Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Nación comprometió una inversión de 30 millones de pesos para el Maiztegui

Matías Villeta (concejal), Adolfo Rubinstein, Javier Martínez, Claudia Perandones y Alejandra Morales. (PRENSA MUNICIPIO) Matías Villeta (concejal), Adolfo Rubinstein, Javier Martínez, Claudia Perandones y Alejandra Morales. (PRENSA MUNICIPIO)

El secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, y Claudia Perandones, interventora de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud estuvieron ayer en Pergamino. La aspiración es que a fin de año esté restablecida la producción de vacuna. Anunciaron la incorporación de profesionales al área de Producción.


Ayer en horas de la tarde el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, y Claudia Perandones, interventora de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis) estuvieron en Pergamino y junto al intendente municipal visitaron el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (Inevh) “Doctor Julio Maiztegui”. En ese contexto anunciaron una inversión de 30 millones de pesos destinada a la compra y reparación de equipamiento para el laboratorio de producción del Inevh.
En una rueda de prensa convocada por el Municipio, el intendente Javier Martínez agradeció la visita de las autoridades nacionales y expresó: “Hace tiempo que hemos tenido algunas reuniones con las autoridades nacionales de Salud, preocupadas por la situación de nuestro Instituto Maiztegui, que es parte de nuestro orgullo. Necesitábamos recomponer sistemas, la Nación se ha ocupado y le pedimos al doctor Rubinstein que viniera para hablar con el personal y contar cuál va a ser el desarrollo del Instituto hacia el futuro”.
Así le cedió la palacra a Adolfo Rubinstein, quien comenzó diciendo que era un “placer” de estar en Pergamino” y por primera vez en el Instituto Maiztegui, no obstante aseguró conocer su trabajo y estar “muy preocupado”, manteniendo reuniones con el intendente y la directora de Anlis.
A continuación, el anuncio: “Vamos a hacer una importante inversión en equipamiento y reparaciones para la producción de la vacuna Candid I pero también para empezar a modernizar el Instituto”, expresó el funcionario y comprometió una inversión de casi 30 millones de pesos que, según precisó “va a alcanzar para poner en valor toda la estructura”.

Personal
Rubinstein anunció también que se van a incorporar profesionales y técnicos para el proceso de producción de vacuna. “Es una asignatura pendiente y la estamos cumpliendo”, afirmó, al tiempo que confirmó que ya se han iniciado los procesos de compra y licitaciones para la adquisición del equipamiento.
“Espero que antes de fin de año tengamos la puesta en marcha, no sé si de todos pero de la mayoría de los elementos que estamos comprando”, auguró mostrándose “sorprendido y bien impresionado por la estructura sofisticada de un Instituto al que no conocía”.

Los funcionarios se reunieron con el personal en el salón del Instituto Maiztegui. (PRENSA MUNICIPIO)

“Una joya”
Claudia Perandones, interventora de la Anlis, señaló que la aspiración es que a fin de año estén todos los procesos productivos del Inevh recuperados. “Por eso hicimos esta inversión que supera ampliamente lo que era solo la reparación de algunos equipos y por la misma razón hemos hecho gestiones para incorporar recursos humanos para fortalecer la capacidad de producción”.
“Estoy orgullosa del Maiztegui, que es una joya dentro del conjunto de los institutos que depende de la Anlis y queremos que siga brillando como siempre. Y que siga siendo una referencia para el diagnóstico de las arbovirosis, de las fiebres hemorrágicas pero también que sea referencial para la producción de vacuna”, dijo. Y concluyó con una contundente afirmación: “Con este equipamiento en breve el Maiztegui va a estar en condiciones de enfrentar otros desafíos productivos”.

Más que empleados
La bioquímica Alejandra Morales, profesional del Instituto, expresó su alegría por la presencia de las autoridades nacionales y recordó el esfuerzo del personal, por fuera de sus competencias, para mantener en pie el Inevh: “Los trabajadores venimos trabajando para sostener las capacidades que están instaladas y los logros que se han obtenido en relación a Fiebre Hemorrágica Argentina y abordar otros desafíos. Sabemos que las patologías que se trabajan acá hoy en día están en la lista de patologías prioritarias para la Organización Mundial de la Salud y hay que generar más capacidad en investigación y desarrollo porque cuando aparece un brote en un lugar, puede convertirse en amenazas en un contexto que se expande”..

Habló el personal
En el marco de la visita y luego de recorrer los laboratorios, Rubinstein y Perandones se reunieron con profesionales y personal del Instituto Maiztegui, quienes aprovecharon el diálogo para describir el cuadro de situación que vive la institución. En el encuentro estuvo Laura Riera, jefa de Control y Aseguramiento de Calidad del Instituto Maiztegui, quien efectuó una presentación en la que de modo sucinto se presentó la historia de la producción de Candid I, una curva de producción en la que se remarcó el descenso significativo que sufrió la fabricación de este biológico debido a las dificultades operativas de la planta de producción. Asimismo se expusieron datos epidemiológicos que muestran un aumento de la mortalidad por Fiebre Hemorrágica Argentina y un incremento en la solicitud de dosis de vacuna por partes de las provincias que conforman el área Endémica (Vale señalar que este año se duplicó la cantidad de dosis entregadas a las provincias en relación al año anterior y que en virtud de esta demanda el stock actual de vacuna Candid I es de 140 mil dosis).
Desde el área contable del Inevh, en tanto, se compartieron datos presupuestarios para señalar consecuencias del desfinanciamiento y marcar que un monto importante del presupuesto asignado al Inevh se destina al pago de energía eléctrica y gastos operativo (de un presupuesto aproximado de 24 millones de pesos, 12 se afectan al pago de luz), lo que demuestra lo condicionado que está el presente del Instituto para ampliar sus capacidades operativas y de desarrollo.
El secretario de Salud escuchó las consideraciones de los profesionales y personal del Inevh, compartió algunas de las inquietudes y -como sucedió en la rueda de prensa- ratificó el compromiso de ir dando respuesta a los reclamos para resolver las falencias de una institución que se ha visto “postergada” y desatendida en el último tiempo.

Un reclamo sostenido
Vale recordar que desde principio de año los profesionales y el personal del Instituto Maiztegui vienen llevando adelante un reclamo sostenido y denunciando el desfinanciamiento que sufrió la institución, hecho que se vio agravado en los últimos meses cuando debido a las dificultades financieras y operativas debió interrumpirse la fabricación de la vacuna Candid I, contra la Fiebre Hemorrágica Argentina.

Viaggio Espresso