Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La habilitación de un tramo de la autopista descomprimió el tránsito en la zona urbana

Es fundamental para la seguridad vial urbana que se utilice este tramo de la autopista que corresponde al medio anillo de circunvalación. (LA OPINION) Es fundamental para la seguridad vial urbana que se utilice este tramo de la autopista que corresponde al medio anillo de circunvalación. (LA OPINION)

La posibilidad de utilizar un amplio sector del medio anillo de circunvalación permite que la ruta nacional Nº 8, en la zona sur de la ciudad, no tenga más el paso de vehículos de gran porte. Los automovilistas tienen ahora esta opción sin demorar en los lugares donde hay semáforos instalados.


Quienes a diario transitan la zona sur de la ciudad que es atravesada por un tramo de la ruta nacional Nº 8, están sorprendidos por la disminución notable que se generó en la circulación de vehículos a partir de la habilitación de un nuevo tramo de 8 kilómetros en el medio anillo de circunvalación de la autopista Pilar-Pergamino; de acuerdo a lo que indicaron fuentes ministeriales consultadas por LA OPINION, esta apertura beneficiará a más de 5.000 usuarios y forma parte de este proyecto que es financiado por el Ministerio de Transporte, a través de Vialidad Nacional, por más de 20.800 millones de pesos.
Sobre la zona donde ahora se puede circular con normalidad, corresponde a la nueva variante en su paso por la ciudad establecido por un segmento que se desarrolla desde la ruta nacional Nº 188 a la actual carretera Nº 8, en inmediaciones de lo que se conoce como la “segunda curva del Aeroclub” en sentido Pergamino-Colón; “se construyó con el objetivo de alejar el tránsito pesado del casco urbano pergaminense”, explicaron fuentes consultadas por LA OPINION.
“Este nuevo tramo es parte de la obra de la autopista Nº 8. Se trata de una variante que se hizo desde cero y en una traza completamente nueva para evitar el paso por la ciudad de camiones y autos, mejorando la seguridad vial. En esa línea la autopista salva vidas, ya que evita choques frontales, y permite reducir los tiempos de viaje a casi a la mitad, van a ahorrar tiempo las familias y también los choferes de colectivos y camiones. Gracias a este avance también bajan los costos de trasladar mercadería, condición fundamental para el país”, destacó Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.

Una importante obra
El proyecto forma parte de la autovía Pilar-Pergamino, un moderno corredor productivo que abarca más de 160 kilómetros de la ruta Nº 8 en el norte de la provincia de Buenos Aires. Esta planificación es ejecutada a partir de una inversión superior a los 20.800 millones de pesos y esta carretera mejorará significativamente las condiciones para la seguridad para más de 33.000 usuarios del corredor entre ambas ciudades.
Asimismo, optimizará la circulación y el traslado de ómnibus y camiones de larga de distancia, dotando de mayor competitividad a las economías regionales. “Esta transformación en autopista de la ruta incluye además la construcción de accesos a las ciudades más dinámicos, variantes o circunvalaciones para que el transporte de cargas se desvíe fuera de los pueblos y ciudades y señalización inteligente para reducir el índice de siniestros y accidentes viales”.
Con la habilitación de ayer, la autovía ya cuenta con 43 kilómetros finalizados y cabe decir que el anterior tramo fue inaugurado en abril entre Parada de Robles y Solís.
La ruta Nº 8 es un corredor neurálgico de la Argentina, vital para la producción agro y ganadera del norte bonaerense y el sur santafesino, una de las regiones más fértiles con una de las mayores producciones de Sudamérica. “La nueva autopista generará una vía rápida y directa para el traslado de la producción regional a un costo notablemente inferior”, señalaron en el Ministerio.

Una ruta moderna
En Buenos Aires, esta ruta tiene una extensión de 229 kilómetros y vincula las localidades de Pilar, Exaltación de la Cruz, San Antonio de Areco, Capitán Sarmiento, Arrecifes y Pergamino.
“Es un corredor troncal que vincula con Santa Fe, Córdoba y San Luis, por lo que la nueva autopista constituirá un camino rápido y directo para el despacho de la producción en épocas de cosecha y será una herramienta eficaz para la reducción de los costos logísticos.
“La transformación del corredor potenciará la actividad productiva y al mismo tiempo mejorará las condiciones de seguridad de miles de vecinos, viajeros y transportistas”, afirmaron teniendo en cuenta el tramo que se habilitó.
En cuanto a la seguridad vial que se pretende alcanzar con esta obra, “se había licitado una autovía, una ruta que tiene características mucho menos seguras que lo que se está construyendo ahora, que es una autopista; la autovía no tiene colectoras, no tiene puentes. Los frentistas, las fábricas, todos entraban directamente a la calzada principal, un peligro. Nosotros además de priorizar, conseguir el dinero y darle prioridad a todo esto, tuvimos que ponerle mucha cabeza de ingeniería y de gestión para transformar esto en una autopista.
“Agregarle las colectoras, todos los puentes y expropiar que es lo más complicado de todo. Porque cuando se hace una autopista, lo que antes era un retorno, se hace un puente grande. Tenés que correr líneas de alta tensión, expropiar campos, demoler propiedades de viviendas. Todo eso fue un trabajo muy intenso”, detallaron.

Viaggio Espresso