Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Parte de la propaganda política que quedó en la ciudad se pudo reutilizar

Los carteles de campaña ya están reemplazando a los cartones que dan forma a los fardos de botellas. (LA OPINION) Los carteles de campaña ya están reemplazando a los cartones que dan forma a los fardos de botellas. (LA OPINION)

Antes fueron afiches y panfletos; esta vez se usaron a mansalva carteles plásticos en columnas o en las aceras. Lo bueno de la nueva modalidad de gasto proselitista es que se le pudo dar un nuevo destino, más loable por cierto, en el Taller Protegido.


Finalizadas las elecciones del domingo, el equipo de Higiene Urbana, que depende de la Secretaría de Servicios Públicos, recorrió la ciudad para quitar todos los carteles que se habían puesto en las columnas del alumbrado público, tal como informara LA OPINION en ediciones anteriores y ante lo cual se levantaran las quejas ciudadanas argumentando que la responsabilidad por la limpieza la debió asumir cada candidato y no el Estado.
Lo importante es que la ciudad fue recuperando sus espacios y lo interesante de que la tarea la haya hecho totalmente el Municipio es que todo el material fue inmediatamente destinado al Taller Protegido para su reutilización, donde se emplean especialmente para compactar las botellas PET que se venden en fardos para su posterior reciclaje.
“Una vez que los mismos se retiraron de la vía pública fueron llevados a la planta de tratamiento de residuos, donde se acopiaron a lo largo de la semana para luego llevarlos al Taller donde fueron muy bien recibidos”, explicaron ante la consulta que hizo ayer el Diario sobre el destino final de estos plásticos.
Las distintas agrupaciones políticas que compitieron el domingo en Pergamino habían desplegado una gran cantidad de estos elementos publicitarios, incluso en diferentes tamaños, lo que motivó a un trabajo importante de Higiene Urbana para retirarlos de las columnas; “en algunos casos estaban puestos con precintos, y en otros directamente se colocaron con alambre”, indicaron sobre lo engorroso que significó quitarlos de la ciudad dado que había “por todos lados”, reconocieron ayer en Servicios Públicos, área que se encuentra a cargo de Guillermo Illia.

Compactación y embalaje
Una vez que las botellas se compactan con el personal del Taller Protegido, las mismas se van acumulando en fardos y es justamente allí donde los carteles plásticos que fueron parte de la publicidad política se utilizan para darle forma a los bultos, sin que las botellas se caigan cuando son atadas con alambres para luego apilarlas en un sector del predio que tiene el Taller en la zona sur de la ciudad.
Sin la presencia de estos carteles, generalmente se hace el trabajo con cartones gruesos e incluso algunas planchas de maderas finas que cumplen a la perfección con ese rol y evitan que se desparramen las botellas PET recicladas por los obreros del Taller.

Viaggio Espresso