Avances:
Programan la relocalización de sectores de fácil inundación El Programa Emprender abrió nuevos talleres en Villa San José Habilitarán un puesto fijo de matriculación en la Región Sanitaria IV
Pergamino

Presa de regulación: primer paso hacia la concreción

Realizada la apertura de los sobres, ahora la Provincia debe analizar las 13 propuestas recibidas. (LA OPINION) Realizada la apertura de los sobres, ahora la Provincia debe analizar las 13 propuestas recibidas. (LA OPINION)

“El carácter colectivo del reclamo y el consenso alcanzado sobre tenor prioritario de la obra que se va a construir fueron determinantes, sumado a una atinada gestión del intendente Javier Martínez”, resaltó Jorge Dauach, de la Cosopper. En la apertura de sobres, el intendente se refirió a esa instancia como “un hecho que será recordado para siempre”.


A pocas horas de haberse producido la apertura de sobres para la construcción de la presa de regulación de agua en el Arroyo, las expectativas vuelven a estar en alza en la población. El anhelo es común: que los procesos restantes avancen en forma ágil, que la corrupción que acompañó históricamente la obra pública argentina no se cuele esta vez y que estos trabajos signifiquen que el Arroyo deje de ser una amenaza ante cada lluvia.

Lo que sigue es que Provincia analice las propuestas cuanto antes para llevar a cabo la adjudicación de los trabajos; luego tendríamos la postal de las máquinas iniciando la primera etapa del proyecto. El compás de espera para que empiecen los trabajos coinciden con el tiempo que demanden las evaluaciones generales sobre las 13 compañías oferentes. El intendente Javier Martínez estuvo en La Plata, en el proceso de apertura de sobres donde se las dio a conocer y se refirió a ese momento como “un hecho que será recordado para siempre en la historia pergaminense”, por ser este acto administrativo una de las “instancias indispensables para cambiar la realidad de nuestra ciudad y sus habitantes”.

El conjunto de tareas dejará plasmada una presa de materiales sueltos, de embalse no permanente, ubicada a 3,5 kilómetros aguas arriba del casco urbano regulando los caudales provenientes de los arroyos Pergamino y Botija con una longitud de 6.500 metros y una altura máxima de 16 metros desde la fundación, según explicó Luis Giménez, subsecretario de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires.

Sobre la base de considerar que la Naturaleza es implacable y que todos las obras humanas son falibles, el funcionario definió que la opción de construir la presa de regulación como método para evitar anegamientos es para “asegurar que los niveles del Arroyo permitan el funcionamiento eficiente de la red local de desagües pluviales aun cuando se produzcan lluvias de importancia en las cuencas”.

La insistencia de la gente

Martínez atribuyó este logro también a los vecinos, “especialmente los que sufrieron tanto los avatares del agua”, al ex y al actual subsecretario de Infraestructura Hidráulica, Rodrigo Silvosa, y Luis Giménez respectivamente; al ministro de Infraestructura, Roberto Gigante, “y por supuesto al apoyo constante de la gobernadora María Eugenia Vidal quien estuvo al frente desde el comienzo”. En este sentido, rememoró las visitas de la mandataria provincial a nuestra ciudad, cuando el 26 de diciembre de 2016 recorrieron juntos calles inundadas, conversando con vecinos que lo habían perdido todo. “Fue uno de los momentos más tristes que viví durante la gestión”, declaró el intendente sobre aquella primera visita en medio de la crisis. Luego, en mayo de 2017, Vidal regresaba para anunciar el plan de obras hídricas que contemplaría la presa reguladora tan ansiada por los pergaminenses.

El monto de esta obra asciende a 1.300 millones de pesos con financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuyos representantes estuvieron en varias ocasiones en Pergamino para analizar con las autoridades en varias ocasiones la factibilidad del emprendimiento. Un dato sobre la licitación que reveló el intendente: “Tuvimos disparidad de ofertas y varias están por debajo del presupuesto oficial establecido”.

La obra significará un cambio rotundo a la hora de evitar inundaciones en Pergamino. (LA OPINION)

Efecto multiplicador

Las intervenciones tendrán un plazo de 42 meses, lo que equivale a tres años de nuevo flujo de dinero en nuestra ciudad. “Durante este período deberíamos tener un efecto multiplicador en cuanto a fuentes de trabajo tanto directas como indirectas”, señaló con optimismo el intendente. “Es una satisfacción muy grande para mí y el equipo en general que tanto trabajó en esto de poder darle una solución definitiva a un problema que la ciudad viene sufriendo hace 100 años”, manifestó el titular del Ejecutivo local que nuevamente resaltó el valor de las gestiones realizadas por instituciones vecinales a lo largo de los años.

“Un derecho ganado”

Desde 1995, dos entidades vecinalistas se pusieron al hombro las gestiones para evitar este tipo de catástrofes y, ante su ocurrencia, atender a los damnificados: la Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales de Pergamino (Cosopper) y la Comisión de Inundados de Pergamino (Cideper). Para sus integrantes, históricos y actuales, un sencillo y frío acto de apertura de sobres como el de este miércoles implicó mucho más: es la concreción de una solución de carácter mucho más definitivo que todo lo que, con mucho esfuerzo, se vino haciendo hasta ahora; es lo que estaban esperando desde la trágica noche del 7 de abril de 1995. “El acto de apertura de sobres significa el paso administrativo que permitirá el inicio de la construcción de la presa de regulación, esta obra estratégica y fundamental para la comunidad, y a la que nosotros consideramos la más importante de su historia, llega como consecuencia de años de lucha de los ciudadanos, las organizaciones y los diferentes sectores sociales consustanciados con este objetivo”, manifestaron desde la Cosopper.

“El carácter colectivo del reclamo, y el consenso alcanzado sobre tenor prioritario de la obra que se va a construir fueron determinantes, sumado a una atinada gestión del intendente Javier Martínez luego de la grave inundación sufrida a fines de 2016. La represa representa una gran obra de infraestructura, pero fundamentalmente materializará el derecho de miles de pergaminenses a no inundarse. Un derecho ganado, un acto de justicia para el pueblo inundado de Pergamino”, cerró el comunicado de esta entidad local que preside Jorge Dauach y que trabaja activamente durante todo el año sobre cuestiones relacionadas con obras pluviales para la ciudad, lo mismo que viene haciendo la Comisión de Inundados representada por el arquitecto Jorge Aguilar Ortiz.