Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los carritos regresaron y hasta el lunes atenderán como es habitual

En las primeras horas de la tarde volvieron a instalar los puestos de comidas en este sector de la ciudad. (LA OPINION) En las primeras horas de la tarde volvieron a instalar los puestos de comidas en este sector de la ciudad. (LA OPINION)

Desde Habilitaciones del Municipio autorizaron a que vuelvan a las plazas aunque todo dependerá de la reunión que los concejales realizarán finalmente el lunes. Quienes están al frente de los puestos quieren ser parte de ese encuentro con los ediles y plantearles que es imposible trasladarlos todos los días como pretenden las autoridades locales.


Después de haberse delimitado los espacios que tendrá que ocupar los puestos de comidas rápidas en la zona de las plazas 9 de Julio y Miguel Dávila, ayer los carritos volvieron a atender a sus clientes aunque los propietarios de los mismos no están muy convencidos, entienden que la medida de removerlos diariamente es algo que el Municipio pretende llevar a cabo y a partir de allí es que quieren participar de una nueva reunión que tendrán los concejales el lunes.
“Anoche (por el lunes) se comunicaron con nosotros desde Habilitaciones para que hoy (por ayer) pongamos los carros en los lugares asignados para cada uno; y tenemos que esperar al lunes cuando haya una reunión de los concejales que tratarán el pedido que le venimos haciendo”, contó Noelia Retamal, la propietaria del “Carrito de Susy”, al ser consultada ayer por LA OPINION.
“Seguimos diciéndole a las autoridades municipales que no podemos moverlos todos los días, nos cobran alrededor de 500 pesos el viaje un flete para trasladarlo a casa y eso es imposible de pagar; aunque el inconveniente es que no tenemos un horario determinado para atender al público dado que nuestra apertura es extensa”, contó la comerciante mientras preparaba su puesto laboral para regresar al lateral este de la Plaza 9 de Julio.
Por otra parte le informaron a LA OPINION que una de las alternativas vertidas por los funcionarios sería llevarlos a un predio municipal cercano a las plazas o bien a un espacio privado donde tendrían que pagar mensualmente un canon de 2.500 pesos para dejarlos estacionados durante la noche y retirarlos a la mañana siguiente; “ninguna de estas opciones será aceptada, no podemos mover los carros y ni siquiera nos otorgan en esos predios un sistema de electricidad para el mantenimiento de los productos que no pueden cortar la cadena de frío”, manifestaron.

Una nueva disposición
De acuerdo a la señalización que hicieron los empleados municipales, ahora habrá dos puestos de comidas rápidas por plaza, más otro en la zona de calle Azcuénaga, tal como funcionaba anteriormente. “No es que insistimos en no moverlos por un capricho, el otro día cuando los movimos no pudimos prácticamente correrlos por el peso, uno de los puestos casi se termina rompiendo y otro quedó varado a una cuadra”, reconoció Retamal en la charla.
“El domingo abrimos a media mañana y terminamos de atender a las 5:00 de la madrugada del lunes; y si ayer (por el lunes) estábamos ubicados en nuestros puestos de avenida Rocha, a las 10:00 también habríamos abierto porque tenemos que hacer las compras, llegan los proveedores y la gente antes del mediodía viene porque hay algunos que son viajantes de paso por Pergamino”, señalaron para graficar uno de los motivos principales que les impide moverlos todos los días.
“Nunca dejamos de pagar lo que nos dicen que debemos abonar”, resaltan en forma constante, “los concejales tienen que escucharnos porque somos trabajadores como cualquiera, con nuestro derecho a cumplir con las tareas que nos asignan y eso será así”, dijeron.

Esperan hasta el lunes
Sobre la presencia de los carritos en la zona delimitada, de acuerdo a lo explicado ayer por los comerciantes, les dijeron que “hasta el lunes se seguirán manteniendo como de costumbre, con la metodología de trabajo actual y tal como funcionaban”, señaló Retamal.
“Pero estamos preocupados porque los concejales definirá la forma en que seguiremos atendiendo y es ahí donde queremos hablar con ellos para que sepan la manera de trabajar que tenemos. Ellos tienen que escucharnos, invitarnos a participar de esa reunión porque sin los comerciantes es difícil que puedan resolver algo ¿o qué pueden llegar a saber más que nosotros sobre esta actividad?”, resaltó el propietaria del “Carrito de Susy”.
Tomando como referencia a los que hablaron con LA OPINION el lunes y ayer, esperarán ser convocados a una reunión con los concejales para plantearles su situación, ellos llevaron sus carros nuevamente en horas de la tarde porque “necesitamos trabajar, somos muchas las familias que vivimos decentemente de esta fuente laboral y la vamos a defender en todo momento, tanto como empleados o bien como propietarios, porque esta es algo que necesitamos para vivir, para pagar nuestras obligaciones y principalmente no le pedimos nada a nadie”, resaltaron en la charla con LA OPINION.

Viaggio Espresso