Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Personal del Instituto Maiztegui volvió a alzar la voz en pedido de respuestas

El personal del Instituto Maiztegui volvió a insistir en su reclamo por la producción de vacuna. (LA OPINION) El personal del Instituto Maiztegui volvió a insistir en su reclamo por la producción de vacuna. (LA OPINION)

Hace varios meses que no pueden producir la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina a causa del desfinanciamiento que sufre la institución y de una infraestructura que ha quedado obsoleta. El compromiso de la Anlis formulado ante el intendente aún no se materializó en la práctica y aseguran que la situación es acuciante. 


El viernes los empleados del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Doctor Julio Maiztegui” (Inevh) se concentraron en el patio de la institución para hacer visible, una vez más, la difícil situación financiera y operativa que están atravesando. El desfinanciamiento que sufren, acompañado de la falta de medidas para resolver la coyuntura que los apremia, motivó que profesionales, técnicos y agentes se congregaran para reclamar a las autoridades de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis) +de las que dependen- una acción que contribuya a revertir la realidad y dotar al Inevh de los recursos materiales e infraestructura necesaria para retomar las actividades de producción de la vacuna Candid I contra la Fiebre Hemorrágica Argentina.

Sin convocatorias a los medios, y sin hacer declaraciones públicas por fuera de la imagen que circuló en las redes sociales en la que se los ve unidos sosteniendo una bandera con la leyenda: “Seis meses después seguimos sin hacer vacuna. Exigimos soluciones”, la sola acción de reunirse en ese espacio común consiguió una vez más visibilizar una demanda que tiene varios meses. Y que a pesar de los anuncios que se han realizado desde la órbita oficial no terminan de hallar caminos de solución.

A contracorriente de lo que hace un tiempo se anunció desde la Anlis- en un compromiso formalizado ante el propio intendente municipal-la situación en el Inevh no solo no mejoró sino que el desfinanciamiento se ha profundizado, al punto de afectar seriamente el proceso de fabricación de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina se ha visto interrumpido. Esto más allá de cualquier lectura política, representa un problema de salud pública por cuanto la cantidad de dosis disponibles no alcanza a cubrir las necesidades de las provincias que conforman el área endémica y que deben inmunizar a la población a riesgo.

Si bien el tema consiguió instalarse en la agenda pública cuando, a raíz del quite de la función en el diagnóstico de hantavirus- en pleno brote de Epuyén-, se conoció que el Inevh estaba sufriendo un proceso de desfinanciamiento progresivo y que eso iba a condicionar severamente el futuro, nada consiguió que la situación se revirtiera. Ni siquiera las acciones de respaldo que surgieron de la propia comunidad.

La conformación de una comisión de seguimiento local- que no volvió a reunirse-, el levantamiento de firmas para la convocatoria a una audiencia pública, el abrazo simbólico al Instituto y las acciones de reclamo que las personalidades y autoridades políticas locales se hicieron ante el propio secretario de Salud de la Nación representaron iniciativas que si bien abrieron un marco de expectativas, no consiguieron en la realidad modificar un cuadro complejo, ya estructural, que amenaza el funcionamiento de una de las principales instituciones de salud del país.

Solo hablando de Fiebre Hemorrágica Argentina y sin desconocer que el Instituto Maiztegui desarrolla otras tareas y funciones que son cruciales en el estudio, diagnóstico y abordaje de diversas enfermedades, esto que sucede tiene consecuencias severas. En un contexto en el que los casos de Fiebre Hemorrágica Argentina se siguen produciendo- ya que es una enfermedad que no es erradicable- y la letalidad alcanza índices similares a los que se tenían en las épocas de las históricas epidemias, es inadmisible que no pueda producirse la vacuna que es probadamente eficaz para prevenir esta enfermedad. Mientras ello ocurre, personas expuestas a riesgo siguen enfermando y muriendo por una causa evitable. En este escenario, la consigna “Fuerza Inevh” que hace unos meses se alzó como eje del reclamo vuelve a cobrar sentido, porque la realidad, afirman es acuciante.

Viaggio Espresso