Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

María Martha Perretta: “La baja de la mortalidad infantil fue notable y no hay que subestimarla”

María Martha Perretta, secretaria de Salud del Municipio. (LA OPINION) María Martha Perretta, secretaria de Salud del Municipio. (LA OPINION)

La secretaria de Salud la califica como “un indicador sensible que puede volver a aumentar”. Afirma que lo que posibilitó el descenso fue un trabajo articulado entre distintos actores “cuyas bases quedan”, en atención al posible cambio político en la gestión.


Hace unas semanas, la difusión de las cifras sobre el marcado descenso del índice de mortalidad infantil puso a Pergamino en un lugar destacado dentro de las ciudades de la Región Sanitaria IV en relación con este indicador sensible que habla mucho sobre el estado de salud de una población. Las cifras motivaron por parte de LA OPINION la producción de una serie de informes sustentados en una ronda de consultas con distintos actores y autoridades sanitarias, con la intención de conocer cuáles fueron las estrategias implementadas para alcanzar revertir este índice.

Como parte de esa ronda de consultas, y en el contexto de algunas voces que se alzaron desde diversos espacios para “relativizar la baja del indicador”, LA OPINION entrevistó a la doctora María Martha Perretta, secretaria de Salud del Municipio, quien destacó que “el descenso del índice de mortalidad infantil fue notable y no hay que subestimar esa baja por más que el dato sea sensible y a lo mejor el año que viene pueda volver a aumentar”.

-¿Considera que el índice de mortalidad infantil actual es el que Pergamino puede mantener?

-No creo que experimente un gran aumento porque esto tiene que ver con políticas públicas que han establecido bases que quedarán en el tiempo. Poder tener una acción sobre el control de embarazo es una política pública concreta y para ponerla en marcha también tuvimos mucho apoyo desde Provincia. Se hicieron muchos consejos regionales, se han dado muchísimas capacitaciones a los equipos de salud. Lo que tenemos en esta ciudad es la suerte de contar con un hospital interzonal que tiene una guardia de Obstetricia, en poco tiempo contará con el Centro Obstétrico. Son todas cosas que quedan y van sumando granitos de arena para que los indicadores de mortalidad infantil vayan bajando. Lo mismo ocurre con la posibilidad de tener una Neonatología, eso también es muy importante.

-¿Cómo está estructurado el programa de control de embarazo a nivel de la atención primaria de la salud?

-Lo que hicimos localmente es tener un sistema de alarma en el que se carga a cada una de las embarazadas y se está muy atento a la asistencia al control. Cuando sabemos que hay algunas mujeres que por situaciones de vulnerabilidad social o por problemáticas de salud no acuden, se las va a buscar a sus domicilios. Hay un alerta que se dispara y que nos permite no interrumpir el seguimiento de ese embarazo. Siempre la interrelación con el obstetra y con la trabajadora social es fundamental en esta estrategia. Para los controles de laboratorio que se realizan durante la gestación dependemos del Hospital pero en tres Centros de Atención Primaria de la Salud (Elustondo, “2 de Abril” y Oscar Bustos) contamos con una técnica de laboratorio que realiza extracciones de sangre. Esta es una acción que pudimos implementar producto de la articulación con el Hospital, porque este recurso humano presta también servicios en el Hospital. Es una colaboración que hacemos en el Hospital porque los días que no realiza extracciones en las salas, cumple con su carga horaria en el Hospital como técnica de laboratorio.

El control ecográfico tenemos la posibilidad de hacerlo en el Centro de Atención Primaria de la Salud “2 de Abril”, donde contamos con un médico ecografista que se dedica a hacer estudios solo de control de embarazo. Todas estas cuestiones las pudimos ir aceitando y son pequeñas cosas que quedan instaladas y de a poco van mejorando y minimizando que las situaciones de riesgo se nos escapen.

El primer año de vida

-Las políticas para controlar la mortalidad infantil contemplan no solo el control del embarazo sino la salud de los bebés hasta su primer año de vida. ¿Cuáles son las acciones sanitarias que se instrumentan desde el Gobierno municipal para alcanzar a esa población?

-Coordinamos con el Hospital que todo recién nacido no se vaya de alta si no tiene el turno programado en el centro de salud más cercano al domicilio. Ese control de primera vez es fundamental. Y se coordina a través de la doctora Adriana Pierro desde el área programática del Hospital.

Ella automáticamente llama a los Caps y se sabe que ese turno es prioritario. Eso está muy coordinado. Aparte de esto, las trabajadoras sociales hacen la visita domiciliaria de todo recién nacido. No es solo el control pediátrico sino saber en qué contexto ese bebé vive. Porque de esa manera nosotros también sabemos de lo orgánico y de la problemática sanitaria que cosas de la vulnerabilidad social pueden estar influyendo en su condición de salud.

Otro aspecto crucial es la inmunización y el control de vacunación. Se trabaja mucho ya desde el embarazo la lactancia materna. Para ello contratamos a una nutricionista que se dedica a la puericultura y da charlas enseñando a amamantar. Esto es algo fundamental. Tenemos la posibilidad de darle la leche maternizada pero hay que trabajar con la mama y explicar los beneficios de la lactancia materna. Esa también son cosas que influyen muchísimo sobre la salud del bebe. Asimismo realizamos campañas sobre el sueño seguro y trabajamos mucho con las mamás con este tema. Son pequeñas cosas que cambian una realidad. Un descenso tan grande del número nos sorprende, pero uno subestima estas pequeñas cosas que cuando se ponen en la balanza pesan y en el conjunto impactan en que el número haya podido descender

Perretta destacó la articulación con el Hospital en la atención sanitaria de bebés de alto riesgo. (LA OPINION)

El vínculo con las mamás

En relación a cuál es la respuesta de las mamás que se atienden en el sistema de atención primaria en relación a las estrategias de cuidado implementadas para asegurar el buen estado de salud de ellas y sus bebés desde la gestación, la secretaria de Salud resaltó que “depende del lazo que el equipo de salud logra con esa mamá”.

