Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Más de 350 personas asistieron al Congreso de Educación Sexual y Aborto

Numerosas mujeres, provenientes de distintas localidades de la región, se congregaron en el auditorio de la Unnoba. (JUNTADA FEMINISTA PERGAMINO) Numerosas mujeres, provenientes de distintas localidades de la región, se congregaron en el auditorio de la Unnoba. (JUNTADA FEMINISTA PERGAMINO)

La jornada, organizada por la Juntada Feminista Pergamino, se realizó en el auditorio Atahualpa Yupanqui de la Unnoba. Mujeres de diferentes localidades arribaron a nuestra ciudad para participar del encuentro. En dos paneles, legisladoras y dirigentes expusieron sus conocimientos. También se llevaron adelante talleres.


El sábado pasado Pergamino fue sede del Primer Congreso Regional de Educación Sexual y Aborto Legal. La propuesta, coordinada por el colectivo de mujeres de la Juntada Feminista de nuestro medio, tuvo lugar en el auditorio Atahualpa Yupanqui de la Unnoba.
Pasadas las 10:00, las coordinadoras del encuentro dieron una cálida bienvenida a los asistentes, más de 300, algunos llegaron desde ciudades vecinas como Colón, Salto, San Pedro, Rosario y Rojas.
El primer panel de oradoras estuvo integrado por Lucila de Ponti (diputada nacional por el Movimiento Evita); Lucía Portos (diputada provincial por Unidad Ciudadana) y Vilma Ripoll (dirigente del MST). Luego se desarrolló una actividad bajo la modalidad de talleres (dos de educación sexual integral y dos de aborto legal) que continuó en las primeras horas de la tarde. Mientras que, pasadas las 14:00, se concretó el segundo panel en el que disertaron Mónica Macha (diputada nacional Nuevo Encuentro) y Victoria Montenegro (legisladora porteña Unidad Porteña).
Desde la Juntada Feminista se mostraron sorprendidas por la gran cantidad de personas que asistieron y resaltaron que esto responde a una demanda de más información que la sociedad deja entrever, sobre todo, acerca del proyecto de legalización del aborto, que el miércoles 13 será debatido en Diputados.

Derechos femeninos
En contacto con LA OPINION, la dirigente del MST, Vilma Ripoll, que formó parte del primer panel de oradoras, puso énfasis en el “proceso mundial”, que implica “la rebelión de las mujeres” y que se expresan en los diferentes países a través de distintos movimientos como “el Ni Una Menos, el derecho al aborto legal, la lucha contra la violencia de la género. Somos las mujeres las que salimos a defender nuestros derechos y a pedir que se garanticen”. En este proceso, aseguró Ripoll “hay muchas mujeres, sobre todo jóvenes, que están deseosas de saber más, investigar y estar informadas”.

Problema de salud
La dirigente indicó que “hay tantos abortos como nacimientos, hay 700.000 abortos y 700.000 nacimientos por lo que el aborto clandestino se constituye en un problema del sistema de salud, a esto se suma que es la principal causa de muerte materna. El aborto clandestino es un gran negocio para los médicos, muchos de ellos que dicen tener objeción de conciencia y en realidad son dueños de las clínicas en donde se practican los abortos clandestinos. La posibilidad de legalizar el aborto es importante”.
Ripoll marcó la diferencia sobre legalizar el aborto y despenalizarlo: “Despenalizar el aborto sería sacarla del Código Penal, es decir que la práctica del aborto no sea condenada pero no habilita a las mujeres a que se lo puedan practicar de manera gratuita en los hospitales públicos, solo el aborto legal obliga a las provincias que lo adopten, el poner a disposición las herramientas necesarias para que las mujeres puedan practicarse un aborto”.

Vilma Ripoll y Lucía Portos, dos de las oradoras de la jornada. (LA OPINION)

Una experiencia cuestionada
Por su profesión de enfermera, Ripoll fue duramente criticada al contar su experiencia con las mujeres que le pedían consejos para abortar. “Soy enfermera hace mucho. Hará unos 20 años conocí que muchos abortos se hacían con misoprostol. Muchas mujeres se me acercaron a lo largo de mi carrera preguntándome cómo se podían realizar un aborto. Yo a partir de esa situación y de saber que la ingesta de misoprostol no tenía riesgo, ayudaba a las mujeres que querían abortar, explicándoles a ellas cómo debían tomar la pastilla. Las mujeres a las que ayudé tenían la decisión tomada y lo único que hice fue ayudarlas para que no asistieran a lugares inseguros para realizarse un aborto”, contó la entrevistada.

Votación dividida
Respecto a la votación que se dará en Diputados el miércoles 13, Vilma Ripoll afirmó que “será dividida”. Desde el martes 12 “las mujeres vamos a estar en vigilia frente al Congreso. No nos vamos a ir sin la Ley porque las únicas que tenemos que tener libertad a la hora de decidir sobre nuestro cuerpo somos las mujeres, no los diputados”.

El contenido del proyecto
Por su parte Lucía Portos, diputada provincial por Unidad Ciudadana, manifestó que “la legalización del aborto para que sea seguro, gratuito y legal es una demanda concreta de las mujeres de todo el territorio nacional”.
Considerando el tratamiento del proyecto en la Cámara, el miércoles 13, la legisladora aseguró que “debemos estar muy presente en la discusión del texto del proyecto porque es ahí donde se definirá hasta qué punto el Estado tendrá que hacer una inversión en salud pública para garantizar el derecho de las mujeres, y además quedarán expuestas las condiciones en las que una mujer podrá acceder al aborto teniendo en cuenta el artículo 85 del Código Penal” que afirma: “El que causare un aborto será reprimido: con reclusión o prisión de tres a diez años, si obrare sin consentimiento de la mujer. Esta pena podrá elevarse hasta quince años, si el hecho fuere seguido de la muerte de la mujer; con reclusión o prisión de uno a cuatro años, si obrare con consentimiento de la mujer. El máximum de la pena se elevara a seis años, si el hecho fuere seguido de la muerte de la mujer”.