Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La historia de Valentina, una niña que necesita de la ayuda de todos

Valentina, de 12 años, que padece parálisis cerebral desde que era bebé. (CAROLINA CEJAS) Valentina, de 12 años, que padece parálisis cerebral desde que era bebé. (CAROLINA CEJAS)

La mamá de la pequeña expuso en los medios una vez más, el caso de su hija que sufre de parálisis cerebral y necesita con suma urgencia una silla postural. Dijo que desde 2015 realiza múltiples gestiones ante el Ioma que no autoriza el valor total de la silla.


Valentina es una niña de 12 años que padece parálisis cerebral desde que era bebé. Esto la obliga a permanecer en silla de ruedas, pero las recomendaciones indican que la mayor parte del tiempo debe estar en una silla postural, es decir, que la contenga. Valentina no cuenta con un dispositivo de estas características ya que es muy costoso y su obra social, el Ioma, no cubre el valor total de la silla.
Hace unos días, Carolina Cejas, mamá de Valentina, dialogó con LA OPINION. Desesperada, contó acerca de las dificultades que tiene con las gestiones ante el Ioma para obtener la tan necesaria silla postural.

Desde 2015
Relató que “en 2015 hice el pedido de la silla postural en el Ioma, me autorizaron un presupuesto que no llegaba a cubrir el monto de la silla postural que es la que realmente necesita Valentina para estar cómoda, una silla que se fabrica a medida en las ortopedias”. En ese momento costaba 142 mil pesos pero el Ioma autorizó un valor mucho menor por lo que “la ortopedia me entregó una silla correspondiente al monto otorgado por el Ioma, que en realidad era una silla que se rompió al poco tiempo”.

Nuevo presupuesto
En los últimos meses Carolina volvió a pedir un presupuesto a la ortopedia en el que figura el monto actualizado de la silla postural: 143.980 pesos. No obstante cuando fue a hacer el reclamo al Ioma, el Instituto solo le autorizaba 44.900 pesos, un valor mucho menor al autorizado en años anteriores. “La primera autorización que hizo el Ioma para la compra de la silla era un monto que oscilaba entre los 75.000 y los 80.000 pesos mientras que la última autorización fue de 44.900 pesos, un monto mucho menor que la primera vez”, contó Carolina.
Desde 2015 “que estoy pidiendo una silla postural. El año pasado desde el Ioma me llamaron, solicitándome que haga una vez más el trámite y me autorizaron mucho menos que la primera vez. El problema que se genera es que cada tramitación que hago demora mucho tiempo y Valentina no puede esperar más. En este lapso la silla continúa aumentando y el monto que me autorizan desde el Ioma es inferior. Siempre termino pidiendo a la ortopedia una silla que cueste el monto que me autorizan, que no es la que Valentina necesita, una silla que se termina rompiendo”.

Elementos ortopédicos
Carolina además pidió otros materiales que Valentina necesita porque debe ser intervenida quirúrgicamente. “En 2015 a Valentina le hicieron una intervención quirúrgica y ese año hice un pedido de estabilizadores de rodillas y valvas ortopédicas. Cuando Valentina salió del quirófano no solo que no tenía la silla postural sino que tampoco contaba con esos elementos tan necesarios. Todavía estoy esperando la autorización para la compra de esos elementos ortopédicos a pesar de que fui a hacer el trámite directamente al Ioma de La Plata”, explicó la entrevistada.

Intervención quirúrgica
Valentina debe ser intervenida nuevamente, pero no es recomendable que se someta a una operación sin contar previamente con los estabilizadores y las valvas. “No es recomendable que a Valentina la operen una vez más sin contar antes con todo lo necesario”, aclaro Carolina y agregó que “a esto se suma que cada vez son menos los kinesiólogos y acompañantes terapéuticos que trabajan por el Ioma porque éste siempre se atrasa en los pagos. Muchos profesionales que he tenido se cansaron y ahora tampoco cuento con kinesiólogo para hacer la rehabilitación que Valentina necesita”. Por esta razón la niña acude al Centro de Día Esperanza donde participa de la rehabilitación. No obstante necesita de kinesiología personalizada.

Desmejora
“Valentina es una nena de 12 años que no maneja sus movimientos, por eso necesita una silla postural que la contenga. Se realiza a medida, porque el asiento y el respaldo se hace de modo tal que la nena pueda estar sentada a 90 grados ya que no controla el movimiento del tronco y necesita ser sostenida. La silla también cuenta con una especie de mesa para que los chicos con este problema puedan manejar las manos”, manifestó Carolina.
“Por no contar con la silla postural, la fisiatra me dijo que Valentina desmejoró mucho en sus movimientos porque no tiene una óptima posición. Tiene luxadas las caderas, las piernas cada vez más torcidas y los músculos cada vez más atrofiados”.

Ayuda de todos
Atenta a la necesidad de Valentina, y sin respuestas favorables de parte del Ioma, Carolina solicita la colaboración de los pergaminenses para que la pequeña pueda contar con su silla. En este marco es que los interesados en colaborar pueden contactarse con Carolina Cejas, mamá de Valentina, a su número celular 15317822.