Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

La Provincia habilitó a Bromatología para hacer estudios de detección de triquinosis

El equipo técnico de esta repartición municipal asistió a una nueva capacitación teórico-práctica que los habilita para  implementar la técnica de digestión enzimática. (MUNICIPIO DE PERGAMINO) El equipo técnico de esta repartición municipal asistió a una nueva capacitación teórico-práctica que los habilita para implementar la técnica de digestión enzimática. (MUNICIPIO DE PERGAMINO)

Valioso reconocimiento para esta área de la Municipalidad luego de que el equipo de trabajo realizara una capacitación en el Laboratorio Central de Zoonosis del Ministerio de Agroindustria bonaerense. Esta instancia es superadora en el marco de la campaña de prevención y concientización que se desarrolla junto a la inocuidad de los alimentos.


A partir de esta semana, el equipo de Bromatología se encuentra habilitado para desarrollar la Digestión Enzimática Artificial, la técnica fundamental para detectar la triquinosis y asegurar que esta zoonosis no se transmita a las personas teniendo en cuenta que era una de las premisas que buscaba esta dependencia que está a cargo de la médica veterinaria Sabina Salvarezza.
Con relación a esto, el equipo técnico de esta repartición municipal asistió a una nueva capacitación teórico-práctica que los habilita para implementar la técnica de digestión enzimática que forma parte de las prácticas analíticas oficiales que se usan en la detección de la Triquinella Spiralis causante de Triquinosis.
“Fue dictada por la doctora Mariana Pouzo en el Laboratorio Central de Zoonosis del Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires”, explicaron en el Municipio con respecto a este perfeccionamiento desarrollado por trabajadores que forman parte de esta área con oficinas en la zona de avenida Almafuerte, en el barrio Otero.
Como señaló Salvarezza, “este tipo de acciones van en línea con el trabajo que se viene desarrollando, concientizando y difundiendo respecto a la prevención de enfermedades que son transmitidas por alimentos y su impacto en la salud pública”, contó la titular de Bromatología en diálogo con LA OPINION.

Una patología común
Durante los últimos años el sistema de salud registró notificaciones por más de 1.120 casos humanos con Triquinosis, relacionados exclusivamente a productos elaborados a partir de cerdos u otros animales susceptibles, que recibieron inadecuados controles sanitarios.
Para prevenir esta enfermedad es necesario que la población se concientice y consuma productos y carnes seguras, provenientes de mataderos y fábricas habilitados por el Ministerio de Agroindustria. “Las direcciones de Bromatología municipales son los actores primarios -dada la cercanía territorial- en detectar y actuar ante la presencia u oferta de productos porcinos que no han recibido el control correspondiente”, indicó el informe municipal.
Es clave que las personas que decidan elaborar fiambres caseros de cerdo para consumo familiar, lo hagan a partir de reses de cerdos cuya faena se realice en una planta habilitada e inspeccionada por la autoridad competente.
“En el caso que realicen la faena del cerdo en su domicilio, a campo o en coto de caza, se recomienda llevar a analizar una muestra de carne del animal recién faenado a un laboratorio donde realicen la técnica de digestión pépsica.
“Se aconseja no comenzar a elaborar, vender o regalar, ni consumir productos, hasta tanto no se hayan informado resultados negativos a triquinosis.
“Cabe recordar que en las personas los síntomas iniciales que permiten sospechar de triquinosis son dolor abdominal, fiebre, vómitos, diarreas, también pueden padecer dolores musculares, edema de los párpados superiores seguido a veces de hemorragias. También incluyen mucha sed, transpiración profusa, escalofríos y postración”, subrayó la información.
Los síntomas generales por lo común aparecen de 8 a 15 días después de ingerir carne infectada; aunque puede variar de 5 a 45 días, según el número de parásitos infectantes.

Cuidado con los alimentos
La inocuidad es la ausencia, o niveles seguros y aceptables, de peligro en los alimentos que pueden dañar la salud de los consumidores; en este caso los peligros transmitidos por los alimentos pueden ser de naturaleza microbiológica, química o física y con frecuencia son invisibles a simple vista: bacterias, virus o residuos de pesticidas son algunos ejemplos. Cerca de tres millones de personas en todo el mundo, tanto en países desarrollados como en países en desarrollo, mueren cada año por enfermedades transmitidas por el agua y los alimentos, y millones enferman.
“De esta manera, la inocuidad juega un papel fundamental a la hora de garantizar la seguridad de los alimentos en cada etapa de la cadena alimentaria: desde la producción hasta la cosecha, en el procesamiento, el almacenamiento, la distribución; hasta el final de la cadena, en la preparación y el consumo”, señaló Salvarezza.
La Dirección de Bromatología cuenta con un equipo comprometido que trabaja para mejorar la salud pública a través del cuidado de los alimentos, con foco de acciones preventivas, de acompañamiento, control y educativas.
En este sentido, aconsejan tener en cuenta las cinco claves de inocuidad para que los alimentos lleguen de forma segura al consumidor; “son fáciles de implementar y así evitamos hasta un 60 por ciento de las probabilidades de contraer enfermedades transmitidas por alimentos”, señaló Sabina Salvarezza.

Viaggio Espresso