Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los peregrinos llegaron a Luján y fueron recibidos por monseñor Hugo Santiago

Cientos de peregrinos, de diferentes ciudades de la Diócesis, llegaron a la Basílica el domingo. (OBISPADO SAN NICOLAS DE LOS ARROYOS) Cientos de peregrinos, de diferentes ciudades de la Diócesis, llegaron a la Basílica el domingo. (OBISPADO SAN NICOLAS DE LOS ARROYOS)

Con lágrimas en los ojos, con la piel tostada por el sol pero movilizados por la fe, los caminantes, que hacía siete días habían partido desde diferentes ciudades de la Diócesis de San Nicolás, llegaron el domingo a la “casa de la madre gaucha”.


Luego de caminar decenas y decenas de kilómetros, superando cualquier obstáculo, los peregrinos llegaron el domingo a la Basílica de Luján.
Alrededor de las 12:00, en la rotonda de ingreso al templo, los caminantes que hacía siete días habían partido desde diferentes ciudades de la Diócesis, se congregaron. Cada grupo portaba la imagen de la Virgen gaucha, Nuestra Señora del Luján, patrona de Argentina.
Con las banderas papales en alto, los peregrinos recorrieron el acceso hasta llegar al templo. Allí fueron recibidos por el obispo de la Diócesis de San Nicolás monseñor Hugo Santiago, por el obispo emérito Héctor Cardelli y por numerosos sacerdotes de la Diócesis nicoleña.
Con lágrimas en los ojos, con la piel tostada por el sol pero movilizados por la fe y la devoción a María, los caminantes no dejaron entrever su cansancio, por el contrario hicieron sentir sus gritos y cánticos de alabanza hacia Dios.

Las apariciones
Una vez ubicados a lo largo y ancho del templo, se desarrolló la liturgia de renovación de las promesas bautismales y aspersión del pueblo.
Monseñor Santiago se dirigió a ellos en la homilía.
Después, durante la celebración eucarística, algunos peregrinos recibieron los sacramentos de iniciación a la vida cristiana.

El padre Fortunato, el obispo Santiago y el obispo emérito Cardelli, recibieron a los fieles en la misa. (OBISPADO SAN NICOLAS DE LOS ARROYOS)

De Pergamino
En contacto con LA OPINION, los peregrinos de nuestra ciudad expresaron su satisfacción por haber cumplimentado un nuevo año de esta profesión de fe. Esta semana, con fecha a definir, los caminantes se congregarán nuevamente en una reunión donde además de compartir sus experiencias personales y grupales, decidirán dónde dirigirán las donaciones de alimentos que recibieron y que no utilizaron.

¿Cómo surgió?
La procesión diocesana nació en la década del 70, cuando un grupo de seminaristas decidió acercar a María y la Palabra de Dios a jóvenes de la comunidad nicoleña. La convocatoria tuvo una muy buena aceptación entre los fieles, que año a año fueron siendo más, y desde entonces se realiza de manera ininterrumpida.
En los comienzos todas las ciudades de la Diócesis (San Nicolás, Pergamino, Arrecifes, San Pedro, Ramallo, Colón, Rojas y Salto) peregrinaban de manera conjunta pero, con el transcurso de los años, cada uno fue tomando una ruta diferente. Por cuestiones organizativas y de alojamiento es que se decidió dividir la peregrinación en distintas columnas, aunque todos están bajo el mismo objetivo de llevar sus ofrendas, pedidos y agradecimientos a la Madre celestial.

Viaggio Espresso