Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Pese a que no falta en los domicilios, instan a cuidar el agua potable

Hay prácticas erróneas que provocan una cantidad de litros derrochados que luego faltan en otros lados. (LA OPINION) Hay prácticas erróneas que provocan una cantidad de litros derrochados que luego faltan en otros lados. (LA OPINION)

En los últimos días trabajan de manera constante para que la ciudad cuente con el abastecimiento necesario. Pero sin el compromiso de la gente en utilizarla en forma adecuada será imposible satisfacer la demanda. El cambio en algunas rutinas es uno de los puntos fundamentales a tener presente para evitar el derroche.


Más allá que en esta época del año no existan problemas con la presión de agua en los barrios de Pergamino, la ordenanza Nº 7.226/10 considera el derroche como una situación que puede ser sancionable, aun en el caso de servicio medido y cuando el usuario se encuadre dentro de los consumos mínimos y/o excedentes previstos, la observancia de las siguientes conductas: dejar abiertos grifos de manera injustificada; el riego de calles; la utilización de bombas elevadoras conectadas directamente a la conexión domiciliaria, es decir sin la utilización de un tanque de bombeo (cisterna) y el derroche de agua producido por desperfectos en instalaciones, artefactos o accesorios.
De acuerdo a lo que explicaron en la Municipalidad, está prohibido el riego de jardines y patios los martes, jueves, sábados y domingos, permitiéndose los lunes, miércoles y viernes entre las 22:00 y las 9:00 entre el 1º de noviembre al 31 de marzo y entre las 18:00 y 10:00 en el período comprendido entre el 1º de abril y 31 de octubre.
A su vez se impide el lavado de veredas y automotores los lunes, miércoles, viernes y domingos, permitiéndose los martes, jueves y sábados entre las 22:00 y las 9:00 en el período comprendido entre el 1º de noviembre al 31 de marzo y entre las 18:00 y las 10:00 en la etapa incluida entre el 1º de abril y 31 de octubre. El lavado deberá realizarse exclusivamente con balde y queda prohibido el uso de mangueras, hidrolavadoras y cualquier otro dispositivo que involucre un alto consumo de agua.
Los promedios impresionan si se considera que los usos cotidianos más comunes son tirar la cadena (16 litros), lavar los platos (30 litros), ducharse (100 litros), usar el lavarropas (100 litros), lavar el auto con manguera, llenar piletas o baldear la vereda.

Cuidarla entre todos
“Solo una pequeña parte del agua del planeta sirve para el consumo humano y este porcentaje muchas veces es contaminado por las actividades del hombre”, informan en organismos que vienen siguiendo con preocupación las subas constantes que se dan en la utilización innecesaria de este recurso.
Piletas, largas duchas y exceso de riego demandan una cantidad de recursos tal que deja a muchos vecinos de la ciudad sin presión de agua; “a nivel local existen más de 70 pozos de 100 metros de profundidad de donde se extrae el agua de red a través de bombas que están en constante funcionamiento, demandando así una gran cantidad de energía”, se resaltó en el Municipio a raíz del interés de LA OPINION sobre las perforaciones que en estos tiempos vuelcan agua a la red general.
Desde la Dirección de Obras y Servicios Sanitarios se había señalado que, al llegar la temporada estival, se produce por día agua para más de 200.000 habitantes “y ni siquiera nos alcanza”, reconocieron teniendo en cuenta que hay un doble gasto por persona. Esto implica el uso de 60 millones de litros por día de este recurso no renovable.
“Este exceso implica un perjuicio para los vecinos, muchos de los cuales no cuentan con presión de agua, un gasto excesivo de dinero por parte del Estado que utiliza una gran cantidad de energía y un daño para el medio ambiente”, señalaron en el informe.

Compromiso ciudadano
Muchas son las acciones que la población puede poner en práctica para aportar a la solución de un problema que aqueja a todos; si bien desde el Municipio se tienen que tomar recaudos y medidas necesarias para que las consecuencias de esta problemática no pasen a mayores, hay un gran porcentaje que depende de la toma de conciencia de la ciudadanía. Pequeñas acciones permitirán ahorrar una gran cantidad de litros de agua por minuto y entre ellas se incluye la reparación de las pérdidas internas de agua, cerrar la canilla mientras se cepillan los dientes, no utilizar manguera para lavar veredas o autos, ya que el agua corre constantemente y se derrocha una cantidad extraordinaria.
Para las veredas utilizar cinco baldes de agua y para los automóviles tres y evitar hacer conexiones clandestinas. “La red cloacal y pluvial son distintas; al unirlas se pueden generar muchos trastornos al servicio cloacal y problemas para la salud”, señalaron en el cierre de la nota.

Viaggio Espresso