Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Mariana Carbajal: “La idea es contar lo que nos pasa por ser mujer”

Mariana Carbajal durante la ponencia en la Cátedra sobre Género. (LA OPINION) Mariana Carbajal durante la ponencia en la Cátedra sobre Género. (LA OPINION)

La periodista fue parte de la Cátedra Libre “María Inés Carro” sobre Educación Sexual Integral y Género. En la oportunidad expuso su cuarto libro, “Yo te creo hermana”, que versa sobre relatos en primera persona de mujeres que han sufrido violencia.


En la Unnoba la periodista Mariana Carbajal presentó su último libro “Yo te creo hermana”, en la que expone los relatos de víctimas de violencia de género, acosos y abusos.
La exposición de Carbajal se dio en el marco del quinto encuentro de la Cátedra Libre “María Inés Carro” sobre Educación Sexual Integral y Género en el marco de los Derechos Humanos, que desarrollan de manera conjunta la Juntada Feminista de Pergamino y la Unnoba.

“Generar un espejo”
Previo a encontrarse con el público, la periodista dialogó con LA OPINION y contó sobre la génesis de la idea de su libro y de qué trata poniendo en evidencia los diferentes tipos de violencia a la que son sometidas las mujeres.
“El libro consta de relatos en primera persona, de mujeres y personas con cuerpo feminizados, que van contando sus propias historias de vida, en las que se refleja todo lo que nos pasa por ser mujeres o tener identidad femenina” , explicó Carbajal y señaló que en las historias se da paso a las violencias más reconocidas, “que vamos desnaturalizando, como la violencia en una relación de pareja o los abusos sexuales en la infancia, hasta llegar a los micromachismos que ocurren en las oficinas, en el ámbito escolar, en los hospitales, en la política y en el sindicalismo, también un relato de una mujer que estuvo detenida desaparecida en la época de la Dictadura”.
En síntesis señaló que “la idea del libro es contar lo que nos pasa por ser mujer con el objetivo de generar un espejo con otras mujeres porque lo que nos pasa no es por nuestra propia individualidad sino que nos pasa por ser mujeres, y de esto nos damos cuenta cuando nos encontramos y nos animamos a romper el silencio”. En este mismo sentido, Carbajal indicó que “la idea de estos relatos es que sean un espejo para los varones para que vean lo que nos pasa, porqué estamos tan enojadas muchas veces cuando salimos a las calles, para que los ayuden a repensar sus propias conductas”.

Escucha atenta
El fin último de este libro es que los relatos que allí se suscitan sean “relatos del pasado, registros históricos de lo que evidenciábamos las mujeres”. No obstante la escritora enfatizó en que “estamos bastante lejos de esto” y agregó que “un primer paso para encaminarnos a ello es escuchar al otro de manera atenta y empática”.
Sobre el título “Yo te creo hermana”, la periodista busca romper con los mitos y prejuicios “que hablan de la mujer mentirosa, que inventa para perjudicar, a los que todavía nos tenemos que enfrentar y que aún siguen atravesando el sistema patriarcal, por ejemplo, en la Justicia donde todavía hay fallos sexistas y discriminatorios”.
Su libro es “un gran abrazo” a quienes brindaron su voz, contando las violencias más explícitas pero también los micromachismos que se dan en diferentes ámbitos.

En primera persona
Sobre cómo surgió la iniciativa de escribir su cuarto libro, la autora manifestó que “después de escribir ‘Maltratadas’ quería volver a escribir pero no encontraba un tema que me sedujera o atrapara. Hablando con mi editora surgió la idea de este libro, contando las historias en primera persona, mi voz solo está en la introducción donde cuento lo que me pasó a mí por ser mujer, pero primó la idea de poner en primer plano las otras voces. Este libro condensa más de 25 años de mi trabajo en los que escuché historias de mujeres cuyos derechos han sido vulnerados, buscando visibilizar las violencias que estaban silenciadas sobre todo en los medios de comunicación”.

Algunos relatos
Entre algunos de los relatos que se pueden leer en el libro vale mencionar el de Miriam Lewin, una colega que estuvo detenida desaparecida durante la última Dictadura militar, siendo ella muy adolescente. También el de una exsenadora, una exdiputada, mujeres del sindicalismo, militantes de la causa del aborto seguro, legal y gratuito; una abogada que cumpliendo 90 años cuenta su historia de vida y cómo el machismo y la discriminación se enfrenó con ella en el ámbito del derecho y la Justicia ya que “hubo un momento en la historia argentina que algunos jueces no atendían a las abogadas porque llevaban polleras”, así como “las mujeres en altamar son consideradas yeta”, contado por una de las primeras ingenieras navales.
El relato que abre el libro, quizá uno de los más fuertes, es el de Carolina que cuenta sobre los abusos a la que fue sometida, siendo niña, por el padre de una amiga, juez de Mar del Plata que llegó a Camarista. “Esa historia fue tan potente, tan significativa porque fue la propia hija del juez quien empezó a buscar, siendo adulta, a sus amigas víctimas del abuso de su papá. Esta historia refleja muchas otras que tienen como protagonistas a tipos poderosos, sucesos que se dan en las ‘mejores familias’, en las que reina la complicidad, madres que no quieren escuchar”, expresó la periodista.
Se presentan relatos de mujeres, como Lucila Sandoval, una de las pioneras que recuperó historias de las primeras jugadoras de fútbol del Mundial 1971 en México y que le ganaron a Inglaterra 4 a 1. “Lucila que fue arquera de la selección en otro momento cuenta que ella viene de un pueblo de Corrientes donde se la trataba de machona y cómo no les regalaban pelotas a las chicas decapitaban a las muñecas para jugar”, contó Carbajal.
También el relato de Mirta Cisneros, una mujer que viene luchando hace mucho por ser colectivera en Salta, “su caso llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación que le dio la razón aunque en la actualidad fue contratada por una empresa de transporte público en Salta, pero la contrató para barrer los colectivos y no para manejar”. Lo que da cuenta que “en la legislación no hay impedimento para que las mujeres ocupen los mismos cargos o profesiones que los hombres pero sí hay muchas cuestiones culturales, muy marcadas que ponen trabas para lograr la inclusión en este sentido. Lo bueno es que estos temas están en agenda y cuando las mujeres nos organizamos empezamos a correr los márgenes”.

Reparación
Consultada sobre el caso mediático de la denuncia de la actriz Thelma Fardin a Juan Darthés, la periodista afirmó que “la palabra de Thelma fue importante en lo que generó en otras mujeres, que se dieron cuenta que era posible denunciar a un poderoso. El relato de la joven pone en primer plano el abuso sexual en la infancia y la naturalización de este hecho, generando que muchas mujeres que lo habían sufrido en algún momento de su historia y que no lo habían denunciado o puesto en palabras, se animaran a contar, se generó una avalancha de relatos”.
En este sentido, la frase “Yo te creo hermana” forma parte de la reparación que necesita una víctima, una sobreviviente o como quieran ser nombradas.
Al respecto, Carbajal dijo que “el machismo nos atraviesa en la sociedad” por eso destacó la importancia de la educación sexual integral en las escuelas para lograr una gran transformación social, “para empezar a que las nuevas generaciones puedan construir relaciones más igualitarias, tengan las herramientas para poder decir ‘no’”.

Viaggio Espresso