Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Parador “Madre Teresa”, un espacio para hombres en situación de calle

El mobiliario está en 3 de Febrero 412 y dispone de 14 camas. Permanece abierto de 19:00 a 8:00. (GRANJA SAN CAMILO) El mobiliario está en 3 de Febrero 412 y dispone de 14 camas. Permanece abierto de 19:00 a 8:00. (GRANJA SAN CAMILO)

La propuesta de la Asociación Civil Granja San Camilo es contener y alojar a los ciudadanos que no tengan un espacio para pasar la noche. La casona se emplaza en 3 de Febrero 412 y abre sus puertas de 19:00 a 8:00.


El lunes la Asociación Civil Granja San Camilo abrió las puertas del Parador “Madre Teresa”, un espacio destinado a ser refugio nocturno de hombres mayores de edad en situación de calle. Emplazada en 3 de Febrero 412, la casona abre sus puertas a las 19:00 mientras que el horario de cierre es a las 8:00 del día siguiente.

Para los más vulnerados
Con el objetivo de obtener más información respecto a esta propuesta, LA OPINION dialogó con Juanito Cabrera, referente de la Asociación Granja San Camilo, que contó sobre la génesis de la propuesta, cómo funciona el dispositivo y cuáles son los objetivos del parador.
“Hace mucho tiempo registramos la problemática de las personas en situación de calle, no solo de quienes están vulnerados económicamente sino de aquellos que tienen problemas de adicciones, que en muchas oportunidades son excluidos de sus hogares, y que no tienen la voluntad y la fortaleza de enfrentar un tratamiento, de pedir ayuda. De los muchos jóvenes que pasan por la Granja, varios tienen que pedir asilo en la casa de un amigo o de un allegado porque son excluidos de sus hogares”, contó Cabrera. Contemplando la situación de estos jóvenes es que uno de los objetivos del parador se propone “incluir a quienes quedan afuera de la Granja por haber cumplimentado su proceso allí”.

Objetivos
Considerando los objetivos del Parador, Cabrera señaló que “el primero es poder darle una mano a los hombres en situación de calle mientras que el segundo pretender ayudar y seguir acompañando a los chicos que ya cumplimentaron su proceso en la Granja y que deben empezar a incluirse en la sociedad, trabajando, un dispositivo transitorio, de despegue para ellos, de este modo nosotros podemos continuar con el trabajo de contención. A su vez los chicos que integraron la Granja podrán involucrarse y así como son ayudados podrán ellos también transmitir su ayuda”.

Sin lugar para pasar la noche
Con relación a las personas en situación de calle, Cabrera señaló que “hay personas que no tienen dónde pasar la noche y si bien no están en las plazas, buscan refugio en casas de conocidos, en la Guardia del Hospital o en la Terminal de Omnibus, por ejemplo, son espacios estratégicos utilizados por los indigentes”.

Dinámica
Consultado sobre la dinámica de trabajo, es dable destacar que la Asociación Civil Granja San Camilo alquiló una propiedad en calle 3 de Febrero 412, la que fue refaccionada para dar lugar al Parador que cuenta con 14 camas. “Las puertas se abren a las 19:00 y hasta las 21:30 pueden registrarse mientras que el Parador permanece abierto hasta las 8:00. La idea es que las personas que lleguen se registren así podemos nosotros hacer un acompañamiento a esas personas, saber si tienen documentos, si tienen familia, cuál es su situación particular. El objetivo es que cada uno de esos hombres que llegan puedan conseguir un trabajo, si no tiene nosotros podremos ayudarlo a conseguir”, explicó Juanito.
Los que hacen uso del Parador pueden allí bañarse, se les provee la cena y un espacio para dormir. En este sentido, aclaró que “no es un hotel sino un espacio de albergue transitorio, sin fines de lucro, hay reglas de convivencia y condiciones para poder ingresar, por ejemplo, no estar alcoholizado ni bajo los efectos de sustancias. “Queremos brindar contención, acompañamiento y herramientas a las personas que lo necesitan. Para ello un equipo de voluntarios trabaja en este sentido”.

Viaggio Espresso