Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Más de 3 millones de turistas veranearon en la provincia en la primera quincena del año

La segunda quincena se espera que sea tan buena como la primera en las playas bonaerenses. (DIB) La segunda quincena se espera que sea tan buena como la primera en las playas bonaerenses. (DIB)

En Mar del Plata la ocupación hotelera, que es uno de los indicadores de referencia, fue del 75 por ciento, mientras que en Miramar y Pinamar, fue del 85 por ciento. Además hubo mucho movimiento en localidades con ríos o lagunas entre las que se destaca Ramallo.

LA PLATA, (DIB) - Más de 3 millones de turistas viajaron desde distintos puntos del país a la costa atlántica de la provincia de Buenos Aires en la primera quincena del año, informó oficialmente la secretaría de Turismo bonaerense.

La ocupación hotelera en Mar del Plata en los primeros quince días de enero fue del 75%, en Miramar y Pinamar 85%, Monte Hermoso y Villa Gesell 70%, y Necochea 62%.

Asimismo, en las localidades que conforman el Partido de La Costa la ocupación rondó entre el 60% y 65%, mientras que en el municipio serrano de Tandil alcanzó el 70%, al igual que en Tornquist. 

“Hubo óptimos índices de ocupación, al tiempo que se manifiestan alentadoras expectativas por los niveles de reservas para los próximos días”, indicaron desde la secretaría a cargo de Ignacio Crotto.

Las reservas para este fin de semana llegaron al 90% en Pinamar; entre el 80% y 85% en Villa Gesell, Mar del Plata, Monte Hermoso y Miramar; 71% en Necochea; y hasta el 65% en el Partido de La Costa, entre otros.

Por último, se precisó que las ciudades con lagunas y ríos están entre las preferencias de los turistas, con un 50% de las plazas disponibles en Chascomús, San Miguel del Monte y Carhué, y 95% en Ramallo. Cabe señalar que en este último punto, muy visitado por pergaminenses, este fin de semana se desarrolla una de las fiestas nocturnas más esperadas del año en la región, por lo que la capacidad de alojamiento está prácticamente al límite.