Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

LA OPINION, 103 años de vigencia con el compromiso del primer día

La rotativa, símbolo del diario en soporte papel que hoy convive con la dinámica de la Web. (LA OPINION) La rotativa, símbolo del diario en soporte papel que hoy convive con la dinámica de la Web. (LA OPINION)

El 13 de febrero de 1917 Enrique Venini puso en marcha el diario que, con el transcurso de los años, se transformó en toda una institución de la ciudad. Aunque la publicación cambió en tantísimos aspectos, hay una cuestión que se mantuvo incólume desde su lanzamiento hasta hoy: su línea editorial independiente y su profundo respecto al ciudadano, el lector y el no lector. En la actualidad el Diario también llega a miles de personas a través de Internet y las redes sociales.


Ya pasaron tres años del centenario de LA OPINION, que significó una meta muy deseada, y han sido intensos en lo que al trabajo cotidiano respecta pero a la vez fugaces en la historia; complejos para los tiempos que corren y placenteros por seguir brindando un esencial servicio de noticias a una comunidad que sigue eligiendo al papel como soporte fiable a la hora informarse y también recurren a la fiabilidad de LA OPINION a través de una pantalla.
Quienes hacemos LA OPINION seguimos una huella, en homenaje a quienes lo fundaron y a quienes lo sostuvieron en el tiempo para que la gente de Pergamino tenga su diario en papel todos los días en sus manos, aun con la incertidumbre de no conocer el destino de las publicaciones tradicionales, ya no solo amenazadas sino también carcomidas por los nuevos formatos en los que viaja la información. Y aunque en algunos casos no haya lealtad a la hora de informar y hasta se desprecie la labor profesional del periodista, es parte de los cambios que el mundo está experimentando y por lo cual no es tiempo para anclarse en lamentos sino de redoblar esfuerzos en la certeza de que, más temprano que tarde, la mayoría sabrá valorizar a quienes informan de la manera más objetiva posible, priorizando la veracidad por sobre la inmediatez y la calidad informativa por sobre cualquier acontecimiento vulgar que se pretenda transformar en noticia.
Desde lo coyuntural, claramente no son los mejores años ni para LA OPINION ni para los diarios que salen en papel. Aun así los desafíos se renuevan para dejar las bases que sostengan por los tiempos que vendrán a esta prestigiosa marca. Esto es iniciar y sostener el camino de la transformación, haciendo pie en las nuevas tecnologías para atraer a los nuevos lectores y, a la par, no descuidar a quienes por fidelidad, tradición, uso y costumbre siguen eligiendo a LA OPINION como medio para informarse de la realidad de Pergamino.
El Diario desde hace tres años está enfocado en otra meta, infinitamente menor a la de nuevos 100 años. Tal vez ni Enrique Venini haya proyectado 100 años cuando en 1917 puso en marcha LA OPINION. Y lo mismo sucede ahora, momento en que es imposible proyectar más allá de un lustro, o a lo sumo una década. Hoy LA OPINION es convivencia armónica entre el papel y lo digital, esperando el desarrollo de los tiempos para ir hacia donde haya que ir. Y en ese proceso estamos, inquietos y expectantes, con la felicidad de seguir encontrándonos cada día con miles de lectores, en cualquiera de los formatos. Con la satisfacción de escuchar los ecos de nuestras líneas y lo que es mejor, la alegría y el compromiso que nos proporciona la nueva tecnología que nos permite tener conocimiento inmediato de cuántas personas nos leen y atender los comentarios de nuestros destinatarios en las redes sociales.
Nadie ni nada todavía pudo darle muerte al papel; ni la radio primero, ni la televisión después, ni la Internet cuando apareció mucho más tarde. Hoy hay una herida que no para de sangrar –es cierto-, pero tantos ríos de tinta que imprimieron millones y millones de ejemplares le dan volumen a las venas de los diarios para sostenerse incolumnes aún cuando muchos hace años habían firmado su partida de defunción.

La historia
Hoy se cumplen 103 años de que LA OPINION está en las calles pergaminenses. El 13 de febrero de 1917, bajo la dirección de Enrique Venini se lanzó a rodar una hoja con información, a la que se llamó LA OPINION, y su mentor le impuso su impronta personal que quedó plasmada en esa primera edición: “Informar para el pueblo sin banderas ni intereses mezquinos”.
El paso de los años le fue dando entidad, hasta que se afianzó como el diario de la ciudad, como lo sigue siendo en estos días.
El momento actual amerita repasar los orígenes, la historia, el presente y el futuro de LA OPINION, que más que una empresa es una institución de Pergamino, reconocimiento que fue ganado por mantener frente a sus lectores en todo este tiempo inalterables los principios que motivaron su creación.
LA OPINION es de Pergamino en el más amplio sentido de la frase. El sentido de pertenencia y el estar al servicio de la comunidad son premisas fundamentales. Los habitantes de la ciudad así lo entienden y prueba de ellos son estos 103 años de existencia que hoy se están festejando.

