Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Mariano H. Alfonzo, un pueblo que crece a la luz del accionar comprometido de sus vecinos

Mariano Hermenegildo Alfonzo era el dueño de las tierras, cuando en 1897 llegaron las vías del ferrocarril y atravesaron sus campos. (LA OPINION) Mariano Hermenegildo Alfonzo era el dueño de las tierras, cuando en 1897 llegaron las vías del ferrocarril y atravesaron sus campos. (LA OPINION)

Mariano Hermenegildo Alfonzo era el dueño de las tierras, cuando en 1897 llegaron las vías del ferrocarril y atravesaron esos campos. El 2 de octubre de 1897 el Gobierno de la provincia de Buenos Aires designa con el nombre de “Alfonso” a la estación ubicada en el kilómetro 21,500 de la línea de Pergamino a Colón. El 23 de febrero de 1945 otro decreto del Gobierno provincial le asigna el nombre de “Mariano H. Alfonzo”.


Sobre la ruta nacional N° 8 en dirección a Colón y a 25 kilómetros de Pergamino, se encuentra el acceso a la localidad. Luego deberán recorrerse 3,5 kilómetros para arribar al pueblo.
Cuenta la historia que el 2 de octubre de 1897 el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, designa con el nombre de “Alfonso” a la estación ubicada en el kilómetro 21,500 de la línea de Pergamino a Colón (distancia desde el ramal de Pergamino a Junín, y 27 kilómetros partiendo desde la estación Pergamino).
El 23 de febrero de 1945 otro decreto del Gobierno provincial le asigna a la estación el nombre de “Mariano H. Alfonzo”.
Mariano Hermenegildo Alfonzo era allí el dueño de las tierras, cuando en 1897 llegaron las vías del ferrocarril y atravesaron esos campos.
Es muy probable entonces, que tal como era la costumbre de las empresas ferroviarias, el nombre de la estación esté relacionado con la donación por parte de Alfonzo de los terrenos para el cuadro de la estación y la zona de vías.

Un contador
Mariano Hermenegildo Alfonzo había nacido en Buenos Aires el 13 de abril de 1848. Contador público, tuvo una destacada actuación pública en Buenos Aires donde fue socio fundador del Jockey Club, integrando en varias ocasiones su comisión directiva. Tuvo activa participación en la formación de la Unión Cívica Radical siendo dirigente en la provincia de Buenos Aires. Diputado provincial entre 1885 y 1888. Falleció en Buenos Aires el 1° de diciembre de 1913.

Alfonso o Alfonzo
Los Alfonso eran una vieja familia radicada hacia comienzos del siglo XIX en la zona de Manantiales, con importantes vinculaciones en San Nicolás y Pergamino. La documentación histórica indica que desde aquellas lejanas épocas el apellido se escribió “Alfonso”, como se llamaba primitivamente la estación hasta 1945.
Al parecer, algunos miembros de la familia pretendieron diferenciarse del resto y para ello, trocaron la “s” por la “z”, aunque en los registros parroquiales y antiguos expedientes sucesorios figurara como Alfonso.

Los Kearney
En realidad, la población que se originó en torno a la estación “Alfonso” o “Mariano H. Alfonzo” es consecuencia de la voluntad y el empeño de la familia de origen irlandés Kearney. Tomás J. el primero en asentarse en estas tierras. Un almacén de los Kearney; una panadería, fonda y carnicería de Antonio Mugica fueron los primeros negocios que vieron estas tierras.
Julio Elizalde afirma que fue en 1910 en que Tomás J. Kearney hace una presentación ante la Municipalidad de Rojas, para formar un poblado al que denominaba “Pueblo de San Patricio”, digno homenaje a la tierra de sus mayores y al patrono de Irlanda. El pueblo toma nuevo impulso con los remates de solares de Santiago Kearney en marzo de 1923, el loteo de tierras de Patricio Kearney y la venta realizada en 1924 de terrenos de Ana Kearney de Mugica. A partir de 1924 y en adelante el trazado urbano se completará con la venta de solares en “Villa Aurora” por parte de Martín de Alzaga.

Notas relacionadas: La Capilla que los irlandeses de Alfonzo erigieron en honor a San Patricio

Mariano Alfonzo según la mirada de su delegado, Juan Pablo Verdún