Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Muchas mujeres recurren a la atención primaria en búsqueda de un método anticonceptivo

Las funcionarias resaltaron la importancia de insistir en el uso del preservativo para evitar enfermedades. (LAOPINION.COM) Las funcionarias resaltaron la importancia de insistir en el uso del preservativo para evitar enfermedades. (LAOPINION.COM)

No obstante en las salitas de los barrios son permanentes las consultas al respecto, las autoridades sanitarias consideran que a buena parte de la población femenina aún le falta “empoderarse” para tomar decisiones activas en relación a la planificación familiar. Los varones son los grandes ausentes cuando se habla de anticoncepción.


En el tercer artículo de la serie de informes sobre anticoncepción, LA OPINION tomó contacto con María Martha Perretta, secretaria de Salud del Municipio, y Verónica García, directora de Atención Primaria de la Salud, con quienes dialogó sobre el trabajo que se realiza para promover la salud sexual responsable desde el primer nivel de atención y reflexionar sobre las acciones que aún hace falta fortalecer para generar mayor conciencia respecto de la importancia del cuidado no solo para prevenir los embarazos no buscados sino para evitar muchas infecciones de transmisión sexual.
Las funcionarias señalaron que en todos los Centros de Atención Primaria de la Salud se brinda atención ginecológica y obstétrica y que el manejo de la anticoncepción se maneja como una urgencia, es decir que la persona que busca un método anticonceptivo debe poder acceder a él sin demoras. “Lo único que pedimos es la realización de un papanicolau y un examen ginecológico y mamario para tener un control de salud de las mujeres que se acercan”, refirieron.
En cuanto a la provisión de métodos anticonceptivos, se entregan los insumos que llegan de Provincia, a través del Programa de Salud Sexual y Reproductiva, más los elementos que se compran desde la propia cartera sanitaria local. “Ofrecemos anticonceptivos orales, inyectables mensuales y trimestrales, colocamos dispositivos intrauterinos e implantes subdérmicos en algunos Centros de Atención Primaria-Lanternier, 2 de Abril y Güemes- y tenemos preservativos en todas las salas que se retiran a libre demanda”.
Respecto de cómo llegan las mujeres a la adopción de un determinado método anticonceptivo, la directora de Atención Primaria de la Salud explicó: “Muchas mujeres son pacientes que se atienden en los Centros de Atención Primaria para la realización del control ginecológico anual de rutina; otras son las puérperas, es decir que aquellas que luego de haberlas atendido en el control de embarazo las captamos para la adopción de un método anticonceptivo determinado; y otro grupo llega por demanda espontánea”.
“En general las mujeres más jóvenes son las que llegan en forma espontánea, aunque no siempre adolescentes porque a esta población le cuesta llegar espontáneamente al centro de salud para buscar un modo de cuidarse de los embarazos no buscados”, marcó la directora de Atención Primaria que además es ginecóloga.
Con aquellas que por alguna razón no se acercan al Centro de Salud hay un trabajo minucioso que realizan las asistentes sociales que consiste en persuadirlas a través de visitas domiciliarias en las que se les brinda información respecto de la disponibilidad de elementos de anticoncepción. “Producto de este trabajo, en muchos casos logramos que vayan, pero es un trabajo sostenido el que hay que hacer”, resaltaron las referentes del sistema sanitario local.
En lo que atañe al mantenimiento del método anticonceptivo por parte de aquellas mujeres que lo adoptan, aseveraron que en líneas generales hay adherencia a los tratamientos, aunque reconocieron que “esto no se puede generalizar”.
“La oferta está siempre, la mayoría vuelve para continuar con el tratamiento anticonceptivo, pero hay un grupo que no y si esa mujer que no vuelve es conocida, las asistentes sociales la van a buscar”, señaló García y aclaró: “En los grupos de riesgo se trata que opten por los métodos anticonceptivos que ofrecen efectos prolongados en lugar de la pastilla que por ahí se olvidan de tomar o se rehúsan a irlas a buscar. Tratamos de que reciban el anticonceptivo mensual o trimestral que disminuye mucho la posibilidad del olvido”.
En relación al implante subdérmico, un dispositivo que parece imponerse entre las alternativas que están disponibles para evitar embarazos no buscados, fue la secretaria de Salud María Martha Perretta quien remarcó que va creciendo la demanda de este método y no solo en las mujeres más jóvenes. No obstante aclaró: “Lo que sucede es que está indicado hasta los 24 años, y en esto somos estrictos porque es un insumo que recibimos a través de la Región Sanitaria IV y que buscamos que nos lo provean en base a la presentación de planillas de los que ya están colocados y por esa razón es que tenemos que cumplir de modo estricto con los requisitos que se imponen para su aplicación”, explicó la directora de Atención Primaria de la Salud.
Sobre la ligadura, un método quirúrgico que también se ofrece a mujeres que generalmente ya han tenido varios hijos, la directora de Atención Primaria de la Salud refirió que la demanda es alta: “Desde hace un tiempo se logró que en el Hospital pudieran hacerse las ligaduras puerperales (tras el parto); antes solo se hacían las que se sometían a cesáreas, y esto incrementó la demanda. Cuando la mujer toma la decisión atendiéndose en Atención Primaria se coordina con el Hospital para que la intervención pueda programarse en el contexto de la atención de la cesárea. En el caso de las que van a parto, explicamos el deseo de la mujer. Y cuando no es en el contexto del embarazo, se derivan al consultorio de ginecología del Hospital para que pueda programarse”.

