Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Las nuevas reglas en el Parque, una respuesta a la intolerancia

Los reductores forman parte de las nuevas reglas de convivencia en el Parque. (LA OPINION) Los reductores forman parte de las nuevas reglas de convivencia en el Parque. (LA OPINION)

Más reductores de velocidad, carteles con indicaciones y controles en la zona del anillo perimetral son las medidas que se han sumado para preservar la integridad física de los usuarios, ante la falta de sentido común y de mínimos respetos de unos pocos. Las reiteradas inconductas de algunos ciclistas ha llevado a instituir condiciones de uso cada vez más rigurosas.


Fueron tantas las advertencias que se hicieron con respecto a las normas de convivencia para el Parque Municipal que al fin y al cabo todo terminó como muchos no querían, es decir con más limitaciones y barreras a la libre circulación. Concretamente se tuvo que recurrir a la colocación de reductores de velocidad en el anillo perimetral para evitar las conductas desaprensivas de algunos ciclistas que no entienden que es un especio público recreativo y no uno de entrenamiento.
“El Parque tiene una vida social muy importante, muy activa y todos tienen derecho a ser parte de ese espacio para practicar las varias disciplinas que actualmente se están desarrollando”, explicó Andrés Buey, titular del área municipal de Deportes.
Sin embargo, no todos contemplan las necesidades del otro ni aplican el sentido común que requiere la convivencia entre gente de distintas edades y con diferentes propósitos. Por ello se ha tenido que, paulatinamente, ir reglamentando el uso, poner normas y límites que, a la postre, aunque tienen el buen fin de la preservación, terminan coartando libertades.
“Buscamos normas de convivencia, que se tomen ciertas decisiones concretas porque todos merecen usarlo, tanto ciclistas como atletas y los que se hacen running; pero también queremos que estén las familias, y aquellos que pasean con mascotas; entre otras alternativas que nos da este lugar de la ciudad”, señaló el funcionario local en diálogo con LA OPINION.
- ¿Qué tipo de medidas estarán adoptando para mejorar la seguridad de aquellos que concurren al Parque?
- La primera medida fue que en estos días empezamos a trabajar en la zona del anillo con la colocación de los reductores de velocidad; el máximo permitido es de 20 kilómetros por hora. También determinamos la prohibición de ir en pelotones abultados porque el espacio permite que solamente vayan dos ciclistas de forma pareja para no invadir otros lugares donde otras personas estén paseando con su familia.
Los ciclistas respetarán un solo sentido y una dirección única teniendo presente a las personas que salen a caminar a través anillo del Parque; tendremos nuevos carteles para que las usuarios entiendan cómo será el buen funcionamiento y la convivencia.
- ¿Cómo han respondido los deportistas a estas nuevas indicaciones?
- Queremos proteger a todos los deportistas, pensamos en los ciclistas, pensamos en las personas que salen a pasear, en los vecinos que quieren salir a enseñarles a sus hijos andar en bicicleta y también cuidar a los que corren. La realidad es que es un espacio donde se acumula mucha cantidad de gente y Pergamino también tiene otros sitios donde se pueden practicar deportes de forma más profesional, como por ejemplo El Panorámico.
Respecto de los que andan en bicicletas, como así también los atletas, tuvimos la chance de hablar con referentes en estas disciplinas para ponernos de acuerdo con el fin de lograr la convivencia que estamos proponiendo en el Parque Municipal

Cuidarlo entre todos
“Represento a la Asociación de Amigos del Paseo Ribereño, que es una entidad no gubernamental que funciona en el espacio desde hace más de 15 años”, dijo el doctor Raúl Schneider en un tramo de la nota. “Promovemos desde hace mucho tiempo la realización de obras en este espacio; por ejemplo durante la gestión del intendente Javier Martínez se realizó la repavimentación del Paseo”, comentó este vecino y usuario del Parque.
La Asociación, además de plantear un plan de obras de infraestructura, hace 10 años que se involucra con el código de convivencia del lugar. “El Parque tiene de cinco a seis accesos los cuales representan una zona de riesgo para el peatón que entra ya que se encuentra con el ciclista o bien atletas que están en el anillo perimetral; y además hay un cúmulo de actividades que se volcaron a este espacio verde por lo que se debió reorganizar todo”, señaló Schneider.
“Los carteles ayudarán a los automovilistas que ingresen al Parque para tener más información de dónde poder ubicarse, para poder entender las normativas, y por otro lado habrá que generar infraestructura que permita más servicios para la gente”, explicó el representante de esta Asociación.
Otra arista compleja del Parque es cómo proteger la infraestructura, tanto para que se pueda usar como para darle sentido a las inversiones que hace el Municipio con el dinero de todos, incluso del que rompe. Al respecto Schneider aseguró que “el daño vandálico solamente se evita con el sentido de pertenencia de la gente, de los que practican deportes en este lugar, ya sea de forma individual, o bien con los clubes que vienen al Parque ya que entre todos debemos cuidar este espacio”, señaló en el cierre de la nota.

Viaggio Espresso