Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La Justicia le ordenó al Gobierno convocar a los gremios docentes

Los representantes de los principales gremios docentes esperan la convocatoria del Gobierno provincial. (DIB) Los representantes de los principales gremios docentes esperan la convocatoria del Gobierno provincial. (DIB)

La gestión de María Eugenia Vidal tendrá que convocar a los sindicatos (FEB, Suteba, Sadop, Amet y Udocba) de urgencia para negociar los salarios en el término de cinco días. Así quedó establecido a través de una medida cautelar dictada por el Tribunal de Trabajo N° 1 de La Plata que se conoció ayer en horas del mediodía.


A más de 80 días de la última convocatoria a paritarias por parte del Ejecutivo bonaerense y en medio de una amenaza de un paro de 72 horas tras las vacaciones de invierno, la Justicia ordenó ayer al mediodía al Gobierno a convocar de urgencia a los gremios para negociar salarios en el término de cinco días.
Así quedó establecido a través de una medida cautelar dictada por el Tribunal de Trabajo N° 1 de La Plata, que integran los jueces Mauricio Bordino, Stella Maris Marcasciano y Víctor Hugo Guida, y surge a partir de un pedido de los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (integrado por la Federación de Educadores Bonaerenses -FEB-, Sindicato Argentino de Docentes Privados -Sadop-, Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires -Suteba-, Asociación de Magisterio de la Enseñanza Técnica -Amet- y la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires -Udocba-).
En la resolución, los jueces incluyeron un duro análisis sobre el contexto económico y el último llamado a paritaria, hace más de 80 días. "El país se encuentra sumido en una situación de crisis económica cuyas consecuencias han de repercutir necesariamente --entre otros aspectos- en los salarios de los trabajadores", observaron. Y dejaron constancia de que "la última reunión paritaria se llevó a cabo el 20 de abril de este año lo cual, en el actual contexto económico, torna necesario mantener activas las negociaciones paritarias con las asociaciones profesionales peticionantes".
En esa reunión, la Provincia ofreció un aumento del 10 por ciento para el primer semestre del año (un 5 por ciento retroactivo a enero, un 3 por ciento más en abril y 2 por ciento en junio), mientras que mantuvo el esquema de bonificación por presentismo. Los docentes exigirían ahora un aumento que supere el 25 por ciento anual e insistirían con la inclusión de la cláusula gatillo en la oferta.
Frente a esto, los jueces resolvieron "ordenar al Ministerio de Trabajo provincial a que dentro del plazo de cinco días de notificada la presente resolución, proceda a la reapertura de la negociación sobre el reajuste salarial de los empleados docentes para el año en curso y convoque a las partes". Y dejaron claro de que "en caso de incumplimiento" se aplicarán "sanciones conminatorias".
A fines de junio, la gobernadora María Eugenia Vidal había anunciado que convocaría a los docentes a discutir paritarias durante este mes, mientras que también dijo que iban a revisar la pauta salarial con trabajadores estatales al señalar que "la inflación va a ser mayor que la prevista". Sin embargo, a dos semanas de ese anuncio todavía no hubo ni convocatoria a maestros ni estatales.
Por estas horas el Frente de Unidad Docente Bonaerense se encuentra culminando con las asambleas de consulta a sus bases en las escuelas de toda la provincia y podrían realizar un paro de 72 horas tras el receso escolar. Desde los sindicatos señalaron que "el clima es complicado", que muchos piden por "el no inicio después del receso" y que "si no hay respuestas habrá una profundización del plan de acción".
Fuentes del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación (Suteba) y la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba), los maestros podrían avanzar con un nuevo paro de 48 horas, o extender la protesta un día más y alcanzar las 72 horas. Las medidas de fuerza se llevarían adelante desde el primer lunes después de las vacaciones de invierno, por lo que implicarían el no inicio de clases.