Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Los terapistas ocupacionales celebraron su día

En el Hospital San José, dentro del Servicio de Rehabilitación, las terapistas ocupacionales forman parte del equipo interdisciplinario. (ARCHIVO) En el Hospital San José, dentro del Servicio de Rehabilitación, las terapistas ocupacionales forman parte del equipo interdisciplinario. (ARCHIVO)

En el Hospital San José las terapistas ocupacionales forman parte del equipo interdisciplinario. La licenciada Antonia Irizar es la jefa de la Sala de Rehabilitación. Las licenciadas Florencia Gennaro y Romina Davín se ocupan de la atención de la población infantil; mientras que las terapistas Raquel Cordich y Hebe Verde atienden pacientes adultos.


En 1956, a raíz de la epidemia de poliomielitis que asoló a la Argentina, se estableció en el Centro de Rehabilitación del Lisiado de Buenos Aires un programa terapéutico; fue el antecedente de la primera Escuela Nacional de Terapia Ocupacional Argentina (Ento) -y también latinoamericana- fundada en Buenos Aires en noviembre de 1959 según los principios básicos de la Federación Mundial de Terapistas Ocupacionales. Como homenaje a estos profesionales se instituyó este día en ocasión de realizarse, el 10 de septiembre de 1985 en la provincia de La Rioja, el Primer Congreso Argentino de Terapia Ocupacional.
El Marco de Trabajo para la Práctica de la Terapia Ocupacional Tercera edición, define a la profesión como “el uso terapéutico de las actividades de la vida diaria (ocupaciones) con individuos o grupos con el propósito de mejorar o permitir la participación en los roles, hábitos y rutinas en el hogar, escuela, lugar de trabajo, la comunidad, y otros ambientes. Los terapeutas ocupacionales utilizan su conocimiento de la relación entre la persona, su participación en ocupaciones significativas y el contexto para diseñar planes de intervención de carácter profesional que facilitan el cambio o crecimiento en las capacidades del paciente y habilidades necesarias para la participación exitosa”.
Los profesionales de terapia ocupacional reconocen que la salud es obtenida y mantenida cuando las personas son capaces de comprometerse participar en las ocupaciones.

En Pergamino
En el Hospital San José, dentro del Servicio de Rehabilitación, las terapistas ocupacionales forman parte del equipo interdisciplinario, siendo la licenciada en Terapia Ocupacional Antonia Irizar la jefa de la Sala de Rehabilitación. Las licenciadas Florencia Gennaro y Romina Davin se ocupan de la atención de la población infantil; mientras que las terapistas Raquel Cordich y Hebe Verde realizan atención de pacientes adultos.
El abordaje de terapia ocupacional en adultos tiene modalidad de atención en internación y ambulatoria. Dentro de la internación incluye el asesoramiento y entrenamiento a la familia del paciente en los cuidados básicos de la persona en cama (postura adecuada, equipamiento necesario, tipo de estímulos, cómo movilizar, rotar y atender a la persona), iniciar la participación activa de la persona internada en las actividades básicas de la vida diaria. Se articula la intervención con médicos fisiatras, fonoaudiología y kinesiología.
Una vez que el paciente recibe el alta hospitalaria de internación ingresa de manera ambulatoria a la atención interdisciplinaria del servicio de rehabilitación. Aquí las terapistas ocupacionales realizan un abordaje dirigido principalmente a recuperar el mayor nivel de autonomía y autodeterminación posible en el desempeño ocupacional de la persona, apuntando principalmente a entrenar a través de técnicas y estrategias el vestido, la higiene y arreglo personal, transferencias, alimentación; todas las actividades de su vida cotidiana que hasta el momento previo a la internación la persona realizaba por sí misma. También se aborda la rehabilitación funcional del miembro superior para permitir el uso funcional del mismo en las actividades cotidianas. Una vez que la persona ha adquirido desempeño en sus actividades básicas, se comienza a trabajar sobre aquellas actividades instrumentales de la vida diaria, se realiza entrenamiento en la preparación de comidas, manejo del dinero, tareas del hogar, desenvolvimiento en la comunidad, uso del transporte, etcétera.
El abordaje se lleva a cabo mediante talleres de dispositivo grupal para pacientes o de forma individual, de acuerdo al caso. Y al mismo tiempo, se articula con las demás terapias mediante una atención interdisciplinaria, se trabaja entrelazado con fisiatría, psicología, fonoaudiología, kinesiología, psicopedagogía y trabajo social.
La Terapia Ocupacional Pediátrica tiene como objeto de conocimiento la ocupación en los primeros años de vida con el fin de potenciar las capacidades de los niños y su entorno para que logren el mayor nivel de independencia funcional.
El niño desde su nacimiento está comprometido en una variedad de áreas ocupacionales que implican: Las actividades de la vida diaria (alimentarse, higienizarse, vestirse y movilizarse).
Las actividades instrumentales de la vida diaria, como por ejemplo preparar su mochila, su cartuchera, organizar su vianda, etcétera.
Jugar (implica tanto el despliegue de su motricidad fina y gruesa, como también de su estructura subjetiva, sistema sensorial, etc.), por ejemplo al fútbol, autitos, vestir a la muñeca.
Aprender. Participar socialmente (actividades en la comunidad). Para ello es necesario tener una mirada holística del paciente que contemple tanto sus habilidades personales como su entorno, contexto, rutinas, hábitos, actividades que realizan y la demanda que estas generan. El abordaje es de manera interdisciplinaria con Kinesiología, Fonoaudiología, Psicopedagogía, Psicología y Trabajo Social reforzando así la mirada integral del infante y su familia.
En el área de Terapia Ocupacional pediátrica del Higa San José de Pergamino se trabaja tanto en internación como de manera ambulatoria.
La internación abarca Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica, Sala de Pediatría y Neonatología donde se trabaja evaluando las áreas ocupacionales, posicionando al niño, asesorando a las familias, enfermeras y pediatras. En el caso de detectarse algún tipo de patología o retraso en la adquisición de pautas madurativas es derivado al equipo interdisciplinario del Servicio de Rehabilitación donde será evaluado y, de ser necesario, iniciará un tratamiento individualizado.
Dentro de la atención ambulatoria, las terapeutas ocupacionales intervienen en la atención de niños con diversas patologías, observándose con mayor frecuencia parálisis cerebral, retraso en el desarrollo, trastornos de la conducta y trastornos de espectro autista. El objetivo primordial es que el niño logre el mayor nivel de independencia posible en todas las actividades diarias esperables para su edad, y se utiliza como medio terapéutico el juego, ocupación de mayor importancia en la niñez. Además resulta fundamental el trabajo en conjunto con las familias, quienes se ocupan de la crianza y de sus necesidades, como también con su entorno modificándolo si fuese necesario.
Otra actividad que se lleva a cabo, en conjunto con el área de Pediatría, es el Programa de Seguimiento del Recién Nacido de Riesgo, el cual busca garantizar la atención integral de los recién nacidos de riesgo luego de ser dados de alta. Se organiza en consultorios externos a donde asisten periódicamente los niños que han nacido prematuros para realizar un control del neurodesarrollo.
El objetivo principal del programa es el de promover el desarrollo normal del niño pretérmino. Tiene dos tareas principales: la detección primaria de disfunciones mentales, motoras, sensoriales y de la conducta (riesgos a los que están expuestos estos niños) para un adecuada atención; y la segunda es la de brindar apoyo tanto emocional, como educativo a los padres de estos niños.