Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Pasan los años y la escena se repite: caballos sueltos, la historia sin fin

Caballos sueltos en Pergamino, un riesgo muy alto permanente que se da en distintos sectores. (ALVARO REYNOSO) Caballos sueltos en Pergamino, un riesgo muy alto permanente que se da en distintos sectores. (ALVARO REYNOSO)

Ya no hay distinción de zona, ni horario: se pueden ver equinos a toda hora y en todo lugar. El riesgo que provocan es altísimo. Los vecinos se comunican al 147 y las fuerzas concurren, pero al poco tiempo nuevamente están sueltos. Generalmente los vecinos saben quiénes son sus dueños pero la penalidad no pasa de una advertencia.


Innumerables y de todas las épocas son las crónicas periodísticas sobre la presencia de caballos sueltos en barrios y zona periurbana de Pergamino. Esto habla a las claras de que es un aspecto en el cual no se ha podido evolucionar, un problema para el que no se ha encontrado solución. Y no es una cuestión menor o de estética: es un asunto de vida o muerte. No son pocas las vidas que se han perdido a causa de la irrupción de un caballo en la carpeta asfáltica.

A diferencia de lo que sucede con los perros callejeros, que no siempre hay un adulto responsable de su accionar, en el caso de los caballos sí hay un dueño que, o fue negligente con el cuidado del animal o bien deliberadamente le abrió las tranqueras para que vaya a pastar a baldíos y zonas públicas, sin atarlo debidamente.

¿Qué sucede cuando interviene la fuerza pública y se da con el propietario? Nada, una advertencia, porque la falta no es más que una contravención. Si no se da con el propietario, interviene el área de Veterinaria Municipal, o al menos lo hacía, que retiene los animales y los traslada a un lugar donde se los alimenta, hasta que se aclare la situación. Y entonces comienza la historia de nunca acabar, donde no todos los ciudadanos somos iguales ante la ley: “Generalmente aparecen los propietarios de los equinos aduciendo utilizar a los caballos para trabajar, tirando de un carrito, juntando cartones, o bien en otras actividades”, y por una cuestión de empatía los caballos son devueltos a quien infringió una norma. Sucede también que estos animales suelen estar en condiciones lamentables, entonces previamente se les realizan las curaciones necesarias. Así, el caballo vuelve a su lugar y finalmente aparece otra vez suelto. Y sigue la cuestión sin solución de continuidad.

¿Qué hace el Municipio?

Si bien son temas recurrentes porque hasta el momento no hubo ningún tipo de programa o legislación que resultara efectiva, cada vez son más las zonas afectadas por la presencia de caballos sueltos y lo que en algún tiempo era solamente un problema para la periferia, ahora se trasladó a barrios densamente poblados. Justamente porque la ciudad creció.

De acuerdo con lo que pudo saber LA OPINION, en el Concejo Deliberante recientemente mantuvieron una charla con la directora del área local de Veterinaria, Fernanda Lauzzo, con el objetivo de encontrar una salida inmediata a esta situación que acumula llamadas de los vecinos denunciando este tipo de situaciones.

En diálogo con el concejal Alvaro Reynoso, integrante del bloque Unidad Ciudadana – Partido Justicialista y presidente de la comisión de Seguridad Ciudadana, se pretende adherir a la ley provincial de Documento Único Equino (DUE): “Vino a Pergamino un veterinario de La Plata y después se mantuvimos una capacitación al respecto porque en el orden local no había ningún profesional habilitado” indicó el edil al ser consultado por el Diario.

Reynoso reclama que se realice “cuanto antes” un plan de regularización y que se les gestione el DUE a los caballos secuestrados para evitar la reincidencia de los mismos en la vía pública; “o bien que en caso de un nuevo secuestro se actúe directamente contra el propietario cobrando la infracción que corresponda porque es un riesgo”.

Una nueva área

Según saben los integrantes de la comisión de Seguridad Ciudadana, el Municipio contaría a la brevedad con un área para equinos para así tener mayor control. “Eso es lo que nos explicaron y por tal motivo estamos a la espera para avanzar concretamente con normativas que amparen estas situaciones peligrosas”, señaló Reynoso.

Para el edil, “antes de terminar el período de sesiones tenemos que tener una legislación nueva para lograr que el secuestro de los equinos en la vía pública no sea meramente un trámite son que nadie se haga cargo, o bien que se restituya al dueño que a los pocos días vuelve a dejarlo libre para que coma en cualquier parte”.

Con chip

El Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires estableció la implementación obligatoria del nuevo sistema de identificación equina, es decir el DUE, de acuerdo a la Ley Nº 13.627 y su Decreto reglamentario Nº 1.734.

Este nuevo sistema para la identificación individual y tránsito de la especie equina está destinado a todos los que se encuentran radicados en la provincia de Buenos Aires, sean puros de raza o mestizos, reemplazando a la marca a fuego y a la libreta para el transporte.

El DUE consiste en el implante de un microchip en el cuello del animal, la confección de un documento de identificación del equino y su propietario, relacionados por una base de datos. “Esto constituye un sistema de control en concentraciones de equinos, traslados (cualquiera sea su destino), como así también el registro de las transferencias y bajas correspondientes, permitiendo identificar al animal y evitar el abigeato”, explicó Lauzzo, titular del área local de Veterinaria.

Viaggio Espresso