Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La Fiscalía realizó una jornada sobre grooming en Rancagua

Los alumnos del nivel secundario siguieron con atención la charla. (LA OPINION) Los alumnos del nivel secundario siguieron con atención la charla. (LA OPINION)

La actividad contó con la presencia del titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº3, Nelson Mastorchio, dependencia que se encarga de este tipos de delitos informáticos. Fue seguida con atención por los alumnos del Instituto Comercial de esa localidad.


Ante un auditorio colmado de alumnos y docentes, se llevó a cabo una charla en el Instituto Comercial Rancagua (ICR) de la cual participaron distintos funcionarios del Ministerio Público Fiscal de nuestra ciudad que trabajan en la problemática del acoso virtual, a través de redes sociales y de mensajería, conocido como grooming.
El dictado estuvo a cargo del titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº3, Nelson Mastorchio, dependencia que se encarga de este tipos de delitos informáticos (grooming y pornografía infantil por Internet) y los funcionarios Juan Martín Fontana y José María Cifuentes.
El agente fiscal explicó lo novedoso y la complejidad de este tipo de delitos y cómo se trabaja en este tipo de ilícitos.
A continuación Juan Martín Fontana habló sobre el convenio celebrado entre la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por el cual se reciben reportes de Estados Unidos desde el Ncmec (Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, por sus siglas en inglés National Center for Missing and Exploited Children).
Dicho acuerdo plasmó el compromiso asumido por el Ministerio Público de la Provincia en cuanto a la problemática del tráfico de material de abuso sexual infantil en Internet y del grooming y las acciones emprendidas en consecuencia conjuntamente con la organización Ncmec, que es una Organización No Gubernamental de alcance internacional especializada en la materia.
Luego, el doctor José María Cifuentes se dirigió al nutrido grupo de estudiantes y tuvo como objetivo principal explicar las distintas formas de comisión de los delitos de distribución de imágenes de por pornografía infantil por Internet y grooming (artículos 128 y 131 del Código Penal respectivamente) y brindar pautas de prevención a docentes y estudiantes, respecto del flagelo del acoso sexual de niños y niñas mediante la utilización de medios informáticos y que hoy en día resulta ser la herramienta más usada por los “ciber pedófilos” que acechan principalmente en las redes sociales.
Para finalizar se concretó una interesante ronda de preguntas por parte de los jóvenes que fueron siendo evacuadas por los encargados de la charla.
La jornada se llevó a cabo en el Salón de Usos Múltiples del Instituto Comercial Rancagua y al cierre de la modalidad la directora de la casa de estudios de la vecina localidad, Valeria Olivieri, agradeció a los disertantes de la charla y a los asistentes a la misma.
El objetivo de este tipo de jornadas es informar y concientizar a los docentes y directivos que tienen contacto permanente con posibles víctimas de este tipo de delito a quienes se recomienda que inmediatamente que tomen conocimiento de la probable comisión de algunos de estos ilícitos efectúen la denuncia en el Ministerio Público Fiscal aclarando que dicha temática está a cargo en forma exclusiva de Nelson Mastorchio y sobre todo a los educandos que son víctimas de estos delitos.

Fiscalía especializada
La UFI Nº 3 se especializa en delitos de grooming y distribución de pornografía infantil por Internet, tarea que realiza en forma conjunta con el doctor José María Cifuentes, director de la Oficina de Analisis y Seguimiento de la Información Criminal.
El equipo de trabajo recibe capacitaciones en forma mensual a través de la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires debido a que las modalidades de utilizan los acosadores mutan de manera permanente, al mismo ritmo que van cambiando las tecnologías, las plataformas y los chicos se van moviendo de una a otra modalidad que va apareciendo. Allí donde está lo nuevo, están los niños y adolescentes, y donde están ellos están los pedófilos, razón por la cual quienes deben investigar y prevenir deben capacitarse permanentemente para estar al corriente.
Esta semana, justamente, la sociedad argentina desayunó con el pan amargo de un horripilante caso de pedofilia por parte de un médico pediátrico. La fiscal Daniela Dupuy, a cargo de la causa del reumatólogo Russo del Hospital Garrahan forma parte de la Red 24/7 (significa 24 horas, los 7 días de la semana), la cual fue creada por el convenio de Cibercriminalidad de Budapest al cual nuestro país adhirió en 2018. Dupuy integra junto a los pergaminenses antes mencionado ese grupo de destacados fiscales y doctores que se instruyen permanentemente.
Cabe destacar que la charla que desarrollaron Fontana, Mastorchio y Cifuentes giro en parte sobre la Red 24/7 y su funcionamiento, teniendo en cuenta la importancia de la misma y mucho más después del resonante y a la vez lamentable hecho ocurrido en el centro de salud porteño.

