud mental que lleva adelante.

-¿Cómo está funcionando el Comité de Crisis en Salud Mental?
-El Comité de Crisis lo convocamos desde la Región Sanitaria IV en el mes de abril, apenas comenzó la pandemia. La idea fue reunir a todos los equipos de Salud Mental de las instituciones públicas. Fue así que se sumaron distintos dispositivos del Hospital San José, el Centro de Prevención de las Adicciones “Padre Galli”, los psicólogos que trabajan en el sistema de atención primaria de la salud, profesionales del CPA, y también referentes del Colegio de Psicólogos y del Colegio de Trabajadores Sociales, además de otros actores institucionales. Es decir que conformamos un grupo de profesionales de la salud mental y empezamos a pensar el porvenir en un momento en el que en Pergamino no había casos porque la pandemia estaba centralizada en los grandes centros urbanos. Comenzamos a reunirnos con una frecuencia quincenal para trabajar cómo pensar la asistencia en pandemia. Hoy seguimos trabajando con esa dinámica, en un momento en el que la demanda de atención en salud mental ha crecido en los distintos espacios a partir de la irrupción de los casos de coronavirus en la ciudad.
-¿Cuáles han sido las estrategias planteadas desde el Comité?
-En un primer momento fue avanzar en cómo cambiar la asistencia de lo presencial a lo virtual y adaptar a esa modalidad los distintos dispositivos de atención. A la par de ello comenzamos a pensar qué tipo de intervenciones podíamos diseñar para actuar ante un posible escenario de colapso sanitario. En esta línea la premisa fue pensar estrategias de apoyo a la comunidad y de acompañamiento a los equipos de salud que están en el primer nivel de riesgo. Con una dinámica propia, cada equipo delineó programas y formas de trabajo puntuales, consensuadas en un espacio común de intercambio que es el del comité de crisis de salud mental.
-¿Con la evolución de la pandemia se vio modificada la dinámica inicial de funcionamiento?
-Los encuentros se siguen realizando con una frecuencia quincenal. Lo que sí ha sucedido es que la demanda de atención en salud mental se ha visto incrementada en todos los espacios con la irrupción de los casos de Covid-19 y todos los equipos han podido brindar respuestas acompañando esa necesidad de asistencia por parte de la gente y de los agentes del sistema sanitario, que se ven muy afectados emocionalmente. A partir de la irrupción de casos todo lo que habíamos trabajado en el Comité de Crisis se empezó a activar y comenzó a haber demanda, fundamentalmente de parte de profesionales de la salud, en función del malestar y de una cuarentena que ya lleva muchos meses y la incidencia de los casos que incrementa el temor. Este escenario hizo que el Comité comenzara a tener más sentido como espacio que contiene a los distintos equipos que trabajan en salud mental en la ciudad y que son los que en el terreno brindan la asistencia.
-¿Se observa una mayor demanda de atención en Salud Mental?
-En los distintos servicios la demanda es muy grande. Siempre tienen mucha demanda y esto tiene que ver con los tiempos que se viven. En épocas de crisis esa demanda aumenta; más allá de la pandemia, hace tiempo que estamos atravesando tiempos de crisis. La demanda viene aumentando paulatinamente. Por eso desde la Subsecretaría de Salud Mental de la Provincia de Buenos Aires se han incorporado 400 recursos, entre psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales y enfermeros. Acá en la Región Sanitaria IV hemos incorporado 10 profesionales entre psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales en los tres hospitales provinciales. Eso tiene que ver con la asistencia y el apoyo en la coyuntura; pero también con que el sistema necesita de recursos humanos y de espacios para pensar la salud mental desde una lógica ambulatoria para que el sujeto con padecimiento mental y padecimiento psíquico grave reciba atención sin perder sus lazos sociales y productivos.

-Atendiendo a que la conformación del Comité de Crisis se hizo desde la Región Sanitaria, ¿las estrategias alcanzan a ciudades de la zona o se focalizan en Pergamino?
-El Comité de Crisis de Salud Mental tiene alcance local y reúne a profesionales que se desempeñan en Pergamino. Pero lo cierto es que varios de ellos integran la Mesa Regional de Salud Mental, donde se comparten problemáticas y líneas de trabajo, de manera que las estrategias de intervención se replican. El Comité de Crisis también funciona para articular la atención primaria de salud mental.
-¿Quiénes integran la Mesa Regional de Salud Mental y cuál es el propósito de este espacio?
-Está integrada por referentes municipales de Salud Mental de los 13 Partidos que conforman la Región Sanitaria IV. Bajo la órbita de nuestra región funcionan 13 hospitales de los cuales tres son provinciales y 10 municipales. Es un espacio inédito en la región que se armó por convocatoria nuestra para articular las acciones que se están haciendo en los distintos niveles y en la asistencia ya sea a través de los Centros de Atención Primaria de la Salud o en el ámbito hospitalario. La conformación de esta Mesa Regional responde a la planificación de acciones de nuestra gestión, en coincidencia con los lineamientos de la Subsecretaría de Salud Mental y Consumo Problemático de la Provincia de Buenos Aires de la que dependemos. Es una estrategia de trabajo que propone la Subsecretaría que tiene un enfoque de planificación en el contexto de la Ley de Salud Mental y el cambio de paradigma tan importante que plantea la ley que propone, entre otras cuestiones, la “desmanicomialización”, la creación de dispositivos abiertos y un fuerte trabajo en el territorio. Las mesas de gestión regional tienen que ver con eso. El eje ordenador tanto del Comité de Crisis de Salud Mental que se armó en la pandemia y que seguramente tendrá continuidad transformándose en una mesa local de salud mental como del espacio regional es la aplicación de la Ley de Salud Mental, que es algo a construir.
-¿Cómo observa los avances atendiendo a que la Ley de Salud Mental cuenta ya con varios años de vigencia?
- Somos conscientes que dentro del campo de la salud siempre la salud mental tuvo una posición marginal y la sigue teniendo. En el sistema sanitario tenemos un modelo médico hegemónico y la salud mental siempre ha ocupado un lugar periférico. No obstante eso, la Subsecretaría tiene una firme convicción de trabajar en el crecimiento de los espacios de salud mental desde un enfoque de derechos.