Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Pese a los cambios en el dólar, cada vez más autos se convierten a GNC

Los cálculos son netamente favorables para realizar la conversión a GNC. (iPROFESIONAL) Los cálculos son netamente favorables para realizar la conversión a GNC. (iPROFESIONAL)

La volatilidad de divisa primero y las dudas sobre el nuevo sistema de flotación después, hicieron que los conductores evaluaran más de una vez la instalación de equipos de Gas Natural Comprimido. Pero dadas las estadísticas locales de colocación, y pese al costo de la inversión, este combustible sigue siendo una opción válida frente a las naftas.


Para aquellos que utilizan el vehículo en forma permanente la ecuación parece simple: un metro cúbico de Gas Natural Comprimido (GNC) cuesta en algunos casos hasta la mitad de un litro de nafta y rinde 13 por ciento más, de acuerdo a lo que explicaron algunos de los usuarios que hablaron con LA OPINION sobre este punto en particular. A pesar de tan clara comparación, afrontar la inversión en el equipo no es nada fácil. Máxime cuando las incidencias del dólar impactan de lleno en los costos. Por eso los talleres han vividos horas de incertidumbre, ya que nadie atinaba a tomar una decisión hasta no saber hasta dónde iba a trepar la divisa.
Así y todo, respecto del año pasado, los números son mejores para los instaladores. “Hay un aumento del 30 por ciento si comparamos estos meses con los mismos del año pasado, pero varían los precios todas las semanas por el costo que tienen los insumos que ponemos en los autos”, dijo uno de los referentes del sector que ayer habló con el Diario.
Las “conversiones” no son un fenómeno exclusivo de Pergamino sino que vienen en subida en todo el país: en enero 9.813 rodados empezaron a funcionar con GNC en Argentina, mientras que en agosto lo hicieron 15.810, un 61,1 por ciento más y 84 por ciento arriba en la variación interanual.

Nafta versus GNC
Colocar un equipo “de quinta generación” cuesta hasta 50 mil pesos, pero quienes ofrecen el servicio afirman que “el gasto se amortiza en 20 mil kilómetros”. Y dicen que la gente “lo piensa bastante hasta que realmente sacan las cuentas cuando utilizan sus vehículos todos los días para trabajar o bien movilizarse”.
El litro de nafta súper YPF cuesta hoy en Pergamino alrededor de 41 pesos y ni que hablar de las “Premium”, cuyos precios no dejan de subir y en lo que va del año llevan acumuladas (según las zonas) subas de entre el 42 y el 54 por ciento; por su parte el metro cúbico de GNC, en la ciudad se comercializa a 20.71 pesos, es decir la mitad del valor y con un rendimiento que equivale a 1,138 de la súper. “O sea, rinde por lo menos un 13 por ciento más, según el auto y la presión que tenga el gas en el momento en que lo colocaron”, explicaron fuentes consultadas por este medio.
En las estaciones de servicio de combustibles líquidos afirman que, de mínima, quienes “cargaban productos ‘premium’ migraron a los más comunes” y ya se estima que el 70 por ciento de los vehículos optan por la súper.

A sacar cuentas
Según la calculadora Web de Diviani GNC, una de las empresas instaladoras de Rosario con presencia en los talleres de Pergamino, recorrer 100 kilómetros con nafta súper (a 41 pesos el litro) demanda 328 pesos en un rodado que consume 8 litros en esa distancia; y hacerlo con gas (a 20.71 pesos el metro cúbico), 146,62: es decir, 181,38 pesos menos.
“Las consultas aumentaron exponencialmente y las colocaciones crecieron de la misma manera teniendo en cuenta que se logró fabricar equipos nuevos a la necesidad de la performance que tienen los autos modernos; pero es también relevante explicarle a la gente que los talleres trabajamos con financiación, una herramienta que consideramos como primordial para poder trabajar”, señalaron desde uno de los talleres locales que trabajan con esta firma rosarina.
La instalación de equipos de gas cuenta con una serie de beneficios importante pero dos de los más trascendentes son el facto económico y el ecológico. En el primero de estos, la brecha de precios es considerable, es en muchos lugares casi el doble; y en lo que respecta a la segunda cuestión, está el tema de la contaminación ambiental.
“Utilizar equipos de GNC en los vehículos ayuda a reducir un 30 por ciento la huella de carbono. Además, del 100 por ciento de la masa de contaminación por partículas que emiten los combustibles, el 70 por ciento se debe a partículas de gasoil y no es necesario mencionar los efectos nocivos que esto trae en la salud de las personas, hay ejemplos como China o Chile que viven bajo una nube de contaminación de este tipo”, explicó Víctor Derlich, ingeniero, encargado de ESI Gas, una de las empresas dedicadas a la colocación e instalación de equipos de GNC, en un artículo recientemente publicado en los foros automotores que se dedican a estos temas.

Viaggio Espresso