Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Muchas de las obras hidráulicas ya mostraron su eficiencia en el temporal

El alteo de los terraplenes se llevó a cabo en distintos barrios cercanos al Arroyo. (LA OPINION) El alteo de los terraplenes se llevó a cabo en distintos barrios cercanos al Arroyo. (LA OPINION)

Las lluvias que se mantienen desde hace algunos días no dejan de generar preocupación en los vecinos, no obstante fueron lo suficientemente espaciadas como para no generar complicaciones. Los trabajos realizados también han contribuido a que haya mejorado el escurrimiento.


Hace más de una semana que el tiempo es inestable, con lluvias en la región. Dados los fatídicos antecedentes en nuestra historia citadina, este tipo de temporales crispan los nervios en los vecinos, especialmente quienes viven en inmediaciones, a ambos lados, de las zonas ribereñas del Pergamino y el Chu-Chú. Es ineludible para ellos, de tanto en tanto, asomarse en plena lluvia para ver cómo está creciendo el Arroyo. Con una fisonomía cronológica más benévola (a pesar de su duración), con estas copiosas precipitaciones el cauce del arroyo Pergamino se mantuvo hasta el momento seguro, creciendo de 2 a 2.60 metros. Barrios como Güemes y Belgrano, los primeros perjudicados ante las inclemencias del clima, solo sufrieron anegaciones temporarias pero no así importantes inundaciones; a su vez los pueblos del Partido como Alfonzo, Acevedo, Pinzón y Manuel Ocampo, no tuvieron grandes inconvenientes pese a que las precipitaciones fueron en gran cantidad de milímetros.
Para las autoridades locales, este mejoramiento del escurrimiento habitual del Arroyo responde “sin lugar a dudas a las obras ejecutadas en el Partido de Pergamino en el marco del plan de emergencia hidráulica”, en consonancia con lo que explicara el viernes en Arrecifes la gobernadora María Eugenia Vidal, que vino a recorrer esta zona con el fin de monitorear las obras ejecutadas en la Cuenca del Río Arrecifes, que incluyen todos los trabajos estipulados para nuestra ciudad. “Es para recordar que la combinación de precipitaciones que duplican los promedios históricos durante los últimos tres años, y la existencia de una región sin condiciones naturales de escurrimiento de las aguas excedentes, provocaron importantes inundaciones en los distritos del noroeste bonaerense”, señalaron desde el área local que coordina el monitoreo hídrico con equipamiento municipal instalado en varios puntos del Arroyo.
“Esta situación hizo que se decretara la emergencia hídrica en la región y se planificaron para el Partido de Pergamino una serie de obras (algunas ya concretadas y otras en proceso de ejecución), que incidieron notablemente en el comportamiento del caudal de agua que cruza el casco urbano”, resaltaron con un comunicado las autoridades municipales.

Mucho más controlado
No sin desconocer que el fenómeno climático se dio bajo una modalidad más amigable que en otras ocasiones, a decir de los funcionarios, el principal motivo de mejora se debe al dragado de todo el Arroyo, desde nuestra ciudad hasta su desembocadura, pasando por el río Arrecifes; como así también al dragado del Chu - Chú, donde se realizó la limpieza y se construyó un canal aliviador que transporta el agua al Pergamino. La limpieza de todas estas zonas permite que el agua corra con mayor fluidez, evitando el estancamiento y su consecuente crecida.
“No es un dato menor las obras de alteo en los barrios Güemes, Belgrano, Kennedy y Hernández; terraplenes de defensa de dos metros de altura cuyo objetivo, junto con las obras de dragado, consiste en prevenir el desborde del Arroyo”, destacaron ayer sobre estas tareas que se mostraron a mediados del mes pasado. “Dentro de este contexto, el alteo del Camino de la Cruz –que une la ruta Nº 188 con la Nº 32- fue fundamental para el comportamiento del agua cuenca abajo, ya que este terraplén de defensa funciona como una presa reguladora de caudal”, indicaron.
Complementando estas obras, la posibilidad de monitorear el comportamiento de la cuenca del arroyo Pergamino implica una gran ventaja frente a un posible escenario de riesgo natural. Tal tarea se realiza mediante el Sistema de Monitoreo Hídrico, que consta de cuatro sensores, ubicados en el puente Merced, Puente de la Cruz (actualmente en reparación por actos de vandalismo), kilómetros 11 y 8 del Arroyo, que permiten obtener datos concretos sobre precipitaciones, altura y flujo que pasa por este espejo de agua. “Esta información se comunica en tiempo real a una página Web donde se puede observar cómo estas variables evolucionan en el tiempo. Cualquier vecino puede obtener información ingresando a www.arroyopergamino.com.ar”, se resaltó en el Municipio.

Para Hidráulica, es prioritaria la realización de las estaciones de bombeo en la ciudad. (LA OPINION)

Lo que viene
Dentro del plan de obras hídricas previstas aún quedan pendientes las estaciones de bombeo, actualmente en construcción, que consisten en un pozo de hormigón con la capacidad suficiente para recibir gran cantidad de agua y reingresarla al Arroyo. Las mismas se ubican en barrio Hernández, en Güiraldes y Makintach; en las vías del Ferrocarril Belgrano y Makintach Norte; en Isaac Annan y Makintach y también en la zona de calles Doctor Alem e Intendente Biscayart. Las intervenciones más esperada por los pergaminenses y significativa en la historia de la ciudad que –aseguran- permitirá mitigar el problema de las inundaciones que afecta a la región es la presa de regulación presentada días atrás.
El Servicio Meteorológico anuncia la continuidad del mal tiempo para los próximos días; los funcionarios del Municipio se mantienen cautelosos y atentos a lo que pueda acaecer, contando ya con un plan de contingencia para ejecutar en caso de ser necesario. Se informa a todos los vecinos que ante cualquier eventualidad pueden comunicarse con el 147 o bien al servicio de Defensa Civil, discando 103.