Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los carritos de comidas rápidas otra vez con problemas por las exigencias del Municipio

Los reclamos se vienen dando desde hace bastante tiempo. (ARCHIVO LA OPINION) Los reclamos se vienen dando desde hace bastante tiempo. (ARCHIVO LA OPINION)

Luego de una reunión que tuvo lugar este martes entre los comerciantes del sector y autoridades del área local de Habilitaciones, volvieron los inconvenientes a raíz de un pedido de remoción de los puestos los lunes y jueves. Quienes están al frente de estos negocios no están dispuestos a moverlos porque trabajan todos los días a buen ritmo. 


Aunque parezca el cuento de nunca acabar, nuevamente el tema de los carritos de comidas rápidas está en discusión teniendo en cuenta que este martes hubo una reunión con funcionarios de la Municipalidad donde se planteó la posibilidad que los puestos se remuevan los lunes y jueves. “Seguimos sin ponernos de acuerdo con este tipo de cuestiones”, dijeron los comerciantes que fueron consultados por LA OPINION con respecto al encuentro que tuvo lugar en el Municipio.

Uno de los puntos que se expusieron es la obligatoriedad de que los carritos se muevan esos dos días a la semana; y si bien los lunes no sería relevante para quienes están en la atención de los mismos, ninguno aceptará trasladarlos los jueves para que las plazas estén sin los puestos callejeros.

“Imposible que aceptemos retirarnos los jueves de nuestro lugar de trabajo, en estos días que se acercan el movimiento nocturno es cada vez mayor porque la gente concurre a los espacios públicos donde nosotros atendemos y de ninguna manera negociaremos ese día de trabajo”, contaron los puesteros que sienten una persecución de las autoridades contra su labor diaria.

Después de la charla que mantuvieron con integrantes del área local de Habilitaciones, las dudas se volvieron a generar entre ellos; “no podemos vivir de esta forma porque no son claros con nosotros, acá hay familias que dependen de estas fuentes de trabajos para subsistir y realmente es increíble que jueguen con nosotros”, explicaron luego del encuentro en la mañana de este martes.

Reclamos que volverán

Con este panorama cada vez más incierto, los propietarios de los carritos de comidas no descartan iniciar una serie de protestas teniendo en cuenta que tienen “el apoyo de la población y los clientes, ellos nos dicen que nos acompañarán cuando necesitemos defender nuestros puestos de trabajo y si tenemos que ponernos más firmes lo vamos hacer”, señalaron a LA OPINION.

Los horarios de atención que tienen los carritos de comidas son amplios y esto motiva que sea complicado su movimiento. Tal como explicaron los propietarios, hay momentos que hasta altas horas de la madrugada hay clientes que se acercan a comprar, aunque el principal inconveniente para el traslado es que no todos tienen la posibilidad de contar con un vehículo que los acarree y pagar por el servicio es oneroso.

“La reglamentación que se pretende impulsar desde el Municipio tiene sus bases en el mantenimiento de la limpieza del espacio público donde están instalados los carros, aunque también se tiene en cuenta la seguridad alimentaria de los productos que se venden mediante esta modalidad”, indicaron fuentes comunales que hablaron con LA OPINION.

Si bien la reunión se hizo ayer, los conversaciones entre los dueños de los carritos se extenderá hasta tanto no se logre la estabilidad laboral que ellos pretenden; “nos resulta angustiante que cada dos por tres tengamos que sufrir por estos temas, quienes están en el Municipio seguramente no saben lo que se sufre con estos planteos que nos hacen y no es justo porque cumplimos con las obligaciones que nos piden; acá vienen los inspectores de Bromatología y nunca encontraron nada malo”, contaron a LA OPINION los comerciantes de este rubro gastronómico que en el resto del país está teniendo cada vez más auge como son los fast food.

Los puestos podrían moverse de sus lugares los lunes y jueves. (ARCHIVO)

Horarios y discusión

Noelia Retamal, encargada del “Carrito de Susy” durante la charla con LA OPINION señaló que otras de las cosas que “no tiene sentido es el tope horario que nos quieren poner, no podemos cerrar a las 0:00 porque en esta época del año que se viene hay mucho movimiento nocturno y acá trabajamos todo el tiempo que podemos”, dijo la comerciante con relación a la posibilidad de que haya que cerrarlos a la medianoche.

Los habituales comensales reiteraron que hace tiempo van “a los carritos a comer” porque es buena la calidad de los productos y la atención que se les brinda con precios acordes a estos tiempos; “hay familias enteras que los fines de semana vienen acá, los conocemos y la situación económica es complicada, por lo que tratamos de estar con los precios justos para que todos puedan disfrutar de la salida del domingo”, contó Noelia Retamal reconociendo el esfuerzo que hacen para que se pueda seguir con estas fuentes laborales.

Viaggio Espresso