Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los servicios sociales se reincorporarán a la factura de la Cooperativa Eléctrica

La Cooperativa volverá a la antigua boleta, con los servicios sociales facturados junto al consumo eléctrico. (LA OPINION) La Cooperativa volverá a la antigua boleta, con los servicios sociales facturados junto al consumo eléctrico. (LA OPINION)

El consejo de administración de la Celp le confirmó a LA OPINION que esta prestación, que desde junio se cobra por separado, volverá a formar parte de la boleta principal. La decisión se tomó luego de que se prorrogó hasta 2021 la aplicación de la resolución que impedía incluir conceptos ajenos a la energía eléctrica. Sería a partir de marzo.


La Provincia, mediante la Resolución Nº 24/19 prorrogó hasta 2021 la aplicación de la Nº 167/18, que establece que los distribuidores provinciales y municipales no pueden incorporar en su facturación conceptos ajenos a la prestación del servicio de energía eléctrica. En ese marco, la Cooperativa Eléctrica de Pergamino (Celp) le confirmó a LA OPINION que “los servicios sociales volverán a ser incluidos en la factura principal” como ocurrió hasta mayo pasado.
El consejo de administración de la Celp, que es presidido por Roberto Zucarelli, terminó de tomar esta determinación en su reunión del lunes pasado. Asimismo, desde la entidad estimaron que el monto correspondiente a los servicios sociales se incorporaría nuevamente a la “factura tradicional” a partir de marzo.
Cabe recordar que la Celp comenzó a cobrar por separado el costo de los servicios sociales desde la factura de junio pasado para dar cumplimiento a la Resolución Nº 167/18 del Organismo de Control de la Energía de la Provincia de Buenos Aires (Oceba). Esta determinaba que las distribuidoras de luz no podían incorporar en su facturación conceptos adicionales sin la aprobación previa de ese organismo, con excepción de la Tasa Municipal de alumbrado público.
Esta normativa determinó que las cooperativas que proveen el servicio eléctrico debían facturar su prestación de forma autónoma e independiente de cargos que no sean estrictamente derivados del consumo de luz. Para que la Celp pudiera dar cumplimiento a la resolución debió realizar una importante inversión para modificar el modo de facturación y al poco tiempo que se adecuó, una disposición del Oceba prorrogó hasta el 31 de diciembre pasado el plazo para dar cumplimiento a la norma. Sin embargo, en ese momento no se pudo dar marcha atrás.

Inconvenientes para el cobro
Desde que los servicios sociales se abonan por separado de la boleta principal de la Celp se registró una disminución del cobro por este concepto. Esta situación llevó a que además de reducirse los ingresos de la entidad, una significativa cantidad de socios, dejó de pagar los servicios sociales corriendo el riesgo de perder la cobertura. Desde la Celp informaron que aproximadamente “un 10 por ciento” de los socios no abonan el monto por los servicios sociales (figura en la parte inferior de la factura con un monto y un código de barras individual).
El consejo de administración explicó que “esta circunstancia le generó un sinnúmero de inconvenientes a la Cooperativa desde el punto de vista administrativo ya que hubo que facturar de manera independiente el suministro de energía y por otro lado, al no poder incluir en la factura los servicios sociales, un número importante de asociados dejó de abonar los servicios sociales”.
En síntesis, la facturación por separado llevó a que muchos asociados solo continúen abonando la factura de energía eléctrica y no los servicios sociales, que se agregan en un talón independiente en la parte inferior de la factura de la Celp.
Como se explicó, esto provocó una significativa caída en la recaudación correspondiente a esos servicios, una prestación de buena calidad que brinda la Celp desde hace muchos años.

Informar para concientizar
Durante los últimos meses, la Celp instó a no dejar de pagar “la segunda factura” debido a que “hay socios que al adeudar cinco o más facturas de servicios sociales perdieron la cobertura”. Esto generó preocupación en las autoridades de la Celp porque en caso de fallecimiento de algún socio (o de quien o quienes tenga incorporado en los servicios sociales) que haya dejado de pagar el talón inferior no tendrá acceso a esta prestación. Asimismo, desde la Celp explicaron que “los servicios sociales no reparten ganancia, se divide el gasto sobre la cantidad de socios y de ahí sale el costo, o sea que si baja la cantidad de socios que están pagando, aumentará la cuota”.
Pese a que la Cooperativa Eléctrica envió a los socios folletos informativos acompañando la factura y difundió a través de sus delegados y los medios de comunicación, no pudo solucionar los problemas que le ocasionó el cobro por separado de los servicios sociales. También la entidad hizo hincapié en la importancia de esta prestación (además de los sepelios también incluye un completo banco ortopédico) para que no se profundice la caída de la recaudación por este servicio y así poder mantener su calidad.
La normativa no solo afectó a la Celp, sino a todas las cooperativas bonaerenses. En consecuencia elevaron sus quejas a los organismos de control manifestando los efectos negativos de la resolución en cuestión. Finalmente “los cambios en las autoridades provinciales trajeron consigo un cambio en la política respecto a los conceptos ajenos al servicio eléctrico”, manifestaron desde el consejo de administración al informarle a LA OPINION el regreso a la histórica forma de facturación.

Viaggio Espresso