Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Pablo, Kelly y Gaia y un modo de vida particular: “Traviajar”

Pablo junto a Kelly y cargando en sus brazos a la perra Gaia. Los tres viajan su combi a la que llaman “Catarina”.  (CATARINA SEM FRONTEIRAS) Pablo junto a Kelly y cargando en sus brazos a la perra Gaia. Los tres viajan su combi a la que llaman “Catarina”. (CATARINA SEM FRONTEIRAS)

Pablo Calabresi es un joven pergaminense que desde hace algunos años emprendió una travesía junto a su compañera brasilera y la perra de ambos. Los tres viajan en una combi por América y pretenden llegar a Alaska. Transcurren sus días “traviajando”, es decir viajando pero también comercializando las artesanías que ellos mismos realizan en el trayecto.


Pablo Calabresi es un joven pergaminense que hace algunos años, con espíritu viajero, emprendió un largo camino por América con el propósito de llegar a Alaska.
Como muchas personas, Pablo decidió abandonar su rutina para viajar y así, ya instalado en el balneario Camboriú, comenzó a coordinar una travesía por América, sin fechas ni recorridos preestablecidos, junto a su compañera brasilera Kelly y su perra Gaia. Los tres andan sin apuro, a su paso pero con la ambiciosa meta de llegar a Alaska, el punto más al norte del continente.
Para dar inicio a esta travesía eligieron su combi como medio de transporte por ser una opción “gasolera”. Esa camioneta invita a arrimarse, por su llamativa ornamentación, algo que es clave para llamar la atención de la gente en esta aventura que se financia con la venta de artesanías en cada destino.
Además crearon la página de Facebook “Catarina Sem Fronteiras” que funciona como diario de viaje. Desde allí se contactan no solo con sus seguidores sino también con sus familiares.
En contacto con LA OPINION, a la distancia y a través de Whatsapp, Pablo contó sobre la travesía que están realizando, sus anhelos y cómo transcurre su vida en diferentes paisajes, costumbres y países.
-¿Cómo surgió la idea de emprender esta aventura?
- La idea del viaje surgió mientras vivíamos en Brasil, en el balneario Camboriu. Teníamos nuestra combi que usábamos para los fines de semana hacer viajes cortos, ir a playas. Nos gustaba mucho ir a bucear o remar. Recibíamos viajeros en nuestra casa, y eso nos fue dando incentivo y fuerzas para dejarlo todo y salir a la ruta. Después de charlarlo y sin pensarlo mucho decidimos hacerlo. Y tomamos la mejor decisión de nuestras vidas: vivir viajando.
Nos propusimos como objetivo llegar a conocer todos los países del continente americano viviendo en una combi Volkswagen.
-¿Cómo y cuándo comenzaron a materializar ese proyecto?
- Los primeros pasos fueron empezar a restaurar nuestra combi porque estaba muy mala de chapa, y luego empezamos a pensar en el armado de los muebles. Viendo y pensando cómo íbamos a hacer con la cama, la bacha, la cocina, estábamos armando una mini casa, la que cuenta con energía solar, es autosuficiente, podemos estar en lugares donde no hay nada y tenemos nuestra propia red de energía, que alimenta nuestra heladera de 50 litros, contamos con una cocina de dos hornallas con hornito a gas, luces internas, baño químico, una cama que se convierte en sofa, una mini máquina de lavar ropa.
El viaje empezó en balneario Camboriu, Estado de Santa Catarina, Brasil, el 28 de diciembre de 2017.
-¿Establecieron un itinerario de viaje?
- Nunca tuvimos itinerario, tenemos muchos planes, pero en este tipo de vida es difícil seguirlos; uno va cambiando las rutas constantemente y moviéndose bastante, que es esa la idea principal, no solo viajar derecho sino recorrer cada país de norte a sur, de este a oeste.
-¿Cómo conociste a tu compañera de viaje?
- Con Kelly nos conocimos en Brasil (ella es brasilera), hace cinco años que estamos juntos y ambos compartimos las ganas de viajar y conocer otros países.
-¿En la actualidad dónde están residiendo?
-Actualmente estamos en Panamá, estuvimos por Costa Rica el mes pasado pero volvimos a Panamá a trabajar un poco, y en diciembre volvemos a Costa Rica para entrar en temporada y aprovechar a trabajar y así recaudar fondos para continuar nuestro viaje al norte.
-¿Hasta dónde planean llegar?
-Hasta dónde planeamos llegar es algo que no tenemos en claro, tenemos el sueño de conocer América, en esta primera etapa de la travesía vamos hasta Alaska, donde vamos a poder pasar por la mayoría de los países. Una vez que lleguemos a Alaska tenemos planeado bajar rodando por otras rutas hasta Ushuaia. Y cuando terminemos con América soñamos con poder cruzar el charco y rodar con nuestra combi por Europa. Es un sueño lejano pero está en nuestras mentes.
-¿Cómo se sostienen económicamente?
-Desde que salimos vendemos artesanías, todo hecho a mano, trabajamos con piedras, collares, un poco de macramé, calados en madera, resina y cuadritos con frases. Donde estemos, siempre buscamos un punto turístico, una plaza, un parque, una calle céntrica o una feria, donde “Catarina” (así llamamos a nuestra combi) cobra vida y se transforma en una local móvil, al que las personas se acercan y se llevan aparte de nuestra arte, un poco de nuestra historia.
-¿Cómo viven la experiencia de conocer diferentes culturas y paisajes y cómo se fueron adaptando?, ¿han hecho muchos amigos?
-La experiencia de vivir varios meses en un país diferente es único. Lo lindo de tener que vender y abrir las puertas de nuestra casa es que terminamos conociendo a la gente local, y ahí es donde el viaje vale la pena, no es solo un paisaje, o una foto con una ballena: es la cultura, la tradición, donde en cada país tuvimos la suerte de compartir con familias locales sus comidas típicas, sus vocabularios distintos a los nuestros, sus problemas diarios y más. Cada vez que dejamos un país, lo más valioso que uno se lleva son las familias que creamos, tenemos familia en cada uno de los países que conocimos.
-¿Cómo surgió el nombre de la página de Facebook y de Instagram y qué cuentan allí?
-El nombre de nuestro proyecto es el nombre de nuestra combi, Catarina. Que nace del Estado de donde ella era "Santa Catarina" y el resto es sin fronteras en portugués: “Catarina sem fronteiras”. (así se los encuentra en las redes sociales)
En nuestras redes sociales contamos muy poco de lo vivido, nos gustaría ser un poco más creativos en este punto pero ninguno de los dos es bueno para las cámaras. Tenemos un canal en YouTube que se creó con la idea de transmitir y compartir cada momento y las aventuras que vivimos pero fracasamos.
En nuestro Instagram o Face se pueden encontrar fotos y vídeos de los lugares que vamos conociendo, contamos un poco la experiencia, somos bastante realistas en ese sentido, compartimos las cosas malas que nos pasan también, para que vean que vivir viajando no es todo color de rosa. Muchos piensan que estamos de eternas vacaciones pero a nosotros nos gusta decir que estamos “traviajando”.
-¿Cómo se da el contacto con sus familiares y amigos?
-Con nuestras familias estamos en contacto constantemente gracias a las redes sociales pero aun así extrañamos mucho.

Viaggio Espresso