Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Murió Carlos Gaspard, un intendente con una historia singular

Carlos Nazareno Gaspard junto a Carlos Saúl Menem en Pergamino. (ARCHIVO LA OPINION) Carlos Nazareno Gaspard junto a Carlos Saúl Menem en Pergamino. (ARCHIVO LA OPINION)

Fue electo jefe comunal en 1973 y destituido en 1975. Al día siguiente de que la Justicia lo autorizó a volver al cargo se produjo el golpe militar de 1976. Al fallecer tenía 90 años.


Este martes falleció a los 90 años el doctor Carlos Nazareno Gaspard, médico de profesión y dirigente del peronismo que protagonizó un peculiar pasaje de la historia política pergaminense. Gaspard fue un médico de pueblo proveniente de Mariano H. Alfonzo que surgió en la arena política a principios de la década de 1970 como respuesta a la falta de un candidato firme del peronismo. El doctor Cirilo O’Brien,  Leandro Laguía y otros dirigentes de peso se habían negado a ser candidatos en 1973, acompañando la fórmula presidencial de Juan Perón e Isabel Martínez.

Gaspard se postuló, ganó las elecciones y armó un equipo de colaboradores de su extrema confianza, lo que para un peronismo tan fragmentado se tornó en una bomba de tiempo. En el marco de las internas subterráneas del peronismo de la época, en 1975 se lo llevó a Gaspard a un juicio político por supuesto mal desempeño de sus funciones, previo paso por una Comisión Investigadora integrada entre otros por Carlos Mosca, Horacio Jaunarena y Alcides Sequeiro, a partir de una denuncia de Guillermo Ball Lima y Eduardo Cocconi.

Por aprobación del Concejo Deliberante la Comisión decidió  suspender en el cargo de intendente a Gaspard por 90 días. El 9 de diciembre de 1975 se hizo el juicio político, en un hecho inédito para la ciudad. Fue en el Concejo Deliberante. Gaspard y sus dos abogados, los doctores José María Belgrano y Emilio Aboud, se retiraron del recinto antes de la sentencia. La decisión fue la destitución. El Concejo Deliberante estaba compuesto por 18 concejales: 10 del peronismo, presididos por Marcelo Conti y ocho radicales, encabezados por Carlos Mosca.

Gaspard apeló la sentencia ante la Corte bonaerense y un día antes del golpe de Estado de 1976, es decir el 23 de marzo, el máximo tribunal descartó las acusaciones y le restituyó el cargo. Pero nunca pudo volver. En su lugar seguía Moisés Nacud, que era interino y continuó durante los primeros meses de la dictadura, hasta que los militares nombraron a Raúl Rossi, que estuvo hasta la vuelta de la democracia en 1983. Años después Gaspard reflexionaba sobre lo sucedido y decía que” todo fue por la ambición de poder, había que desplazarme para ocupar el poder”.

Con el regreso de la democracia, Gaspard abrigó la esperanza de volver a conducir los destinos de Pergamino. De hecho, en 1999 fue candidato a intendente por el Partido Unidad Bonaerense, que tenía como principal referente a Luis Patti. En esas elecciones la lista que encabezaba Gaspard no tuvo el éxito pretendido por sus integrantes. Fueron los comicios que marcaron el fin de una era y el comienzo de otra en la Municipalidad de Pergamino, porque significó la salida del peronismo del poder, tras tres mandatos consecutivos conducidos por Alcides Sequeiro. La victoria correspondió a la lista de la Alianza, encabezada por el radical Héctor “Cachi” Gutiérrez, que a su vez ganó otras tres elecciones consecutivas. Lo demás es historia conocida: para ser diputado nacional Gutiérrez renunció cuando faltaban dos años para concluir su cuarto mandato, en su lugar asumió Omar Pacini y cuando concluyó el período, el 10 de diciembre de 2015, asumió el actual mandatario, Javier Martínez.

Con Carlos Menem

Otro dato saliente de la vida política de Gaspard lo aporta una vieja fotografía hallada en los archivos de LA OPINION. Hacia los años 1988/89 el gobierno radical de Raúl Alfonsín comenzaba a tambalear al punto que no pudo concluir el mandato que por entonces era de seis años. En ese contexto el peronismo sabía que le tocaría conducir el país y se aprestaba a realizar una interna entre los sectores de Antonio Cafiero y Carlos Menem. El caudillo riojano no era favorito, claramente, y en muchas ciudades del país, entre ellas Pergamino, la mayoría de los peronistas se negaban a recibirlo. Gaspard, como muestra la imagen que acompaña esta nota, fue uno de los que estuvo junto a Carlos Menem en Pergamino. Al final, el riojano venció en la interna del PJ y luego ganó las elecciones presidenciales de 1989 y fue reelecto en 1995.