Los comienzos
Bajo la inspiración y dirección de Enrique Venini, el Diario dio sus primeros pasos con breves crónicas y noticias que se imprimieron en la imprenta La Minerva, que por entonces funcionaba en calle San Nicolás casi esquina Dorrego.
Y aunque la publicación ha cambiado en tantos aspectos a lo largo de sus 103 años de vida, hay una cuestión que se mantuvo incólumne desde su lanzamiento hasta hoy: su línea editorial sin concesiones, su independencia económica y su profundo compromiso con el lector.
Y esta no es una cuestión menor, porque en definitiva lo más importante que tiene un medio de comunicación es la escala de valores con que se maneja en el tratamiento de la información, su estándar ético y su sentido de la obicuidad.
La sede que recuerdan muchos pergaminenses es la de calle Merced 555 (con salida a 9 de Julio). Allí funcionó el Diario desde 1934 hasta que un gigantesco incendio, el 6 de junio de 1992, destruyera el inmueble. Luego de pasar por dos domicilios provisorios, en septiembre de 2000, el diario pasó a ocupar su actual espacio en el corazón del complejo LA OPINION Plaza, en San Nicolás y Avenida de Mayo.
Pero mucha agua pasó bajo el puente para llegar a la actualidad, a esta vigorosa publicación que, sobre todo en su edición dominical, tiene un tiraje que promueve la lectura de un altísimo porcentaje de la comunidad residente en la ciudad, más quienes lo leen por nuestra página de Internet, tanto de Pergamino como, sobre todo, en otras ciudades y países donde residen pergaminenses.

La nueva firma
La familia Venini estuvo a cargo del matutino regional desde su fundación hasta la crisis económica que se viviera en el país a finales de los 80 y que se sintió muy fuerte en LA OPINION.
Ante la alternativa de un cierre se buscó una solución, pero la idea era que se lograra encontrar a empresarios locales que quisieran hacerse cargo. Y no era sencillo encontrar en Pergamino inversores dispuestos. Es así como Hugo Eduardo Apesteguía, cuya actividad en ese momento se centraba en los seguros y la televisión por cable, fue el puente de salvación para que el diario siguiese en la calle.
En julio de 1989, Apesteguía asumió la dirección de LA OPINION; llegó con el José Rafael Picone y comenzó una etapa de profunda modernización del matutino.
La tecnología irrumpió en 1990 cuando los periodistas dejaron las antiguas máquinas de escribir para pasar las innovadoras computadoras de última generación. Ese primer cambio fue de una magnitud impensada para la tarea informativa.
En junio de 1992 un monumental incendio destruyó lo que podría denominarse el corazón de un diario: su archivo, gran parte de la memoria escrita de Pergamino desde 1917 se fue con las llamas esa fatídica noche. También el fuego se devoró la impresora, nervio motor de la salida diaria del matutino.
Pero en noviembre de 1992 se tomó una importante decisión empresaria y así arribó a Pergamino la nueva rotativa Goss Comunity de cinco cuerpos, que se instaló en un lote lindero a la sede provisoria del diario, ubicada en los altos de San Nicolás y Avenida de Mayo, donde actualmente se erige el Complejo.
La flamante rotativa brindaba al diario la oportunidad de salir en colores. Inicialmente, desde febrero de 1993, este recurso se utilizó sólo para editar un suplemento dominical y en ocasiones excepcionales, hasta que el 1º de diciembre de 2005 se incorpora el color a la edición cotidiana.

Siempre a la vanguardia
La tecnología continúa siendo eje en el proceso productivo del diario. Un ejemplo de ello fue el lanzamiento de su sitio web por Internet (www.laopinionpergamino.com.ar) para que lectores de todo el mundo puedan acceder a sus contenidos, y el rediseño de la edición en papel para darle a los contenidos una presentación más atractiva y dinámica. Además, se sumó un rediseño a la versión digital, incorporando la tecnología “Responsive”, para el fácil acceso desde cualquier dispositivo electrónico conectado a Internet. Así se puede acceder y visualizar todo el contenido del Diario perfectamente desde una PC y notebook, pero también desde tablets y celulares inteligentes (smartpohnes) sin que se produzcan faltantes o alteraciones.
El rediseño de la versión digital incluyó todos los aspectos: diseño, tecnología, organización y presentación de la información y de la pauta publicitaria. Con este paso se cerró el camino iniciado con el lanzamiento de BuscaLO!, para ubicar a LA OPINION como una plataforma informativa y comercial de primer nivel en cuanto a prestaciones y beneficios. La versión digital de LA OPINION –que no es la misma que aparece en papel- es potenciada por el uso de las redes sociales. El Diario de Pergamino está presente en Twitter, Facebook e Instagram, con una lectura adaptada a estos formatos, además de contar con grupos de suscriptores de Whatsapp que reciben a diario las noticias en sus celulares.
En cuanto a LA OPINION como vidriera publicitaria, además de los avisos en papel los anunciantes cuentan con toda la gama digital para llegar a sus clientes a través de nuestros lectores, que superan los 20 mil diariamente. A su vez, el alcance publicitario (que se mide en impresiones) está medido por lo que el cliente puede contrastar el resultado de su inversión.
Con más de un siglo de vida, este Diario es aún una joven máquina, dinámica por donde se la mire; trabaja sin pausa las 24 horas del día, los siete días a la semana, sin feriados, durante todo el año.
En este nuevo aniversario, aunque sumergido en una crisis que afecta a las empresas periodísticas que se suma a los inconvenientes económicos que golpean al grueso de los argentinos, LA OPINION tiene sobrados motivos para celebrar. Fundamentalmente porque sigue siendo una fuente creíble, confiable, como lo soñaron sus creadores y lo consolidaron y cuidaron quienes los sucedieron, y también porque a pesar de los pronósticos agoreros de que los diarios iban a desaparecer, sigue estando de pie, reflejando el pulso de la ciudad, aggiornado a los tiempos que corren.