Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Las lluvias potenciaron el deterioro de la soja, mientras falta sembrar 320 mil hectáreas

Esta semana en Pergamino se registraron 160 milímetros entre martes y jueves. (LA OPINION) Esta semana en Pergamino se registraron 160 milímetros entre martes y jueves. (LA OPINION)

Las precipitaciones detuvieron la implantación de miles de hectáreas de soja de segunda en la región núcleo y deja un 15% de la oleaginosa de primera en condición regular. El atraso en la fecha de siembra y el deterioro de la condición podrían limitar el potencial de rendimiento. En Pergamino entre martes y jueves se registraron 160 milímetros.


Acumulados por encima de los 80 milímetros recibió el noreste bonaerense del 9 al 12 de diciembre. Ramallo acumuló 89,4 y Pergamino 88 milímetros. La mitad de la región superó los 30 milímetros. Por fortuna, la tormenta esquivó el centro sur de Santa Fe, la zona que recibió los más de 300 milímetros en noviembre. El este cordobés es la zona con los menores registros, incluso en el centro de los departamentos de Unión y Marcos Juárez prácticamente no se registraron precipitaciones. En el sudeste provincial la humedad edáfica comienza a escasear.

Para este jueves y viernes los pronósticos de lluvias intensas dejaron importantes milimetrajes en la región; las lluvias del jueves dejaron estas lluvias: en Arrecifes 76 milímetros, Guerrico 30, Acebal 40, Rojas 43, Alcorta 20, Arrecifes 90, Melincué 15, Pérez Millán 53, Rancagua 64, Manuel Ocampo 42, Pinzón 52, Campos Salles 48, Mariano Benítez 31, Santa Teresa 30, El Socorro 28, Acevedo 40, Arroyo Dulce 69, General Rojo 36, Cañada Rica 24, Acevedo 35, Máximo Paz 15, Pinzón 48, Colón 80, Fontezuela 74, Ascensión 36, Pujol 52 y General Gelly 25. En Pergamino se registraron 160 milímetros entre martes y jueves.

Tormentas que no perdonan

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en su informe semanal de la Guía Estratégica para el Agro, señala que el hecho de que todavía no se haya logrado terminar con las resiembras revela los problemas de excesos y lluvias frecuentes que entorpecieron las labores. La situación hídrica es todavía grave en el centro-sur de Santa Fe. El agua está escurriendo, pero quedan las secuelas de los temporales de noviembre que castigaron la zona. Las mayores pérdidas se concentran en soja de primera. La fitotoxicidad por acumulación de herbicidas, sumado al lento crecimiento por las bajas temperaturas de diciembre, hace declinar la condición del cultivo. El menor tamaño de las plantas hace más difícil cerrar el entresurco. Se evalúan un 15% de los lotes en condiciones regulares. Aparte quedan por sembrar unas 320 mil hectáreas de soja de segunda por la falta de piso.
Los escapes de malezas, como rama negra, el sorgo de Alepo y yuyo colorado resistentes están afectando en distinto grado a la región. En plagas, megascelis, trips, bolillera y medidora están presentes pero sin provocar daños que hagan necesarios controles. El 15% de los cuadros inicia el periodo de floración (R1), un 85% está en estados vegetativos avanzados.

Maíces que perfilan una buena campaña

A pocos días de ingresar en la etapa más importante del ciclo, los maíces son los que han salido mejor parados de los últimos temporales. Un 25% de los cuadros ya se encuentra floreciendo y el resto, en unos pocos días más, transitará de lleno esta etapa, con adecuadas reservas de agua. Un 75% de los cuadros se los clasifica entre excelentes y muy buenas condiciones y un 25% como buenos.

Por otro lado la campaña triguera está muy afectada por las adversidades climáticas. La cosecha de trigo está casi finalizada en la región núcleo. Solo resta un puñado de lotes a los que, por falta de piso, no se pudo ingresar. Fue una campaña en la que el combo de sequía, heladas, granizo y excesos dejó una gran heterogeneidad de rindes que se ubican dentro de un rango muy amplio y que va de 5 a 48 quintales.

Pergamino y zona

En la zona de Pergamino, Colón, Rojas, General Arenales y sur de Santa Fe llovió entre 60 y 120 milímetros en esta semana. Fue una lluvia fuerte, en pocas horas: “Si bien la lluvia hacía falta, esta cantidad e intensidad es dañina. De nuevo los bajos tapados de agua. Probablemente se hablará nuevamente de resiembra en muchos lotes de segunda”, comentan los ingenieros.

Las plantas de soja se las nota de pequeño tamaño. Los stands vienen creciendo en forma despareja. Hay mucha fitotoxicidad por herbicidas, especialmente por flumioxazin y metolaclor. Un 10% se la clasifica como muy buena, un 60% buena y un 30% como regular. Se observa presencia de gramíneas anuales y orugas (bolillera y medidora). Los técnicos indican que el cultivo va a mejorar los próximos días, luego de estas lluvias y si aumenta la temperatura. Pero la mayor parte de lo resembrado (en los bajos) se perdería de nuevo con las intensas precipitaciones.

Hay una gran sincronía entre cosecha de trigo y siembra de soja de segunda. Los profesionales indican que hay una incertidumbre sobre cómo va a emerger, por las grandes lluvias. Lo que nazca bien tiene buena perspectiva, ya que los perfiles de suelo han recargado su humedad. Por el lado de los maíces tempranos, con las últimas lluvias gran parte del rendimiento está asegurado. No hay enfermedades ni plagas: “Es el mejor cultivo hasta ahora”, indican. Faltan unos 10 días para antesis.

Por el lado de trigo los rindes fueron entre 10 y 15 qq/ha inferiores al año anterior. La helada del 2 de octubre marcó la campaña. Los rendimientos fueron mejorando con el avance de la cosecha hacia siembras tardías. El rendimiento promedio fue de 52 qq/ha. La calidad es bastante aceptable. Los técnicos recalcan la importancia de la aplicación de nitrógeno, ya que fue un año con escasa mineralización. La caída de granizo afectó mucha superficie.