Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Por primera vez en su historia el Instituto Maiztegui es conducido por un interventor

La intervención, a cargo de Claudio Bonel, fue una determinación de la Anlis, tras la jubilación de Delia Enría. (ARCHIVO LA OPINION) La intervención, a cargo de Claudio Bonel, fue una determinación de la Anlis, tras la jubilación de Delia Enría. (ARCHIVO LA OPINION)

El farmacéutico Claudio Bonel fue designado por la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud para reemplazar a la doctora Delia Enría que se jubiló.


Tras el retiro de la doctora Delia EnrÍa de la conducción del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas “Doctor Julio Maiztegui” (Inevh), y cuando todo hacía suponer que su reemplazante iba a ser un profesional de la propia institución que había sido propuesto a la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis) con el consenso de los distintos sectores, el organismo dependiente del Ministerio de Salud de la Nación finalmente designó al farmacéutico Claudio Bonel, director técnico del Instituto Nacional de Producción de Biológicos- dependiente de la Anlis- como interventor del Inevh por el plazo de 180 días.
“Vine reemplazar a la doctora Delia EnrÍa que hacía años era la directora del Instituto Maiztegui, una persona absolutamente reconocida en el ambiente científico y a quien le agradecemos todo el trabajo que realizó para el Inevh y para la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud ‘Carlos Malbran’”, comenzó Bonel, en una entrevista concedida a LA OPINION. A título personal refirió que asumir la intervención representa “un desafío enorme porque había muchas expectativas”.
“Es un desafío poder acompañar a todos nuestros compañeros del Maiztegui, hacerlos visibles y seguir sosteniendo la trayectoria del Instituto”, remarcó
-¿Su designación es en carácter de interventor o de director del Inevh?
-Soy interventor del Instituto. Es una intervención por 180 días. Es común que esta figura exista. La doctora Claudia Perandones de hecho es interventora de la Anlis, aunque para todos es la directora. La intervención es una figura administrativa a través de la cual se puede colocar la figura de una directora o director saliente.
-¿Está previsto concursar el cargo de director del Inevh?
-La realidad es que no están abiertas por ahora las posibilidades de concurso. Una vez que estas perspectivas se generen, podrá concursar cualquier compañero que cumpla con los requisitos que se establezcan en las bases y mi idea sería poder concursar también.
-Si transcurridos los 180 días de la intervención no se abre la instancia de concurso, ¿ésta puede extenderse?
-Si la interventora de Anlis considera que amerita extender la intervención, esto se puede hacer y extenderla nuevamente por 180 días.
-¿Ya reportaba en Anlis al momento de tomar a su cargo la intervención del Maiztegui?
-Sí. Entré en Anlis hace varios años, primero como asesor y luego fui designado como director técnico del Instituto Nacional de Producción de Biológicos, un “compañero de camino” del Maiztegui. El desafío era desarrollar una planta de producción, las áreas de control de calidad y las áreas de depósito para llegar a la habilitación que se alcanzó el año pasado.
-¿Continúa con ese cargo en la actualidad?
-Sí. Convivo en las dos funciones.
-¿Son compatibles ambas tareas?
-Sí. Y de hecho la intervención se hace para que yo pueda manejar las dos funciones en paralelo. En el Instituto Nacional de Producción de Biológicos hay un co director técnico que lleva adelante la tarea cuando yo no estoy en Buenos Aires. Y en función del resultado de estos 180 días se evaluará si la conveniencia es hacer full time la labor en el Maiztegui.

Bonel aseguró que el Instituto está funcionando a pleno gracias a la planificación. (ARCHIVO LA OPINION)

Ecos de la intervención
-Previo a la intervención circularon nombres de profesionales del propio Instituto para el reemplazo de la doctora Enría. ¿Que esto no haya sido posible respondió a una decisión política o a otro criterio?
-Eso es algo que debiéramos preguntarle a la doctora Perandones. Creo que es algo estratégico. La interventora de Anlis es muy hábil en el manejo técnico de su expertise y muy dinámica y pragmática en la gestión. La conozco hace tiempo, hemos trabajado juntos y a veces “Dios está en todos lados, pero atiende en Buenos Aires” y el hecho de estar en el predio central del Malbrán genera un vínculo que es más fácil de sostener y fortalecer que cuando uno está a la distancia. La idea fundamental era hacer aun más visible al Inevh a nivel nacional y regional y por eso me invitó a tomar la intervención y recorrer ese camino. Que yo pueda estar en Buenos Aires algunos días a la semana facilita el estar cara a cara con la intervención de Anlis, viendo los expedientes y necesidades del Instituto. Y esto acorta los tiempos de gestión de algunos recursos.
-Para la comunidad del Inevh, que tiene un fuerte sentido de pertenencia con la ciudad, ¿que la conducción esté en manos de alguien ajeno a la estructura causó algún impacto?
-No he visto un impacto negativo. Lo que puede pasar es que un instituto con esta trayectoria quizás tenga profesionales con inquietud de ocupar ese puesto. Por eso es una intervención y es temporaria. Todos somos Anlis y la idea es que todos nos podamos proyectar con una identidad común. Somos el Instituto Maiztegui y somos Anlis “Malbrán”.
-¿Esto modifica de algún modo el perfil que ha tenido históricamente el Instituto?
-No. La idea es que todas aquellas fortalezas que tenga Anlis puedan ser utilizadas por el Instituto Maiztegui o por los otros institutos. Y que no sean solo fortalezas propias del Maiztegui las que lo hagan crecer aun más sino que se pueda hacer visible a través de Anlis. Si Anlis tiene un acuerdo, que éste pueda alcanzar a todos sus institutos.
-Existen especulaciones respecto de que a partir de esta política de Anlis, el Instituto pueda convertirse solo en un centro de diagnóstico. ¿Esto tiene algún viso de realidad?
-Hablar del futuro es hacer futurología. En el presente el Instituto es un referente tanto en producción como en diagnóstico. Mi visión es que va a seguir siendo un referente en materia de diagnóstico y producción. Y pienso que la tarea es ampliar la capacidad de producción, lo que implicaría tener nuevos productos que pueden estar vinculados a la Fiebre Amarilla u otros que demande el sistema de salud.
-¿Está previsto instrumentar algún cambio en el Programa Nacional de Fiebre Hemorrágica Argentina?
-La idea es que no porque es un programa exitoso. Todas las acciones del Programa están garantizadas.

De puertas abiertas
Claudio Bonel insistió en su intención de hacer de la intervención una gestión de “puertas abiertas”. Hasta el momento refirió solo haber mantenido contacto con profesionales y personal del Inevh y con el intendente Javier Martínez. “Tengo previsto abrir una agenda de encuentro con otros actores sociales, pero por el momento nos hemos concentrado en el diagnóstico”.
-¿En el inicio de su gestión tomó contacto con la doctora Delia Enría?
-No la he visto a Delia todavía.
-¿Tiene previsto verla?
-Sí. Porque ella tiene el conocimiento de la gestión de los últimos 40 años. Siempre es importante verla. De hecho vamos a tener un evento con gente de la Fundación Fiocruz por el proyecto de fabricación de la vacuna contra la Fiebre Amarilla y posiblemente ella pueda participar.