Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La Jornada Mundial de Jóvenes, “una experiencia que renueva la fe”

Fueron 25 los jóvenes que participaron de la Jornada de Jóvenes que tuvo lugar en Panamá. (PADRE SEBASTIAN ZAGARI) Fueron 25 los jóvenes que participaron de la Jornada de Jóvenes que tuvo lugar en Panamá. (PADRE SEBASTIAN ZAGARI)

Así calificó el padre Sebastián Zagari, que junto a 24 jóvenes participaron de la JMJ que se realizó en enero en Panamá. El evento, que se concreta en diferentes partes del mundo cada tres años, fue presidido por el Papa Francisco. 


A mediados de enero, un grupo de 25 jóvenes de la Diócesis de San Nicolás partió rumbo a Costa Rica, primero y luego a Panamá, para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, que fue presidida por el Papa Francisco. La experiencia de los jóvenes que fueron parte de este encuentro que se realiza cada tres años, fue increíble. LA OPINION pudo saberlo ya que dialogó con el padre Sebastián Zagari, que asistió a la JMJ acompañando a la delegación.

Los Días en la Diócesis

En primer término el sacerdote contó que los 25 jóvenes pertenecían a las ciudades de San Nicolás, San Pedro, Capitán Sarmiento y Salto. Todos ellos participaron antes del mega evento en Panamá de una prejornada, llamada Los Días en la Diócesis, que tuvo lugar en Costa Rica, precisamente en la Diócesis de Cartago. “Permanecimos algunos días en un pueblo rural llamado Cipreses, en el que habitan 3.000 personas”, señaló Zagari y relató que ya la bienvenida fue impresionante: “En caravana nos trasladaron a la Parroquia. El pueblo estaba esperando nuestra llegada desde hacía meses, incluso como sabían que éramos argentinos nos prepararon un espacio con cosas típicas de nuestro país, una imagen de la Virgen de Luján que es nuestra patrona”.

Con los pueblerinos

En ese lugar, por espacio de cuatro días, los jóvenes misionaron, se adentraron en la cultura y las costumbres de los lugareños, participaron de la misa. “A cada uno de nosotros nos enviaron a casa de familia, por lo que compartimos el día a día con las costumbres populares de los vecinos. Durante el día teníamos actividades en común con los chicos del grupo pero siempre en compañía de las personas del pueblo. Además hacíamos pequeñas misiones”, explicó el sacerdote.

En Cipreses se encontraba la delegación argentina. “No obstante, un día nos encontramos con todos los peregrinos que había en toda la Diócesis por lo que conocimos a jóvenes de otras nacionalidades y compartimos una misa en la Basílica de la Virgen de los Angeles que es la patrona de Costa Rica”.

En Panamá

Luego de Los Días en la Diócesis, los jóvenes partieron rumbo a Panamá para participar de la Jornada Mundial de la Juventud. Allí, durante las mañanas participaban de catequesis que eran dictadas por los obispos de distintos países. “Específicamente nosotros presenciamos reuniones con obispos de Costa Rica, El Salvador y Nicaragua. También había momento de preguntas y respuestas respecto de diferentes temas. La jornada culminaba con la celebración de la misa. Por otro lado, había exposiciones de la Iglesia en todo el mundo en un parque muy grande el centro de Panamá; allí también había espacios de confesiones. También se realizaban allí los eventos centrales, como la misa de apertura que fue presidida por el obispo de Panamá. El segundo día de la Jornada llegó el Papa Francisco, con el que estuvimos en cuatro oportunidades en celebraciones masivas”, relató el sacerdote.

“Abrazar la vida”

Como en cada encuentro con los jóvenes, el Papa brinda un mensaje de esperanza y renovación de fe. Así como fuera el “hagan lío”, en la JMJ de Brasil, en esta oportunidad, y de acuerdo con lo expuesto por el padre Sebastián “la sola presencia del Papa era un mensaje en sí mismo pero cuando se dirigió a los jóvenes, en mi criterio, uno de los mensajes más fuertes que dio fue el de animarse a ‘abrazar la vida como viene’, en el sentido de saber abrazar la realidad, la familia, los amigos, la sociedad, y los momentos menos agradables porque solamente cuando uno acepta la vida como viene se puede transformar la realidad, entendimos que siempre se debe estar con actitud positiva”.

“Hacer carne”

Ya en sus lugares de origen, los jóvenes ahora se encuentran con el desafío de poder “hacer carne” el pedido del Santo Padre: “Uno vuelve con mucha más fuerza que con la que va, vivimos esa fuerza, esa alegría y que lindo es poder transmitirla también acá porque ese es el objetivo”, expresó Zagari y añadió que “es una experiencia que renueva la fe y despierta alegría”.  Dando un mensaje a los jóvenes, Zagari pidió que “nunca dejen de acercarse a Jesús porque cerca de él las situaciones más complicadas pueden ser subsanadas”.

Jóvenes de la región

La Pastoral Juvenil Diocesana tendrá hoy su primera reunión anual para comenzar a pergeñar lo que será un encuentro de los jóvenes de las Diócesis del Litoral argentino, entre las que se encuentra la de San Nicolás y siete más de la provincia de Santa Fe. Dicho evento tendrá lugar en Concordia el último fin de semana de septiembre.

Viaggio Espresso