Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Manuel Elías pide “trabajar por el desarme civil”

 Manuel Elías es autor de una ley por el desarme. (LA OPINION) Manuel Elías es autor de una ley por el desarme. (LA OPINION)

Ante los dichos de la ministra de Seguridad de la Nación con relación a que quien quiera andar armado que lo haga, el dirigente justicialista y exdiputado provincial opina que lo que hay que alentar es justamente lo contrario. Asegura que “una sociedad armada es más peligrosa y eso está comprobado estadísticamente”.


Manuel Elías, exdiputado provincial autor del proyecto de ley de desarme en la provincia de Buenos Aires, opinó que “son muy lamentables los dichos de la ministra (de Seguridad) Patricia Bullrich sobre que ‘quien quiera andar armado que ande porque somos un país libre’; dijo que tales expresiones revelan desconocer el Código Penal de la Nación. Y señaló que “como ciudadana y como ministra debería conocer los límites legales que existen en Argentina para la tenencia y portación de armas de fuego”.
Lo “gravísimo” de las declaraciones, según Elías, es la incitación a la violencia implícita, “porque no se pueden medir las consecuencias de promover que la gente ande armada por la calle. Argentina no es ni Texas ni Arizona ni una película de acción en el cine, somos una sociedad civilizada”.
El exdiputado habló de desconocimiento de la funcionaria respecto del Código Penal, concretamente explicó que la Ley Nº 26.216 de Desarme Civil vigente (del año 2007) se extendió por Ley Nº 27.415 (en 2017) hasta el 31 de diciembre de 2019 como Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego.
- ¿Qué datos oficiales cuantifican que haya consecuencias en el uso de armas civiles?
-Todos lo pueden verificar, la Corte Suprema de Justicia de la Nación nos informa que solo en el año 2012 en el 70 por ciento de los homicidios dolosos aparece un arma de fuego y solo dos de cada 10 son en situación de robo; los demás son por situaciones de venganza, riñas o peleas intrafamiliares que nada tenían que ver con un delito. Una de las principales causas de muerte en la Argentina es el mal uso de armas de fuego.
-¿Hay datos sobre cuántas armas existen en poder de la sociedad civil?
-Se calcula que hay entre 1.500.000 y 2.000.000 de armas ilegales. Es muy peligroso que la ministro de Seguridad no colabore para la aplicación de una ley que viene teniendo un buen efecto en la sociedad, como prueba de esto tomemos algunos datos del año 2002, cuando hubo 4.402 muertes por armas de fuego y en el año 2012 esta estadística bajó a 2.417, una reducción del 45 por ciento. Si tomamos en cuenta que la Ley Nacional de Desarme Civil entró en vigencia en 2007, vemos claramente los efectos beneficiosos de desarmar a la población, si bien somos conscientes de que esto no es todo para disminuir la violencia, las políticas inclusivas también hicieron su aporte, entre otros factores.
Es claro que si el Estado Argentino no lleva adelante políticas de inclusión, que construyan una sociedad más equitativa y más justa, no hay chances de que ganemos la lucha contra la violencia y el delito que nos carcome y nos destruye cada día como sociedad.
-¿Usted vincula directamente el incremento de la cantidad de civiles armados con el crecimiento en los niveles de violencia en la sociedad?
-Trabajar por el desarme civil, es precisamente trabajar por el camino de la justicia. Como sociedad debemos disminuir los niveles de violencia y una de las causas es la angustia por la falta de empleo, por no poder vivir con dignidad, por ver como los hijos ya no tienen futuro contribuye a tener una sociedad predispuesta al malhumor y posiblemente a reacciones violentas, que pueden tener consecuencias irreparables si como dice la ministra la gente anda armada.
Es responsabilidad de los Estados nacional y provincial hacer cumplir las leyes y trabajar en la construcción de una sociedad más justa e inclusiva.
-A varios años de su entrada en vigencia, ¿cómo ve que están funcionando el Programa Nacional de de Entrega Voluntaria de Armas y la ordenanza local de su autoría, de Prevención de Uso de Armas?
- Las campañas de concientización, comenzando desde las escuelas, como debe ser, sobre el peligro y las consecuencias de la tenencia de armas en los hogares y del mal uso de las mismas, creo que es una parte importante para mejorar como sociedad. Porque estoy convencido de que a los chicos hay que enseñarles a resolver los conflictos mediante el diálogo y la palabra.
Entre 2007 y 2016 se destruyeron 300 mil armas de fuego en el país, cuando entre 1992 y 2002, solo 40 mil habían pasado por el molino triturador. Cuando surgen conflictos entre las personas la palabra y el diálogo son las herramientas adecuadas para resolverlos.
Para la prevención de los delitos y para aplicar todo el peso de la ley, están las fuerzas de seguridad y el Poder Judicial, que deben actuar con capacidad, profesionalismo y al servicio de una sociedad que reclama vivir en paz, con respeto y con justicia.