“La respuesta de ellas muchas veces tiene que ver con qué relación se logra dentro del barrio. Si se sienten contenidas y son bien recibidas en el espacio de salud adhieren a la estrategia, se comprometen con talleres y actividades. En muchas cosas necesitamos de la voluntad de la mamá. Es muy importante el trabajo en terreno de la relación de salud. La relación con el médico, el enfermero, la trabajadora social. Hay que lograr que se sientan parte del espacio de salud. Cuando hay un buen vínculo se acercan y saben dónde acudir cuando tienen un problema. No es menor que en los Centros de Salud se hayan hecho muchas mejoras edilicias e inversiones en insumos de atención e infraestructura. Se ha cambiado mobiliario, tratamos de que no falten medicamentos ni leche. Un espacio más amigable da buenas respuestas”.

-La puesta en marcha de estas estrategias supuso un refuerzo en materia de recursos humanos…

-En algunos sentidos sí, con las nutricionistas, la puericultora. Tratamos de reforzar Pediatría, un aspecto en el que estamos complicados porque la especialidad lo está. No solo en Pergamino sino en el país faltan pediatras. Hemos tratado de tentar con un refuerzo económico a las pediatras que tenemos para que cumplan más cantidad de horas. Hay mucho trabajo en conjunto con los niños en estado vulnerabilidad con el Hospital, donde tenemos una trabajadora social que atiende las situaciones que se presentan allí y articula con nuestros Centros de Atención Primaria. Además trabajamos con la Secretaría de Tierras y Vivienda en el aporte de elementos que necesitan mejorar la infraestructura de determinadas familias cuando la condición en la que viven impacta en sus situaciones de salud.

-¿Qué opinión le merecen quienes relativizan el descenso de la mortalidad infantil argumentando que tiene que ver con el modo de carga de los datos o con indicadores que pueden variar de un año a otro?

-Es cierto que es un indicador sensible, pero no hay que subestimarlo. En los últimos años han nacido entre 1550 y 1700 nacidos vivos, eso se ha mantenido estable. He escuchado a algunos profesionales que relativizaban el descenso argumentando que quizás había fallecidos en otras ciudades que no se habían cargado en Pergamino. Hay que explicarles que las defunciones que se producen en otra parte del país vuelven al lugar donde el bebé nació. No hay manera de vulnerar ese dato.

-¿En el plano de las mejoras que queda pendiente?

-Siempre se puede mejorar y debemos hacerlo. Poder reforzar la atención de control de embarazo sigue siendo una premisa. Sería ideal hacer extracciones de sangre en todos los centros de salud para evitar el traslado de esa futura mamá hasta el Hospital o las salas donde sí podemos realizarlas. Todo el tiempo estamos implementando acciones de mejora, poder conocer al paciente no solo desde lo orgánico sino desde lo social y atender el contexto en el que vive es fundamental y siempre hay que seguir aceitando los mecanismos para poder hacerlo.

-Este indicador es el fruto de políticas públicas. En tiempos preelectorales, ¿considera que un cambio en el escenario político puede alterar alguna de estas acciones instrumentadas en materia de salud materno infantil?

-Son bases que están establecidas. No creo que haya un signo político que esté en desacuerdo con el hacer cuando es para la gente. Estas decisiones políticas quedan independientemente de quien gobierne. Nosotros hemos tenido mucho acompañamiento del Ministerio de Salud y un cambio de signo político en el manejo de esa cartera lo que puede significar es que cambien las cabezas de algunos programas, pero mi sensación es que las políticas que están establecidas, ya quedan.

Trabajo en red

En materia de políticas de cuidado de la salud materno infantil, la Secretaría de Salud lleva adelante un trabajo en articulación con organizaciones de la comunidad, entre ellas Conin y Gravida, con las que coordina algunas acciones que complementan la tarea del equipo de salud y la enriquecen. Al respecto, la doctora María Martha Perreta, describió: “Actualmente estamos articulando con Conin y en algunos barrios con Gravida, dos organizaciones de la comunidad que están presentes en varios barrios y articulan algunas de sus acciones con el Centro de Atención Primaria de cada lugar”.

En lo que atañe a Conin la articulación es continua. “Ellos están presentes con puntos Conin en 10 sectores de la ciudad y trabajan en interrelación con el Centro de Salud de la zona. Fundamentalmente actúan en embarazadas y niños menores de 2 años. Bajo sus programas tienen más de 100 niños y muchas mujeres que participan de talleres y distintas actividades”.

“Nosotros tenemos mucha articulación con Conin porque lo que queremos es trabajar en conjunto, no que sean cosas paralelas sino que se complementen. Cotidianamente hacemos reuniones para coordinar que la embarazada de riesgo o que el bebé con alto riesgo nutricional no solo lo asistan ellos sino que nosotros podamos instrumentar acciones específicas”, planteó. “Tratamos de no superponer esfuerzos, Conin está trabajando con 100 niños, a veces algunos más o menos de acuerdo al barrio, y generalmente una vez que captan a la embarazada trabajan con ella y siguen luego con ese niño hasta los 2 años, siempre de manera articulada”.

“Lo que ellos hacen es brindar acompañamiento a la mujer embarazada que se asiste en el sistema de Atención Primaria para el control de la gestación. Realizan un fuerte trabajo en nutrición y cuentan con dos pediatras. En lo pediátrico se insiste mucho en coordinar el trabajo”, resaltó destacando los buenos frutos de esa tarea “ensamblada”.

Viaggio Espresso