Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Pergamino se viste de fiesta para honrar a la Virgen de la Merced

Como cada año, los pergaminenses saludarán a la Patrona de la ciudad en el atrio de la iglesia.  (ARCHIVO LA OPINION) Como cada año, los pergaminenses saludarán a la Patrona de la ciudad en el atrio de la iglesia. (ARCHIVO LA OPINION)

Cada 24 de septiembre los pergaminenses celebran a la patrona de la ciudad. Habrá tres misas para que todos puedan participar: a las 8:00, 16:30 y 19:30. Este año la procesión unirá la Parroquia de Lourdes (avenida Rocha y Valentini) y el templo mayor. 


Hoy los fieles católicos del mundo, y los pergaminenses en particular, se aprestan a celebrar la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, patrona del Partido de Pergamino. Con las actividades programadas, que se realizarán en el marco de un asueto optativo administrativo pero con actividad académica normal, concluye el tiempo de preparación espiritual que se llevó adelante durante nueve días bajo el lema: “Madre, enséñanos a vivir el Evangelio de la vida”.
Hoy, día de la patrona de Pergamino, la jornada comenzará temprano. A las 8:00 será la primera misa. A las 16:00 será la procesión que partirá esta vez desde la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes (avenida Rocha y Trincavelli). Al llegar al templo mayor será la misa central (estimada para las 16:30), presidida por el obispo emérito, monseñor Héctor Cardelli. La última celebración de la Eucaristía de la jornada festiva será a las 19:30.

En Pergamino
En sus inicios, como todo pergaminense sabe, nuestra ciudad era conocida como La Dormida, un lugar para el estacionamiento de las carretas y el ganado en tránsito y para el descanso de arrieros y pasajeros que surcaban los polvorientos caminos pampeanos rumbo hacia Buenos Aires, el norte y el oeste del vasto territorio virreinal.
Cuando el sitio comienza a tomar relevancia y para prevenir la posible incursión de malones, se constituye un fuerte; el documento más antiguo que menciona la existencia del mismo data de 1749, justamente mencionado por un sacerdote jesuita que pasa por el lugar y lo describe que ve. Junto con el fuerte, se levantó la primera capilla pero es destruida en 1751, muriendo en la revuelta su primer teniente cura, un mercedario de apellido Pérez, que fue el primero en oficiar una misa bajo la advocación de la Virgen de La Merced.
La segunda capilla se mantuvo en pie hasta 1849. En 1887 quedan concluidas las obras de un nuevo templo que se destruye totalmente por un incendio en 1919.
El 2 de diciembre de 1923 se colocó la piedra fundacional que daría inicio a la construcción del edificio definitivo de estilo románico que se inauguró finalmente en 1930.