Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los talleristas del automotor celebran este martes su día

Los talleristas se vuelven indispensables a la hora de poner en condiciones nuestros vehículos. (ARCHIVO) Los talleristas se vuelven indispensables a la hora de poner en condiciones nuestros vehículos. (ARCHIVO)

El término comprende a quienes se desempeñan en talleres de electricidad, mecánica, chapistas, gomerías, torneros y todos los espacios que dediquen su labor al servicio del automotor. Este año la fecha no encuentra a los trabajadores del sector en un buen momento, con contexto económico complejo.


En conmemoración del primer congreso nacional que se llevó a cabo el 23 de julio de 1971 en Cosquín, Córdoba y que dio inicio a la Federación Argentina de Asociaciones de Talleres de Reparación de Automotores y Afines (Faatra), los talleristas del automotor de nuestro país celebran este martes su día.

El término comprende a todos los trabajadores que se desempeñan en talleres de electricidad, mecánica, chapistas, gomerías, torneros y todos los espacios que dediquen su labor al servicio del automotor.

Este año la fecha no encuentra a los trabajadores del sector en un buen momento, ya que el contexto económico del país ha repercutido en la actividad. La situación económica ha repercutido no solo en el bolsillo de la gente, sino también en el del tallerista, porque a pesar de ser dueños de comercio forman parte del común de la gente y los gastos fijos han aumentado tanto en el hogar como en el negocio.

Atrap

En nuestro medio, una de las cámaras que forma parte de esta federación es Atrap (Asociación de Talleres de Reparaciones de Automotores de Pergamino). Surgió en junio de 1986 luego de varias reuniones que llevaron a cabo los talleristas con el empuje de un recordado mecánico: Guillermo Grimaldi. Con el transcurso del tiempo se desarrollaron cuatro asambleas generales hasta que se constituyó la primera comisión directiva elegida por 140 trabajadores del rubro. En este sentido, la dirigencia fundadora estuvo conformada por: Guillermo Grimaldi (presidente), Osvaldo Premio (vicepresidente), Leonardo Lanzillotta (secretario), Alberto Andrés (prosecretario), Norberto Rondelli (tesorero), Hugo Barreiro (protesorero), Rodolfo Fernández, Carlos Ponsa y Novoa (vocales), Roque Muratore (vocal suplente) y Juan Carlos Capra (comisión revisora de cuentas).
A través de la adhesión a la Federación nacional, la Asociación obtuvo muchos beneficios para sus afiliados, tales como representación gremial en los convenios colectivos de trabajo, cursos y capacitaciones para innovar la tarea en los talleres, créditos bancarios, obra social, etcétera.

Talleristas

Los talleristas cumplen una singular función social asumiendo la responsabilidad de reparar y mantener en servicio los automotores de todo tipo que utiliza la gente, en la mayoría de los casos para concurrir al trabajo. Los talleristas tienen su parte en los procesos de producción, de progreso y de bienestar de las comunidades y bien merecen un cálido abrazo en éste, su día.

El mecánico es una de las especialidades de talleristas. Se lo podría comparar con el médico pues revisa el automotor con instrumental adecuado y diagnostica el problema.
Por cierto, hay varias clases de mecánicos, entre ellos egresados de alguna escuela técnica, que con el transcurso del tiempo se instruyeron y trabajan utilizando los manuales de fábrica -si los hay-, y elementos de prueba para reparar automotores.

Pero están los otros mecánicos, los que por lo general se iniciaron siendo niños como aprendices, ayudantes o peones en un taller a la edad en que se adquieren conocimientos con facilidad. La mayoría se dedica a atender autos cuya tecnología es la clásica: distribuidor, platinos, condensador y carburador. Tanto unos como otros son hombres que aman su oficio.

Algunos poseen instrumental adecuado para trabajar con los autos modernos con encendido electrónico y alimentación por inyectores. Otros no pueden adquirir esos elementos pero solucionan los problemas.

Chapa y pintura

La profesión de chapista se aprende con los años y normalmente con la ayuda de un oficial durante las actividades como aprendiz y con vocación. Es una profesión muy artesanal y requiere de mucha experiencia pues se hacen trabajos complicados.

Chapista según la Real Academia de la Lengua Española significa: “Persona que trabaja la chapa”, pero el trabajo del chapista se extiende mucho más de ese significado. Algunos de los trabajos habituales de los chapistas son reparación de abolladuras en general, entendimiento y uso de la bancada, presupuestos para peritaciones, soldadura con todo tipo de máquinas, para multitud de objetos y materiales, reparación de plásticos (paragolpes, faldones), de cerraduras y derivados y reparación de asientos.

Por otra parte, los pintores desempeñan trabajos como: pintado general y parcial con multitud y variedad de productos, aplicación de fondos y enmasillados, lijados de todo tipo, entendimiento de programas informáticos para fórmulas de colores y colorimetría y pulir diferentes tipos de imperfecciones, entre otras.

Viaggio Espresso