Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Preocupa el robo de las tapas de las bocas de registro de Obras Sanitarias

Esta semana volvieron a robarse bocas de registro y se remplazan con tapas de hormigón. (LA OPINION) Esta semana volvieron a robarse bocas de registro y se remplazan con tapas de hormigón. (LA OPINION)

En estos últimos días volvieron a sustraer las bocas metálicas ubicadas en el centro de las calles y esto genera un grave problema porque puede haber accidentes. En distintos lugares se detectan estos faltantes por lo que tienen que remplazarlos por otras de hormigón. 


En estos últimos días se registraron inconvenientes en distintos puntos de la ciudad producto del robo de elementos que pertenecen a la Dirección de Obras Sanitarias. Puntualmente se trata de la sustracción de bocas de tormenta y de una serie de componentes que están ubicados en los pozos de agua. “De acuerdo a lo que nos explicó personal del área, es la primera vez que estamos teniendo estos hechos en los barrios y nos genera preocupación porque se puede provocar un grave accidente”, señaló el titular de esta área, Pedro D’Angelo durante la entrevista que mantuvo con LA OPINION.

A raíz de las declaraciones vertidas por el funcionario, cabe señalar que se propusieron modificaciones para evitar estos sucesos; “en lo que respecta a las tapas, las que fueron sustraídas se remplazaron por otras hechas con hormigón elaborado y de esta manera continuaremos reponiéndolas cuando nos suceda en otros sectores”, destacó el responsable de esta dependencia.

“Nos parece hasta increíble controlar que no tengamos faltantes, que están puestas en medio de las calles y en caso que no se encuentren hay que rápidamente poner las nuevas para que no quede el hueco”, agregó D’Angelo.

Un grave problema

Más allá del retiro de las tapas para comercializarlas en el mercado negro como material de fundición de hierro, también se vienen dando actos delictivos en los pozos de agua donde se quieren robar componentes de los transformadores que son de cobre. “Acá el tema es mucho más serio porque hay vidas en riesgo al tocar materiales eléctricos”, dijo el director de Obras Sanitarias. “Asimismo cuando suceden estas cosas los vecinos se quedan sin agua porque automáticamente las bombas dejan de funcionar, no vuelcan más a la red y esto es alarmante”, resaltó Pedro D’Angelo.

Concientizar por el agua

Independientemente de los problemas generados por el robo de elementos en los pozos de agua y las bocas de registro, una vez más apuntarán a que se tome conciencia sobre el uso responsable de este recurso porque el esfuerzo que se realiza con la ejecución de nuevas perforaciones y mantenimiento de las cañerías no alcanza.

“Nos parece imprescindible que se tome en cuenta que se trata de un sistema limitado, en el que el volumen de agua producido deberá alcanzar para abastecer a la población, pero que sin embargo existen abusos en el uso y consumo del agua por parte de algunos vecinos que generan situaciones de caudales máximos en horas pico que son imposibles de satisfacer, con el consiguiente perjuicio para los habitantes que se encuentran en sectores más vulnerables (por distancia o altura) en lo que a la provisión del agua se refiere”, dijeron en el informe.

En Pergamino cada habitante consume muchos litros de agua por día, teniendo en cuenta que la ingesta promedio es de tres litros, el derroche es alarmante: “La cantidad de agua que se extrae por día de los acuíferos cubre con amplitud las necesidades de la población, la prueba está en que durante la mayor parte del año no existen inconvenientes en el suministro.

Falta de respecto

En muchos hogares, como en distintos puntos del país, no existe la costumbre de cuidar el agua, pero el uso racional del servicio es cada vez mayor ya que el derroche no solo puede afectar la provisión en verano, sino que se expone a los acuíferos a una sobreexplotación”, se resaltó mientras personal de Obras Sanitarias y Servicios Públicos busca que la población entienda que son muchos los daños causados por conexiones que se hacen en forma clandestina en la ciudad. “Más allá de la pérdida del recurso que termina en las calles, se mueve toda la estructura con maquinaria especial, camiones y materiales para arreglar una pinchadura o perforación de cañería”, se indicó.

“Es indispensable también arreglar las canillas que gotean o las pérdidas en los inodoros. El simple goteo de una canilla consume unos 50 litros diarios, que es la cantidad que usa para beber toda una familia en una semana. Por un flotante roto del inodoro se pueden desperdiciar hasta 4.000 litros por día. Se recomienda asimismo observar estos consejos para disfrutar de un verano con agua para todos”, resaltaron con respecto a cuestiones que pueden pasar a diario en una casa.