Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Pergamino contará con nuevas bicisendas en el sector norte

La realización de los nuevos espacios exclusivos para bicicletas tendrá varias zonas de la remodelada avenida Champagnat. (LA OPINION) La realización de los nuevos espacios exclusivos para bicicletas tendrá varias zonas de la remodelada avenida Champagnat. (LA OPINION)

Habrá espacios exclusivos para bicicletas para la conexión de la Escuela Nº 8, Monseñor Scalabrini y el Colegio San José. La conectarán con la ciclovía que está en los canteros de Vélez Sarsfield.


Ante el intenso tránsito de bicicletas que se genera en horarios pico a raíz de la determinación de muchos vecinos de utilizar estos rodados para llevar a cabo distintas actividades, el Municipio trabaja concretamente sobre la posibilidad de construir sendas especiales en la zona norte de la ciudad, en el tramo comprendido entre la Escuela Primaria Nº 8 y Juan Manuel de Rosas, usando la remodelada avenida Champagnat para avanzar con más metros sin dificultades.
Según pudo saber LA OPINION, en los últimos días se llevaron a cabo algunas tareas de mediciones con el objetivo lograr esta planificación que está en manos de la Secretaría de Desarrollo Urbano; “tenemos pedidos puntuales de la comunidad educativa de Monseñor Scalabrini y también se sumaron los padres de la Escuela Nº 8 y consideramos oportuno llegar hasta Hermanos Maristas con el fin lograr un circuito uniendo la zona de Vélez Sarsfield, donde hay un espacio delimitado en los canteros centrales”, explicó José Salauati, titular de esta dependencia que está abocada al proyecto con sus equipos técnicos.
Se observa en muchos lugares de Pergamino la presencia de ciclistas que se entrenan para competencias deportivas o simplemente para pasear o como una manera de hacer deporte. “Se evalúan los trabajos a ejecutar porque es un pedido que data de muchos años, al Municipio siempre le han solicitado la construcción de este tipo de espacios y queremos empezar a instalarlos de manera paulatina”, indicaron fuentes consultadas por LA OPINION con respecto a los planes que en su momento se iban a ejecutar. Cabe señalar que ciudades como Chacabuco pidieron hace un tiempo asesoramiento técnico al Ministerio de Transporte Nacional para que les diagramen una red segura de ciclovías que cubra los lugares de mayor concurrencia de gente, como bancos, espacios de salud y oficinas gubernamentales, entre otros.

“Bicisenda”
Uno de los elementos que determina las condiciones en las que se desenvuelve el tránsito de bicicletas es la infraestructura de vías específicas con las que se cuente. Un gran número de factores hacen propicio el uso del rodado en la actualidad y, si bien a primera vista el clima es el principal motivador de la utilización de la bicicleta, existen ventajas que alientan al usuario y políticas públicas de promoción harían posible sumar más adeptos.
La creciente inseguridad vial que genera el tránsito automovilístico para peatones y ciclistas, en gran medida acrecentada en los últimos años a raíz del aumento del parque automotor, es uno de los problemas que es necesario resolver.
A su vez el actual diseño de vías está concebido pensando exclusivamente en los desplazamientos motorizados, pero es determinante pensar en los índices que reflejan el crecimiento poblacional que ha tenido nuestra ciudad, para lo cual debieran preverse no sólo “bicisendas”, sino la ampliación de los lugares de estacionamiento con custodias para brindar seguridad a los usuarios.

Mayor seguridad
En este sentido, se ha remarcado que el tránsito de estos rodados es preocupante porque puede generar problemas, ya que hay personas que no cumplen con la legislación. En ciertos momentos del día las avenidas principales se encuentran pobladas de bicicletas; los más chicos las utilizan para pasear y varios hacen acrobacias y ponen en riesgo su vida; además pasan cerca de los vehículos y no se detienen en los semáforos. A su vez es común observarlos andar por las veredas esquivando peatones que también corren peligro.
En forma conjunta con los operativos que efectúa la Subsecretaría de Inspección General sobre los motociclistas, los agentes comunales deberían poner en práctica un idéntico trabajo con el objetivo de normalizar la circulación de bicicletas y hablar con quienes no cumplen con las leyes. “Sabemos que son complicadas porque los usuarios no respetan absolutamente nada; son pocos los que se detienen en los semáforos, aunque debemos reconocer que la gente mayor generalmente lo hace, saben los riesgos que hay en las calles y tienen temor de ser embestidos por autos, camiones o colectivos”, señalaron a LA OPINION.