Empoderarse
Tanto la secretaria de Salud como la directora de Atención Primaria opinaron que en materia de anticoncepción y de salud sexual a la mujer le falta “empoderarse”. “Tomar conciencia del poder de su deseo y de su opinión en la planificación familiar. Que sientan que tienen derecho a decir quiero esto o lo otro”, sostuvieron.
Y al respecto reconocieron que en los consultorios aún se ve a muchas mujeres que llegan buscando un método anticonceptivo “sin que sus maridos se enteren”, porque piensan que “se van a enojar o las van a dejar”.
“Falta una toma de conciencia de la importancia de la planificación familiar y del cuidado de la salud. Todas podemos elegir”, remarcaron Perretta y García.
Las funcionarias consideraron que hace falta realizar un trabajo desde la preadolescencia en la concientización, no solo de la anticoncepción sino de entender que la sexualidad se puede disfrutar y hay que hacerlo responsablemente no solo por una cuestión de evitar el embarazo no buscado sino de cuidarse de las enfermedades de transmisión sexual.
En este punto consideraron central el valor de la Educación Sexual Integral porque “el inicio de la actividad sexual se da cada vez a edades más tempranas y la diversidad está naturalizada entre los jóvenes y frente a ello se hace necesario brindarles herramientas para que la vivencia de la sexualidad sea lo más responsable posible”.
Así, consideraron vital el trabajo en la adolescencia por cuanto para muchas adolescentes la maternidad constituye “el proyecto de vida” porque no encuentran otros incentivos.
“Las adolescentes eligen ser mamás porque el proyecto de vida está atravesado por la maternidad. La vulnerabilidad socioeconómica es una impronta y la educación es fundamental”, concluyeron.

Aumentan las enfermedades de transmisión sexual

Las autoridades sanitarias observan con preocupación que así como se advierte una mayor demanda por parte de la mujer de métodos anticonceptivos, hay un muy bajo porcentaje de uso de preservativos en las relaciones sexuales, lo que trae como consecuencia un incremento significativo de las infecciones de transmisión sexual. “Son alarmantes los casos de sífilis”, advirtió la secretaria de Salud. Y prosiguió: “La mujer sí tiene la conciencia de cuidarse para evitar un embarazo, pero parece que no existiera la misma conciencia sobre los riesgos que implica mantener relaciones sexuales sin protección”.
“El aumento de las enfermedades de transmisión sexual es algo que preocupa a todos los efectores del sistema de salud”, recalcó y señaló que desde el Consultorio Amigable se está trabajando en la posibilidad de llevar adelante una campaña que sirva para sensibilizar a la población respecto de este tema. “Desde ese dispositivo el año pasado ya se hizo una importante tarea en la prevención de la hepatitis B y la idea es poder ampliarlo a otras enfermedades de transmisión sexual buscando una estrategia que llegue a la población con un mensaje claro porque es alarmante la incidencia de enfermedades de transmisión sexual que pueden prevenirse empleando un método de barrera”, agregó María Martha Perretta.
“En el diálogo con las mujeres que se atienden en los Centros de Atención Primaria de la Salud insistimos mucho en la importancia de la adopción del doble método de cuidado, es decir la anticoncepción para evitar el embarazo y el uso del preservativo siempre para evitar las infecciones de transmisión sexual, pero esto no resulta fácil”, remarcó García.
“No hay campañas masivas, trabajamos puertas adentro del sistema de salud. Hacerlo masivo es difícil, hay que trabajar con grupos chicos, llega la información, vemos que no hay información, muchos no saben qué hacer con la información”.

Viaggio Espresso