Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Mariano Montanari: “La digitalización del Servicio de Rayos agiliza la tarea médica”

 Montanari describió el proceso de digitalización que importará múltiples beneficios. (LA OPINION) Montanari describió el proceso de digitalización que importará múltiples beneficios. (LA OPINION)

El Hospital San José avanzó en el pasaje del método tradicional al digital para las prácticas de radiología y mamografía. Se invirtieron 2.800.000 pesos para la compra de dos digitalizadores de última generación. Aseguran que la nueva dinámica supondrá ahorros e impactará en la atención de pacientes. Por mes se realizan unas 4.500 radiografías.


El Hospital Interzonal General de Agudos San José digitalizó su servicio de diagnóstico por imágenes para las prácticas de radiología general y mamografía. Para ello se invirtieron 2.800.000 pesos que provinieron de la Ayuda Financiera del Samo (el sistema de recupero de fondos por la atención en los hospitales de pacientes con obra social). Para conocer las distintas implicancias de este proceso, LA OPINION dialogó con el jefe del Servicio, el doctor Mariano Montanari, quien expresó que “digitalizar el servicio significa muchas cosas y aporta beneficios significativos”.
El especialista que recibió a LA OPINION en el Servicio, explicó que en lo que atañe a la salud del paciente, contar con un servicio digital en un servicio de esta naturaleza permite disminuir la dosis de radiación que se le da a la persona, además de las continuas exposiciones, por cuanto cuando se realiza una radiografía con el sistema convencional, si sale mal hay que volver a irradiar al paciente. Sobre esto, Montanari refirió: “Con la digitalización esto se termina porque siempre se puede mejorar la imagen desde la computadora sin volver a someter al paciente a una nueva exposición a la radiación para alcanzar un diagnóstico preciso”.
El otro beneficio que tiene digitalizar es descentralizar porque la imagen que se toma se puede distribuir a todos los circuitos informáticos del Hospital y verse en todas las computadoras. “Otra ventaja es que ya no será necesario utilizar los medios de revelación y fijación de la película radiográfica convencional que constituye un residuo patológico que luego una empresa debe retirar y el técnico inmerso en un cuarto oscuro inhala todos esos fluidos”, señaló el jefe del Servicio.
Al mismo tiempo planteó que contar con un sistema digitalizado disminuye el tiempo de trabajo de cada técnico radiólogo y hace más efectiva la rotación de los pacientes agilizando la atención dentro de un servicio que tiene amplia demanda de trabajo en el contexto de un sistema de salud que requiere en forma permanente de imágenes.
En la misma línea hizo referencia a la economía que representa en materia de insumos por cuanto se ahorran recursos que el sistema de salud afecta a la compra de películas radiográficas. En este sentido precisó que el dinero que se emplea durante un año para la compra de estos elementos es el que equivale a los costos de digitalización. “Si pensamos no sólo en el Hospital de Pergamino y ampliamos la mirada a toda la red de hospitales de la Provincia de Buenos Aires, el impacto que tienen estas decisiones en materia económica es significativo”.

Equipos de última generación
Montanari confirmó que para poner en marcha este proceso, el nosocomio adquirió dos equipos digitalizadores, uno para digitalizar las placas radiográficas y otro combinado que se emplea para radiología general y para mamografías. En este punto detalló: “Antes se trabajaba sobre un chasis convencional que tenía una película. Ahora el mismo chasis tiene un chip que se inserta en un lector y una vez que se obtiene la imagen radiológica, en vez de revelarla se transfiere a un CD para que el médico la pueda leer en el consultorio, e internamente en el Hospital esa imagen se envía vía Internet para que cualquier servicio pueda ver esa imagen radiográfica y trabajar con ella para avanzar en el diagnóstico o seguir la evolución de un determinado paciente. Además las imágenes pueden quedar almacenadas en un dispositivo por períodos largos de tiempo”.
A juicio del jefe de Radiología, este nuevo sistema evita que el médico o los residentes deban emplear tiempo en acercarse al Servicio a buscar placas o que se demore la atención a la espera de la entrega de las mismas. También optimiza el modo de comunicación entre los profesionales de los distintos servicios y los especialistas en diagnóstico por imagen porque hace más dinámico el intercambio de opiniones o los requerimientos puntuales sobre los estudios que se realizan en el Servicio de Rayos.
Alta demanda
Respecto del funcionamiento del Servicio, comentó que funciona tanto para los pacientes internados como para aquellos que llegan por Guardia o se atienden en consultorios externos. Los estudios que se realizan son mamografías, radiografías, ecografías, doppler y tomografía computada. Sobre esto aclaró que la digitalización se aplica para radiología general y mamografías, aunque en este último caso se sigue entregando película radiológica, empleando un método “un poco más conservador que necesita imprimirse”.
“Para los pacientes ambulatorios en radiología general se les entrega un cd para que puedan llevarle al médico tratante; y a los internados cuando se van de alta se les entregan en un cd las placas que se le hicieron durante su período de internación y al mismo tiempo las imágenes se adjuntan a la historia clínica”, agregó, precisando que en el servicio se realiza un promedio de 4.500 radiografías por mes y se atienden diariamente alrededor de 150 pacientes. Se trata de un servicio que funciona los 365 días del año y está conformado por cuatro médicos radiólogos de planta, una médica radióloga que está haciendo una becaría; 14 técnicos radiólogos y tres administrativos. Respecto de la integración del equipo, Montanari refirió que aunque resulta suficiente, podría reforzarse contando con un médico radiólogo más. “Pero en términos generales es un servicio que está armado”. La ciudadanía debe tener estos siempre presente y recurrir a esta prestación en momentos de emergencia, como los fines de semana. Sucede que por costumbre o desmerecimiento del Hospital, es muy común ver a los pergaminenses en días no laborables golpeando las puertas de las clínicas privadas cuando en realidad éstas no cuentan (ni tienen por qué contar) con un servicio activo sino con guardias pasivas, teniendo el paciente que esperar un tiempo innecesario cuando en Pergamino, nuestro Hospital San José cuenta con guardias activas, entre ellas de Radiología.
Montanari comentó a LA OPINION que hay momentos de más o menos demanda, aunque sostuvo que el ritmo general del trabajo es sostenido porque el diagnóstico por imágenes es una especialidad cada vez más requerida por el sistema de salud. “Los médicos se han hecho dependientes porque cada vez se necesita más de las imágenes para estudiar una conducta. Lo que antes era el estetoscopio hoy es una placa, una ecografía o una tomografía. El nivel de demanda es creciente”, planteó el especialista.
Los primeros pasos
Mariano Montanari mencionó que el sistema recién se está implementando, por lo que el servicio está en la transición entre el método convencional y el digital. Por esta razón entendió que el paciente aún no nota el impacto de un cambio que es radical. “Yo me formé en el Hospital Británico de Buenos Aires y cuando estaba haciendo la residencia ya se había digitalizado el Hospital. Es muy importante que un centro de salud con las características del Hospital San José haya podido avanzar en esta transformación que agiliza la tarea médica”.