Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La inhalación de monóxido de carbono pudo generar otra tragedia

Un gran operativo se llevó a cabo ayer cerca de las 8:00, en pleno Centro, debido al accidente con el monóxido de carbono. (LA OPINION) Un gran operativo se llevó a cabo ayer cerca de las 8:00, en pleno Centro, debido al accidente con el monóxido de carbono. (LA OPINION)

El episodio se registró ayer en un edificio de Doctor Alem al 300. Dos personas debieron ser hospitalizadas a raíz de un accidente con este gas, producto de la combustión mala o incompleta. Afortunadamente hubo una rápida intervención y los damnificados se recuperan favorablemente en un centro médico de la ciudad.


Un nuevo episodio vinculado con la inhalación de monóxido de carbono se generó ayer a la mañana en un departamento ubicado en el edificio de Doctor Alem al 300, cuando dos personas mayores de edad debieron ser trasladadas en ambulancias al Hospital San José pasadas las 8:30. De acuerdo a lo que explicaron a LA OPINION, “el hecho estuvo relacionado en este caso con uno de los calefactores del inmueble, y en esta oportunidad no tenemos que lamentar víctimas fatales más allá del operativo que se coordinó desde un primer momento junto a los Bomberos Voluntarios y el Sistema de Atención Médica de Emergencias (Same)”, explicaron desde el área de Defensa Civil, y remarcaron además el acompañamiento de la Policía y la Agencia local de Seguridad.
De acuerdo a lo explicado por algunos de los testigos, el problema fue en el sexto piso de la torre de departamentos de la zona céntrica que se vio convulsionada a raíz de la presencia de los móviles que se acercaron. “Estuvimos abocados con el fin de cooperar con lo que sea necesario, además hablamos con los familiares de estas personas que tuvieron el inconveniente con la inhalación y sabemos que la recuperación es favorable en lo que respecta al parte médico”, agregaron ayer a la tarde ante un nuevo llamado de LA OPINION para conocer la evolución de los pacientes.

Los síntomas pueden variar según el organismo de la persona afectada. Los más habituales son dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, cansancio, letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales, convulsiones, pero inclusive puede llegar al estado de coma. 

Una situación repetida
En estas épocas del año donde las temperaturas son bajas, se brindaron muchas recomendaciones y consejos para que la calefacción en los hogares se lleve a cabo de manera responsable. Ante todo, se explicó que el monóxido de carbono es un gas producto de la combustión mala o incompleta de materiales como leña, carbón de leña, gas, querosén, alcohol, gasoil o nafta. Pero a diferencia del gas que conocemos, el monóxido de carbono es incoloro e inodoro, no se percibe olor.
“Entre los efectos, se destaca que el monóxido reemplaza al oxígeno en la sangre y por lo tanto, la falta de oxígeno afecta a órganos y tejidos vitales como el corazón, cerebro y pulmón”, explicaron fuentes consultadas por LA OPINION.
Los síntomas pueden variar según el organismo de la persona afectada. Los más habituales son dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, cansancio, letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales, convulsiones, pero inclusive puede llegar al estado de coma.

Se recomienda estar alerta y atento a los signos y síntomas mencionados ya que en algunos casos el proceso puede ser lento, progresivo y durar varios días; en general se registran en Argentina aproximadamente unas 200 muertes por intoxicaciones con monóxido.


“Es muy importante llegar a un diagnóstico temprano, porque a veces, los síntomas son parecidos a una intoxicación alimentaria”, indicaron ayer ante la pregunta formulada por LA OPINION teniendo en cuenta que en esta época del año son comunes este tipo de situaciones. “El mayor riesgo es no advertir los síntomas a tiempo o que el primer síntoma sea el desmayo. El análisis clínico es importante y vital para determinar su diagnóstico.
“Si se lo detecta a tiempo el tratamiento es con oxígeno, ya que alivia los síntomas pero, dependiendo del grado de intoxicación y de la concreción y tiempo que la persona estuvo expuesta al monóxido de carbono, puede haber secuelas, por eso es muy importante el seguimiento del profesional de la salud al paciente que sufrió la intoxicación”, subrayaron teniendo en cuenta que ya muchas personas tuvieron algún tipo de problema con los artefactos para calefacción, incluso con una víctima fatal en Pergamino.

El hecho tuvo lugar en uno de los departamentos del edificio ubicado en Doctor Alem 337 y no hubo que lamentar víctimas fatales. (LA OPINION)

Un cuidado permanente
A modo de prevención, profesionales médicos consultados por LA OPINION indicaron que “es importante hacer revisar anualmente los equipos que utilizan gas, como los calefones o los calefactores. Revisar el color de la llama (siempre debe ser azul) y si hay manchas negras (que pueden indicar mala combustión) en la pared. Si se utilizan braseros, es muy importante no encenderlos ni apagarlos dentro de la vivienda y no mantenerlos prendidos mientras la familia duerme.
“También es clave mantener una fuente de corriente de aire. Los calefones no pueden instalarse en el baño. Se recomienda evitar calefaccionar los ambientes con el horno o las hornallas de la cocina.
“Ante la sospecha de intoxicación, se recomienda retirar a los afectados del ambiente contaminado hasta un lugar donde puedan respirar aire limpio y fresco e ir a un centro de salud.
Se recomienda estar alerta y atento a los signos y síntomas mencionados ya que en algunos casos el proceso puede ser lento, progresivo y durar varios días; en general se registran en Argentina aproximadamente unas 200 muertes por intoxicaciones con monóxido de carbono durante el año y por tal motivo tenemos que estar siempre con la información cerca de la gente.
El monóxido de carbono ingresa al cuerpo a través de la respiración, llega primero a los pulmones y luego se incorpora a la hemoglobina del glóbulo rojo presente en la circulación sanguínea, desplazando así al oxígeno.