Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Preocupación por las cavas devenidas en basurales

Una de las tosqueras que genera preocupación es la que está en inmediaciones de la autovía en la ruta Nº 8. (LA OPINION) Una de las tosqueras que genera preocupación es la que está en inmediaciones de la autovía en la ruta Nº 8. (LA OPINION)

La concejal del Frente Renovador, Marita Conti, solicitará en la próxima sesión del Concejo Deliberante un pedido de comunicación para que el Ejecutivo brinde un informe sobre los datos específicos y concretos que tenga sobre el total de tosqueras. La principal inquietud es por la contaminación que producen.


La presencia de enormes basurales a cielo abierto, por la deliberada desidia de los propios vecinos, genera una enorme preocupación entre sus pares que actúan según corresponde y disponen sus desechos de la manera y en los espacios indicados. Sucede casi exclusivamente en los barrios más periféricos, donde el brazo del Estado tarda más en llegar, o no llega directamente, o es condescendiente en la aplicación de la ley. Así, estas prácticas clandestinas terminan encontrando su resonancia en los medios de comunicación y a través de ellos, tal vez, llegue la intervención del Municipio.
La concejal María de los Ángeles “Marita” Conti recepcionó algunos reclamos en este sentido y en la próxima sesión del Concejo Deliberante elevará un proyecto de comunicación para que el Ejecutivo brinde un informes sobre todos los datos específicos y concretos que tenga sobre el total de cavas existente en nuestra ciudad, muchas de las cuales terminan convertidas en basurales.
“Una verdad de Perogrullo sostiene que a nadie le gusta vivir en la suciedad. Y cuando uno tiene su vivienda limpia, descubrir que a pocos metros hay enormes socavones repletos de deshechos de toda índole provoca una lógica desazón”, explicó la edil. “El acumulo de basura tanto en las cavas como los basurales a cielo abierto generan tanto daño al medio ambiente como condiciones de inseguridad para los vecinos”, sostuvo la concejal Conti mientras mostraba algunas de las imágenes que acompañan el pedido ingresado al cuerpo deliberativo.

Los fundamentos
La edil del Frente Renovador fundamentó su pedido de comunicación en el hecho de que la acumulación de material nocivo a través del tiempo genera consecuencias negativas por contaminación del suelo, aire y agua, tanto subterránea como superficial.
“Además, son focos de reproducción de vectores trasmisores de enfermedades como roedores, insectos, moscas y microorganismos, entre otros, cuyo proceder va en detrimento de la salud pública y el perfil sanitario de la comunidad”, agregó.
La referente local del partido de Sergio Massa tampoco mostró su molestia por la quema incontrolada, deliberada o espontánea de la basura, que “provoca un claro impacto absolutamente negativo sobre el medio ambiente y la salud humana de los vecinos de la zona donde se encuentra la cava o el basural”.
Para la médica, la falta de impermeabilización del suelo en esos predios hace que los residuos orgánicos fermentables, como restos de alimentos o ramas, se degraden y que los líquidos que toman contacto con ellos, se filtren en las napas de agua arrastrando contaminantes, impactando en este recurso natural y poniendo en riesgo la salud de las personas y del ambiente que las rodea. Advirtió, además, “que quienes se comportan desaprensivamente también ponen en riesgo la salud de los más pequeños”. Es inevitable que los más chicos, llevados por la curiosidad, en sus juegos terminan accediendo a estos lugares poniendo en riesgos tantos sus físicos, como las condiciones de salud en general.

Contaminación y peligros
“Sin lugar a dudas, tanto las cavas como los basurales son sitios de contaminación permanente y acumulativa hacia el suelo, el agua a través de las napas y el aire producto de la fermentación y quema, además de generar inminente riesgos a la seguridad de los vecinos. Por eso, le solicito al Ejecutivo que informe la cantidad de cavas existentes en la ciudad. También se pide la determinación de las condiciones de riesgo palpables y que se publiciten las medidas que se han tomado -en caso de que así se haya hecho- en materia de saneamiento y prevención en la contaminación”, resumió Conti. Asimismo indicó que avanzará hasta saber si en las cavas y basurales detectados está previsto llevar adelante medidas de seguridad perimetral.
La vegetación del lecho de una tosquera, también suele ser una trampa mortal para los eventuales visitantes dado que pueden enredarse entre las extremidades. Dice Conti que “con solo ver el sector se pueden dar cuenta que hay huellas de bicicletas y caminos de tierra donde muestran el tránsito de los camiones que se usaron para llevar la tierra. En verdad es un problema muy grave”, añadió la concejal después de recorrer una de las cavas que está en la zona sur de la ciudad. Según la médica, es sencillo que un espacio así y sin control se convierta en un basural porque “el acceso puede resultar fácil, cualquiera puede llegar al lado de la cava y los residuos que se pueden observar detectan que muchos conocen su existencia porque vienen a tirar la basura”-
Cabe recordar que LA OPINION, en el año 2016, daba cuenta de la preocupación entre los vecinos de la zona sur por la presencia de una tosquera en inmediaciones de lo que hoy es el barrio Procrear, que concitaba la atracción de niños, que en plan de juego quedaban expuestos al peligro. En razón de este informe, horas después el Municipio establecía un precario cerco y la señalización indicando la prohibición de acercamiento. A su vez, en la siguiente sesión del Concejo Deliberante, el día 8 de noviembre de 2016, el concejal José Agudo presentaba un proyecto de ordenanza para que se conforme un registro de tosqueras y cavas de extracción, justamente la información que ahora reclama la edil Conti.