Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Paritarias: el Gobierno ofreció un 15% de aumento y un plus por presentismo

Los gremios docentes y el Gobierno se reunieron ayer por la tarde en Economía. (DIB) Los gremios docentes y el Gobierno se reunieron ayer por la tarde en Economía. (DIB)

Ayer jueves por la tarde fue la primera reunión entre las autoridades y los principales gremios que agrupan a los maestros bonaerenses. Las clases deberían empezar el 5 de marzo. Vidal busca que la propuesta final esté atada a no faltar.


Como se esperaba, el Gobierno bonaerense ofreció ayer jueves un aumento del 15 por ciento a los gremios docentes, al tiempo que incorporó un pago extra de 4.500 pesos por única vez para los docentes titulares que no faltaron en 2017, y prometió presentar una propuesta de incremento sujeta al presentismo para un próximo encuentro.

Según informaron fuentes que formaron parte del encuentro el Gobierno propuso un esquema con tres ejes: un aumento del 15 por ciento para todo el año. De acuerdo con los cálculos oficiales eso llevaría el salario promedio del sistema a 28.358. Los funcionarios dijeron que se abonará un “reconocimiento extraordinario” por única vez de 4.500 pesos para los docentes titulares que no faltaron durante el ciclo lectivo 2017. “Esto es por fuera de la negociación paritaria”, o sea que lo pagarán de todas maneras. Y por último, se comprometió a elaborar para la próxima reunión una propuesta que tenga en cuenta el concepto de presentismo, para 2018.

El titular del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel, planteó las exigencias: “La oferta tiene que estar a la altura de las expectativas inflacionarias. Ya el Banco Central habló de 19,4 por ciento, nosotros creemos que será más alta. No vamos a aceptar salarios a la baja. Además, debe haber cláusula gatillo y reconocimiento de la pérdida de poder adquisitivo del año pasado”, planteó el dirigente.

A pesar de que la brecha entre las pretensiones gremiales y los objetivos oficiales es amplia, por ahora no se menciona la posibilidad de medidas de fuerza directas. “Nosotros no hemos hablado de paro. Eso lo plantea el Gobierno, quizá para usarlo como herramienta para atacar a los gremios”, aclaró Baradel. Y de paso exigió “racionalidad” al ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro que ya resolvió no habilitar la discusión en una negociación nacional. “Eso pone en riesgo las clases en muchas provincias”, admitió el jefe sindical que además integra la conducción de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera). Las clases deberían empezar el lunes 5 de marzo.

A diferencia de otras ediciones de la discusión salarial entre autoridades y maestros, esta vez no hubo protestas frente al ministerio de Economía, donde se concretó la mesa paritaria. Estuvieron los representantes de Suteba (Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires), FEB (Federación de Educadores Bonaerenses), Sadop (Sindicato Argentino de Docentes Privados), UDA (Unión de Docentes Argentinos)  y Amet (Asociación de Magisterio de la Enseñanza Técnica) y los ministros de Trabajo, Marcelo Villegas; de Educación, Gabriel Sánchez Zinny y de Economía, Hernán Lacunza.