Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Otra vez Florida, la “perla negra” de las obras públicas municipales

Ayer estaban reparando distintos sectores de esta zona céntrica que se deteriora muy a menudo. (LA OPINION) Ayer estaban reparando distintos sectores de esta zona céntrica que se deteriora muy a menudo. (LA OPINION)

Lo que pretendió ser la mayor transformación del centro cívico se convirtió en un dolor de cabeza para las autoridades. Nuevamente el pórfido de la acera se levantó. Por fallas en la colocación -como se argumentó antes- o por error en la elección del material, lo cierto es que a 7 meses de su inauguración la cuadra no deja de presentar problemas. 


Otra vez calle Florida está cortada. Sí, nuevamente hay fallas en la zona remodelada hace menos de un año y resulta prácticamente una postal ver como se rompen los pórfidos colocados en la extensión comprendida por Merced y Peatonal San Nicolás aunque, en esta oportunidad, hay que sumarle un marcado deterioro en las inmediaciones de las esquina del Municipio y la entidad bancaria que funciona en ese sector de Pergamino.
Desde mayo pasado, cuando vinieron funcionarios nacionales para inaugurar las obras en el marco del acto oficial que recordó un aniversario más de la histórica Revolución, los inconvenientes nunca dejaron de presentarse. A la par de ellos estuvieron los reclamos vecinales parecen ante tantas fallas en lo que se anunció como “la” renovación de este sector, ejecutada con fondos nacionales.
Y si bien poco les gusta a los funcionarios que se critiquen sus proyectos, este es uno de los peores realizados en los últimos tiempos reconociendo -nobleza obliga- que no hubo nunca dificultades en la decenas de trabajos desarrollados con fondos propios o foráneos durante esta gestión que encabeza el intendente Javier Martínez.

¿De quién es la culpa?
La pregunta cae de madura: ¿quién o qué falló para que constantemente se rompa esa zona de la ciudad? Y es aquí donde se tendrán que brindar las respuestas oficiales para que los vecinos conozcan los motivos por los cuales casi mensualmente se interrumpe parcialmente al tránsito vehicular para pegar los pórfidos que se “salieron” o bien poner nuevos materiales. La primera vez que se presentaron inconvenientes, a días de la inauguración, se esgrimieron fallas en la colocación por lo que la empresa adjudicataria restauró los daños asumiendo el costo. Subsanado aquel escollo, no cesaron los inconvenientes, del mismo tipo que se han producido en los cruces de la Peatonal con Pueyrredón, Mitre y San Martín. En cambio, en los tramos de circulación a pie, desde que hace 12 años se inauguró el primer tramo con pórfido nunca se levantó una baldosa. Sacar una conclusión es sencillo: el pórfido no sería apto para circulación vehicular. No obstante la evidencia que había, se insistió con este material.
Nadie puede discutir que se logró un cambio radical en la cuadra; la fisonomía es diferente y se embelleció este espacio de la ciudad que muestra una impronta moderna, linda, que invita a recorrerla de noche porque los trabajos incluyeron luminaria LED y nuevo mobiliario. Pero las roturas constantes “tiran para atrás” cualquier tipo de análisis que se haga sobre estas intervenciones en general.

Reformular el proyecto
Como bien dice la frase “a los hechos me remito”, las roturas se tendrán que corregir de inmediato, con un trabajo correcto que no muestre fallas nuevamente a las pocas semana de realizado. Y sería saludable que la empresa contratada para esta remodelación, en forma conjunta con los funcionarios públicos que monitorearon el proyecto, señalen el o los motivos que hacen que se dañe tan fácilmente una calle que no tiene más de siete meses de inaugurada.
También sería bueno que si este diseño, que contempló unos recipientes con agua que poco sentido tiene y juntan verdín, tuvo falencias, las corrijan admitiendo que no eran los materiales acordes al lugar porque pórfidos similares a estos se rompen a menudo en otros cruces que tiene la Peatonal con sus calles perpendiculares, donde ya se optó por reforzar con material asfáltico.
Para restarle más créditos a esta obra pública cabe decir que en días de lluvias fuertes el agua no escurre en cercanías del Palacio Municipal y se acumula en las esquinas de Florida y San Nicolás impidiendo la circulación con normalidad de los peatones.
Quizás para hacer uso de una célebre frase del exárbitro de fútbol y panelista en varios programas de televisión, Guillermo Nimo, la remodelación de Florida es la “perla negra” en materia de obras públicas.

Viaggio Espresso