Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Las dificultades para conseguir pediatras

A la par del déficit hay profesionales que se jubilan y esto obliga a reordenar la atención.   (ES.123RF.COM) A la par del déficit hay profesionales que se jubilan y esto obliga a reordenar la atención. (ES.123RF.COM)

En todos los efectores de la salud nacional aparecen las mismas complicaciones para cubrir los cargos de esta especialidad tan demandad: mucha exigencia, paga poco atractiva, médicos “taxis” y jubilaciones para las que no surgen reemplazantes.


Las dificultades para conseguir pediatras es una realidad que comparte el conjunto del sistema sanitario. No es una realidad privativa de Pergamino ni de la salud pública. En efectores tanto públicos como privados la falta de profesionales se siente en un fenómeno que parece obedecer a múltiples factores.
En Pergamino el único efector de salud que posee guardia activa de Pediatría durante las 24 horas los 365 días del año es el Hospital San José. Allí se atienden las urgencias al tiempo que la demanda espontánea de una casuística diversa en sus grados de complejidad.
En el Hospital San José, aunque los planteles están completos, suelen existir dificultades para conseguir pediatras afectados al servicio de Guardia. En diálogo con LA OPINION la doctora Cecilia de Marco, directora ejecutiva del nosocomio reconoció que “es dificultoso conseguir pediatras por cuanto hay una escasez que es común en todo el sistema sanitario”.
“Ocurre incluso que en centros de atención materno infantil que son referentes dentro de la Provincia de Buenos Aires estas dificultades también se presentan”, sostuvo, aunque aclaró que en el caso del Hospital “la Guardia Pediátrica está cubierta los 365 días del año durante las 24 horas y lo mismo ocurre con los consultorios externos”.
“Pero es un problema serio que no viene de ahora sino un fenómeno que hace tiempo se está dando dentro del sistema de salud y en un contexto en el que los profesionales sobre todo en el hospital público trabajan con un alto nivel de demanda”, planteó De Marco.

En lo privado
En la órbita privada la Clínica Pergamino tuvo una experiencia con buen resultado en cuanto al nivel de respuesta de la comunidad al funcionamiento de una guardia activa, pero el proyecto está en un proceso de reformulación en virtud de algunas intervenciones que se están haciendo en el sanatorio que tienen que ver con la infraestructura y con el armado de cronogramas de cobertura del servicio que requieren de profesionales formados en la especialidad. Actualmente el servicio funciona de lunes a sábado de 8:00 a 20:00 y la intención en el futuro, una vez reestructurada la prestación con el armado de consultorios especiales, es ampliar la franja horaria para tener una guardia activa que le brinde a la ciudad el servicio y descomprima lo que hoy se concentra fundamentalmente en la órbita hospitalaria. En relación a esta aspiración fuentes consultadas reconocen que la mayor dificultad que se presenta está asociada a la posibilidad de reunir el recurso humano para permitir una guardia activa.
En establecimientos de salud de la región muchas veces se recurre a la búsqueda de profesionales de otras ciudades a los cuales se los contrata para cubrir guardias, pero aseguran que “los pediatras no son fáciles de conseguir en la actualidad por cuanto en sus lugares de residencia tienen trabajo y salvo los jóvenes que están iniciando sus carreras muchos de muestran reticentes a tener que trasladarse a otros lugares para ejercer”.

En la Atención Primaria
Dentro del ámbito público otro espacio donde funcionan servicios de Pediatría es en los Centros de Atención Primaria de la Salud, donde se presta asistencia con calendarios de atención en el horario de funcionamiento de las salas. Respecto de la prestación, la doctora María Marta Perretta, secretaria de Salud del Municipio, señaló que aunque se cuenta con el número suficiente de profesionales para cubrir los esquemas de prestación “en función de los recursos disponibles, la cantidad de horas asistenciales podría ser mayor pero nos encontramos con la dificultad de no contar con más profesionales y porque sabemos que para muchos el factor económico influye al momento de optar por trabajar en lo público”.
En el Sistema de Atención Primaria de la Salud la prestación está estructurada para cubrir la demanda de atención y el control de niños tanto de la ciudad como de las localidades de campaña.
La secretaria de Salud señaló que la problemática de la falta de pediatras es compartida por la mayoría de los efectores de la zona donde muchos servicios se han visto en la obligación de reducir prestaciones por falta de recurso humano.

Múltiples variables
En relación a los factores que influyen en la dificultad para conseguir pediatras, todas las fuentes consultadas coinciden en referir que confluyen múltiples variables. Por un lado es una especialidad que se elige menos que antes. El parámetro de esto aparece en el ingreso a las residencias, donde incluso en centros de alta especialización como el Hospital Garrahan o el Hospital de Niños Sor María Ludovica suelen quedar vacantes en la cobertura de los cupos disponibles para la formación de especialistas. También señalan que las condiciones laborales marcadas por un alto nivel de demanda y situaciones de violencia que se expresan en la atención de guardia- principalmente en el sistema público de salud-. A la par de ello, la jubilación de muchos especialistas también genera la modificación de esquemas de atención hasta que se producen nuevas designaciones-situación que se da en el ámbito público-.
El factor económico surge también como un condicionante por cuanto son muchos los especialistas que optan solo por atender en forma privada en consultorios particulares e institutos sin ejercer en el ámbito público donde las guardias son activas.


Un problema estructural

En Argentina el déficit de pediatras es un problema complejo que comenzó hace varios años. Hay estudios que atribuyen esto a diversos factores entre los que cuentan la “feminización de la profesión médica” que hace que las especialidades que requieren jornadas laborales largas, atender emergencias y hacer guardias prolongadas en ambientes algunas veces violentos estén siendo esquivadas. Las cuestiones económicas también pesan al momento de optar por una especialidad dentro de la profesión y hay disciplinas que resultan en ese aspecto “más rentables” sin el componente del esfuerzo y dedicación que requiere la pediatría como campo de trabajo.
Un informe elaborado por la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de Argentina refiere que como los pediatras “ganan poco” recurren al “multiempleo”, lo que conforma el universo de los “pediatras taxis” que van y vienen entre lo público y lo privado dando lugar a condiciones laborales “estresantes” que desalientan a nuevos profesionales a tomar ese camino.
El problema es tan grave que hasta la Sociedad Argentina de Pediatría y Unicef se ocuparon del tema. La encuesta que hicieron a 1.000 profesionales mostró que 7 de cada 10 pediatras trabajan en dos, tres o más lugares.
En este contexto son varias las fuentes que refieren que el déficit de pediatras es ya un problema de salud pública que necesita urgentes políticas para revertirlo.