Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Otra vez un desperfecto en un colectivo de Pullman generó reclamos

El colectivo de Pullman varado en la banquina de la ruta nacional Nº 188, después de perder sus neumáticos traseros. (ROJASCIUDAD.NET) El colectivo de Pullman varado en la banquina de la ruta nacional Nº 188, después de perder sus neumáticos traseros. (ROJASCIUDAD.NET)

De acuerdo a lo que explicaron los pasajeros, el jueves cerca de las 14:20 uno de los micros de la empresa perdió dos neumáticos después de partir de la Terminal de nuestra ciudad con destino a Junín. Esta unidad, que ya venía con gente que lo había abordado en Rosario, terminó varada en la banquina de la ruta Nº 188 por el desperfecto.


Una vez más los problemas con la empresa Pullman General Belgrano provocaron el reclamo de los usuarios que desde hace tiempo solicitan que se intervenga para evitar que los coches queden varados al costado de la ruta o bien que se cumplan con los horarios para la partida de los servicios en la línea que cubre las zonas de Junín, Pergamino y Rosario.
En esta oportunidad el episodio tuvo lugar el jueves, en las primeras horas de la tarde, cuando un micro de esta compañía de transporte tuvo un desperfecto mecánico minutos después de salir de la terminal de nuestra ciudad, cerca de las 14:30, cuando la unidad que venía con pasajeros que habían abordado en Rosario, habría perdido dos neumáticos traseros, lo que generó la detención inmediata a la vera de la ruta nacional Nº 188.
De acuerdo a lo que indicaron personas que estaban arriba del colectivo, una de las ruedas “salió despedida al medio de un campo del lado derecho y la otra quedó en la banquina contraria”, contaron a LA OPINION fuentes consultadas ayer a la tarde.
“Por suerte solamente fue un mal momento vivido, aunque esta situación se suma a muchas que padecemos los que en forma permanente usamos estos micros”, agregó otro de los pasajeros. “Nos daba la sensación de que se volcaba, pero eso no sucedió, gracias a que el chofer pudo controlar el vehículo”, coincidieron sobre este episodio.

Varados en la ruta
Ni bien la situación se normalizó, los usuarios que estaban arriba del colectivo debieron esperar que llegue otro para poder seguir viaje a Junín, pero “por suerte todo salió bien y cada uno pudo llegar a su destino”, dijeron al Diario. “Pasamos una situación horrible en la que todas las vidas que íbamos arriba de ese micro corríamos peligro, incluso los vehículos que pasaban en ese momento por la ruta ya que podrían haber sido embestidos por las ruedas despedidas”, agregaron. “Por favor, alguien tiene que hacer algo, alguien tiene que escuchar, alguien tiene que accionar, no podemos dejar que esta empresa siga brindando este precario servicio. Y volvemos a repetir, no solo corremos riesgo los que vamos arriba del micro, sino que también cada persona que en algún momento de su vida le toque cruzarse con un colectivo Pullman General Belgrano en la ruta”, destacaron los involucrados en este episodio del jueves a la tarde en la zona de ruta nacional Nº 188.

Promesas incumplidas
Durante todo el año pasado hubo una fuerte presencia de concejales de Junín, Rojas y Pergamino para que la empresa cumpliera con el pedido de la gente; llegaron en ese entonces colectivos más modernos para suplantar a los que estaban en mal estado, pero las frecuencias siguieron siendo un inconveniente porque los horarios, según lo que explican los pasajeros, “nunca se cumplieron y las demoras son permanente”, dijeron a LA OPINION. “Los días de lluvia hay algunos colectivos que se siguen mojando en el interior y tenemos que correr los bolsos, siempre hay un problema distinto y esto ya cansa porque usamos el servicio por cuestiones de trabajo”, señaló una de las personas que se comunicó con este medio.
Para la veeduría de transporte es un tema a resolver en lo inmediato, aunque algunos de los integrantes de la misma no creen más en que Pullman General Belgrano cumpla con las promesas que oportunamente se tomaron para lograr cambios en la prestación que cubre la ruta nacional Nº 188.

La voluntad no alcanza
Al hablar con referentes locales sobre este tema, coinciden en que “hay voluntad” por parte de los representantes que tiene la empresa en las reuniones que se concretan, pero la gente “no aguanta más” las demoras o roturas de los colectivos porque son cosas que suceden a menudo, incluso con los micros modernos que llegaron a mediados de 2017 para tratar de lograr un paliativo a los problemas recurrentes que se presentaban.
Los usuarios de este servicio quieren una rápida respuesta de la Comisión Nacional de Transporte, incluso algunos pidieron que sean los intendentes los que se hagan cargo de los reclamos para llegar con más fuerza a las autoridades que determinarán los pasos a seguir en este conflicto que parece no tener una solución en lo inmediato, “salvo que se pongan colectivos 0 kilómetros”, resaltaron algunas de las personas que se comunicaron ayer con LA OPINION para hacer público su descontento.