Grooming y ciberacoso
¿Quién puede sufrirlo?: cualquier usuario de Internet puede sufrir acoso sexual, y por ello es importante concientizar a los menores sobre el riesgo que entraña compartir en Internet o enviar por teléfono celular imágenes o videos íntimos, ya que puede tener consecuencias imprevisibles, no deseadas y dañinas ya que pueden llegar a difundirse entre los amigos, familiares, profesores, etc. y circular por Internet por tiempo indefinido.
En este sentido se encuentran tres tipos de acosadores en la Web:
Acosador directo: participa en chats, foros y redes sociales para identificar a menores y establecer contacto. Cuando lo ha hecho, les realiza propuestas de “sexo virtual”, les pide imágenes o presiona para que conecten la cámara web.
Acosador oportunista: elige a sus víctimas por las fotos con contenido sexual que encuentra a través de Internet y las convierte en su objeto de acoso. Realiza un fuerte chantaje sobre el menor, con la amenaza de difundir las imágenes o vídeos en la red o incluso con sus amigos y familiares.
Acosador específico: su objetivo es obtener imágenes sexuales del menor y establecer contacto sexual con él. Se trata de un pedófilo que dedica tiempo a una primera fase de acercamiento, para ganarse progresivamente la confianza del menor.
Dado que los acosadores específicos son los más difíciles de identificar, a continuación desde nuestro medio se ofrece información sobre las fases que llevan a cabo para acosar a los menores (aunque hay que tener en cuenta que no todos los acosadores las siguen exactamente).

Fases del acoso
Enganche: en esta primera fase el acosador hará preguntas sobre la edad y localización, e intentará conocer sus gustos para adaptarse a ellos y generar identificación (aportando información falsa sobre aficiones, edad, etcétera). Su objetivo es ganarse la confianza del menor.
Fidelización: en esta fase el acosador querrá asegurarse que el menor quiere seguir hablando con él. Conversará sobre temas de interés de la víctima, intentará que ésta le hable de su situación familiar, relaciones, para convertirse en su “confidente”.
Seducción: el acosador utiliza toda la información para seducir y manipular. Aparecerá el sexo en las conversaciones, las fotos, la cámara web… Posiblemente enviará fotos de otros menores haciéndose pasar por ellos para provocar un sentimiento de culpa si el menor no hace lo mismo.
Acoso: el acosador ya dispone de información (gustos, preocupaciones, situación familiar, fotografías) con la que chantajear, amenazar y manipular al menor para establecer una relación sexual (física o virtual).
El chantaje es común en todos los casos de acoso: cuando el acosador tenga imágenes comprometidas, amenazará y manipulará con su difusión para conseguir sus objetivos.

Consejos
Para prevenir el grooming, rechazar los mensajes de tipo sexual o pornográfico. Exigir respeto; no publicar fotos tuyas o de tus amigos/as en sitios públicos; utilizar perfiles privados en las redes sociales; cuando subas una foto en tu red social asegúrate de que no tiene un componente sexual y pensá si estás dispuesto/a a que esa foto pueda llegar a verla todo el mundo y para siempre. No aceptes en tu red social a personas que no hayas visto físicamente y a las que no conozcas bien. Si tienes 200, 300 o 500 amigos estás aceptando a personas que realmente no son amigos ni familiares tuyos; respeta tus propios derechos y los de tus amigos/as.
Para hacer valer tu derecho a la privacidad de tus datos personales y de tu imagen: no los publiques ni hagas públicos los de otros; utilizá programas para proteger tu computadora/tablet contra el software malintencionado; utilizá contraseñas realmente privadas y complejas; no incluyas en tus nicks datos como tu edad.
Si se ha producido una situación de acoso guardá todas las pruebas que puedas: conversaciones, mensajes, capturas de pantalla. Si se ha producido una situación de acoso no cedas ante el chantaje y ponelo en conocimiento de tus padres, pedí ayuda.
(Fuente: Revista Faros. El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia del Hospital Dant Joan de la ciudad de Barcelona, España).

Viaggio Espresso